Energía del día


Astrología


Publicado 23/02/2020


Una oportunidad para enmendar




NUEVA LUNA EN PISCIS

Observar. Aceptar. Soltar. Transformar.


Durante este ciclo lunar se nos ofrecen oportunidades para transformar las limitaciones que nos han estado frenando. La Luna Nueva en Piscis está introduciendo la energía necesaria para resolver y liberar dinámicas pasadas a medida que nos adentramos en lo desconocido para descubrir partes nuevas y más expansivas de nosotros mismos. ¿Están listos para aceptar los cambios que enfrentan?

Exploremos el potencial evolutivo de este ciclo lunar.

- Una oportunidad para enmendar

Marte en conjunción el Nodo Sur en Capricornio, Quirón en cuadratura en Aries y en Sextil al Sol y a la Luna en Piscis.

Con Marte formando una estrecha conjunción con el Nodo Sur en Capricornio, estamos invitados a trabajar y resolver dinámicas emocionales pasadas que ya no nos sirven. El arquetipo de Capricornio refleja dónde llevamos las emociones que necesitan ser reconocidas. Lo que puede ser bastante claro para todos nosotros en este momento es lo importante que es presenciar y permitir que surjan sentimientos y emociones no procesados para que los eventos que ocurrieron en el pasado puedan verse como una oportunidad para sanar.

El potencial con Marte en sextil a la Luna y al Sol en Piscis y Quirón en cuadratura en Aries es aceptar el pasado y comenzar a permitir una intención de curación consciente hacia el futuro. La energía de estas alineaciones respalda la oportunidad de hacer las paces con el pasado y avanzar más empoderados.

- Una danza entre lo viejo y lo nuevo

Júpiter en Capricornio en cuadratura a Venus en Aries y Quirón en Aries en cuadratura a los Nodo Norte y Sur.

Con Júpiter en Capricornio haciendo una cuadratura exacta a Venus en Aries, podemos esperar sentir la necesidad apremiante de comenzar a dar el siguiente gran paso hacia adelante para seguir su visión. El 23 de noviembre de 2019, Júpiter y Venus se unieron y formaron un nuevo ciclo evolutivo. Este nuevo ciclo de nuestros valores personales (Venus) y visión (Júpiter) ahora ha madurado hacia una fase donde se requiere acción. La tensión entre Quirón (Aries) y los Nodos Norte y Sur, refleja dónde debemos confiar en la integración de lo nuevo y al mismo tiempo ser conscientes de qué patrones de viejas creencias nos impiden comprometernos por completo.

La danza entre lo viejo y lo nuevo continuará hasta que Mercurio se ponga directo el 10 de marzo cuando comenzaremos a ver los efectos de esa conjunción Venus/Júpiter manifestada en nuestras vidas. Marte también se habrá cruzado con el Nodo Sur, mientras que Urano estará en conjunción exacta con Venus y el Sol con Neptuno, reflejando un momento de cambio y liberación. El ciclo anterior estará completo y el nuevo estará listo para su integración.

- Ver las cosas en retrospectiva

Mercurio retrógrado en Conjunción al Sol, la Luna y Neptuno en Piscis, en Trígono al Nodo Norte en Cáncer y en sextil a Urano en Tauro.

Mercurio retrógrado refleja un momento en el que tenemos la oportunidad de volver a experimentar eventos desde la última retrogradación que finalizó el 19 de noviembre de 2019. Como se mencionó anteriormente, el 23 de noviembre de 2019, Venus y Júpiter pusieron en marcha un nuevo ciclo de crecimiento evolutivo con respecto a nuestro nuevo conjunto de valores y creencias. Entre noviembre del año pasado y la Luna Nueva en Piscis, hemos tenido dos eclipses, además de una poderosa conjunción de Saturno y Plutón. Lo que esto significa esencialmente para nosotros es que hemos experimentado algunos cambios poderosos, individual y colectivamente. Este mercurio retrógrado brinda la oportunidad de reprocesar la experiencia de los grandes cambios y elecciones que hemos realizado en nuestras vidas y volver a visitar los lugares que necesitan atención adicional. ¡A medida que avanzamos en 2020, los efectos de estos tránsitos desde noviembre pasado reverberarán en nuestras vidas de una manera muy poderosa!


- MENSAJE DE LUNA NUEVA: OBSERVAR, ACEPTAR, SOLTAR. TRANSFORMAR.

A medida que avanzamos a través de los cambios estacionales, cada momento tiene el ciclo completo de la vida dentro de él, como lo hace cada día y cada año,. En cada momento siempre estamos emergiendo en el siguiente, convirtiéndonos constantemente, pero al mismo tiempo, cada momento también encarna la energía de lo que acaba de ser, liberando lo que fue y haciendo la transición a lo que será. De esta manera, en cada momento podemos encarnar el pasado, el presente y el futuro simultáneamente: el nacimiento, la muerte y el renacimiento de nosotros mismos de un momento a otro.

Estamos en un estado constante de re-crearnos. Siempre estamos creciendo y cambiando, adaptándonos y evolucionando. La mayoría de las veces estos cambios ocurren tan gradualmente que solo los vemos a medida que reflexionamos sobre el pasado. A veces alcanzamos puntos fundamentales en nuestro viaje que requieren un crecimiento más radical. Estos puntos a menudo van precedidos por una creciente sensación de limitación a medida que habitamos la forma anterior. A medida que las limitaciones se vuelven cada vez más incómodas, la presión por el cambio aumenta dentro de nosotros y, en algún momento, las limitaciones nos reflejan la necesidad de encontrar otra manera.

Estos son los momentos en que lo conocido se encuentra con lo desconocido y no sentimos otra opción que saltar. Aquí es donde superamos nuestra forma anterior. Donde nos convertimos en más de lo que sabíamos que podíamos ser. Esto es cuando hemos superado una parte de nosotros mismos y se nos insta a dejar atrás partes conocidas de nuestro ser y nuestra vida para dar paso a lo que está surgiendo en nuestro interior.

Nuestros pasos solo reflejan nuestro pasado y el futuro aún no se ha descubierto. Aprovechen las oportunidades que se les presenten para liberar lo que los está agobiando para que los pasos que tiene por delante sean ligeros y libres.

Con Amor,


Simón & Jennifer.
23 de enero de 2020