Escribir es una forma de magia.

Pleyadianos


- Escribir es una forma de magia que en algún momento fue aceptada y desarrollada como método para modificar la realidad.

Con el arte de la escritura, determinadas líneas y rúbricas utilizan un código específico de dos dimensiones (un alfabeto) y las palabras que se forman consiguen literalmente algo partiendo de la nada porque el acto físico de escribir crea y dirige energía. Escribir es una forma de magia que en algún momento fue aceptada y desarrollada como método para modificar la realidad. A lo largo del tiempo, el significado de los símbolos de cada idioma ha ido cambiando y adaptándose a las necesidades, inteligencias y curiosidades de las personas de cada cultura. No obstante, determinadas palabras se modificaron intencionadamente o tenían un poder especial y se prohibieron.

Hace mucho tiempo, la habilidad de identificar y nombrar los misterios y las fuerzas de la vida en el seno de la naturaleza fue reconocida como un acto de poder por ejercer una influencia sobre las propiedades mágicas de aquellas fuerzas. La naturaleza fue reconocida como el campo de manifestación de las leyes espirituales y cósmicas, así como de las fuerzas dentro de una particular dimensión, lo que permitió que la conciencia pudiera explorar la realidad desde este particular punto de vista. En todas las formas de conciencia existe un innato sentido de la curiosidad y las gentes de la antigüedad intentaron entender la relación entre todas estas leyes y fuerzas. Buscaron el conocimiento para que les ayudase en la utilización de las propiedades místicas de la naturaleza y de la atmósfera (influenciar y jugar en el vasto campo de la existencia).

La tradición de anotar la posición del Sol en los cielos fue iniciada por vuestros ancestros para localizar su lugar en la existencia, al mismo tiempo que constituía una manera de señalar el tiempo. Ellos sabían que la comprensión de los ciclos de los cielos ofrecía una clave importante para desvelar su identidad superior. En la cultura moderna, las personas han desubicado su sentido de la curiosidad, pero algunos ahora se están dando cuenta del poder y del significado de anotar las estaciones como una manera de contar el tiempo o como un método para encontrar su sitio dentro del gran esquema de la existencia. Las gentes del mundo antiguo aceptaron rápidamente las fuerzas de la naturaleza.

En el hemisferio norte, mucho antes de la aparición de la cristiandad, el 25 de diciembre era un dia especial para honrar la promesa de retomo anual de la luz que pronto liberaría al mundo del norte de las largas noches de oscuridad. Nacido nuevamente en el horizonte, el Sol celeste pronto comenzaría a ascender por el ciclo después de llegar a la cumbre de luz en las latitudes sureñas durante el solsticio de invierno

Mientras la Tierra completa su rotación en 24 horas sobre su eje oblicuo, viaja a través del espacio en completa sincronización con vuestro sistema solar, girando alrededor del Sol en una órbita de aproximadamente 365 días. Debido al eje polar oblicuo, el Sol parece haber alterado su situación al migrar en las estaciones de norte a sur mientras crea nuevas sombras y reflexiones mediante una continua transmisión de información codificada en la luz. El Sol es vuestra fuente más importante de energía; como centro del sistema solar, con toda seguridad proporciona la luz que sostiene la vida tal y como vosotros la conocéis. Una cruz, dos líneas rectas que se cruzan en un punto determinado, es un símbolo de múltiples capas que originalmente fue usado en la antigüedad como punto de localización y era un signo para representar el Sol y las estrellas.

La cruz también tiene otros significados: significaba «donde el espíritu se encuentra con la materia», o donde el cielo parece encontrarse con la Tierra en el horizonte para formar la cruz cósmica. En la antigüedad, la atmósfera o el éter se colocaron simbólicamente en el centro de la cruz; el éter estaba lleno de energía vital cósmica y justo donde se unían las lineas de abundante vitalidad existen puertas hacia otras dimensiones de la realidad.

Era bien sabido que las actividades que se llevaban a cabo en el punto exacto del centro de las dos lineas cruzadas tenían un gran poder para influenciar a muchas versiones de la realidad.

Hace mucho tiempo, cuando la gente utilizaba el Sol para localizar su lugar en la existencia, se colocaron señales de piedra en /unas específicas en la superficie terrestre para descubrir el patrón de los rayos del Sol. La gente observaba las posiciones de todos los cuerpos celestes (la Luna. los planetas, los cometas y las estrellas) para entender las claves de los símbolos y los patrones celestes que definían y especificaban el escenario de la existencia. Como señal y punto de localización. la cruz también se convirtió en un símbolo para tomar nota de las 4 direcciones: norte, sur, este y oeste. Y. para aquellos que entendieron y respetaron el poder de las energías de la diosa, los puntos de cruce siempre fueron considerados sus lugares sagrados.

Con su significado del Sol y de las estrellas, donde el espiritu se encontraba con la materia; la indicación de un lugar importante; la señal de los 4 puntos cardinales; el punto de los cuatro cuartos de la cruz y de los 4 elementos (tierra, aire, fuego y agua). En aquellos tiempos era bien sabido que las actividades que se llevaban a cabo en el punto exacto del centro de las dos lineas cruzadas tenían un gran poder para influenciar a muchas versiones de la realidad; las dos lineas se cruzan para crear un punto de poder donde el éter (la fuerza vital de la existencia) siempre aparece.

El patrón del tablero de ajedrez, o tablero de juego, es una versión más compleja de la cruz (una extensión que se produce de forma natural cuando se conectan una serie de cruces). El tablero tiene un patrón de rejilla compuesto de 64 cuadros (X cuadros en cada lado que alternan un diseño en blanco y negro). Este familiar juego de símbolos se puede encontrar en el mundo entero y también en las lineas del tiempo. Ocultos y, sin embargo, totalmente a la vista, estos patrones de color blanco y negro a base de cuadrados son un antiguo diseño que fue creado como una herramienta muy simple, pero muy poderosa, para recordar a Ja humanidad la vasta expansión del campo de existencia y, lo que es más importante aún. cómo navegar por ella. Este símbolo se imprimió fácilmente en las capas más profundas de la mente humana y se transmitió en el patrón de percepción innato de generación en generación.

Los patrones entrelazados constituían una enseñanza de diversas capas que transmitía las complejidades de los códigos del multiverso. Cada punto del cruce en la rejilla era un vórtice y una puerta de energia donde ésta se fusionaba (el negro era el polo negativo y el blanco el positivo), igual que las cargas negativa y positiva de la electricidad.

El tablero de ajedrez es un símbolo que ha captado la enorme complejidad del campo de la existencia en un diseño lleno de significados simbólicos.

Con el resumen de esta información crucial en la dimensión dual de la realidad de la tercera dimensión se intentaba crear un retrato de la importancia de la polaridad dentro del orden natural del multiverso mediante una metáfora simbólica. El tablero de ajedrez es un símbolo que ha captado la enorme complejidad del campo de la existencia en un diseño lleno de significados simbólicos; sin embargo, se presenta con increíble simplicidad (una presencia ¡nocente en la cultura mundial que. aparentemente no es nada más que un tablero de juego). En la antigüedad se sabia que en el vasto juego de la existencia se iba a vivir una y otra vez y que según se percibiera e interpretara la realidad se determinaba la calidad de las experiencias de vida aquí y en el más allá. También se sabia que el tablero de juego fue creado como símbolo para impregnar los bancos de memoria con el fin de recordar y poder reclamar lo que se había aprendido en cada una de las vidas.

Al igual que la cruz, el tablero de ajedrez o tablero de juego contiene capas y capas de información significativa. Debido a que los símbolos se pueden usar para afectar y dirigir sutilmente la conciencia de muchas maneras, las lineas y los colores que alternan informan a las capas profundas de la mente subconsciente e inconsciente, áreas que responden rápidamente y que reconocen los símbolos que la mente cotidiana apenas percibe. La gente utiliza su mente de maneras diferentes; los antiguos sabían que la mente era influenciada por fuerzas de la naturaleza y que todo forma parte del baile cósmico de energía. El tablero se convirtió en su símbolo más apreciado para jugar conscientemente el juego de la existencia. Los 64 cuadros (6 más 4 iguala 10, que revelan un 1 y un 0) de un diseño de 8 lados en una superficie de dos dimensiones en una realidad de 3 dimensiones es una metáfora que revela la esencia de la ley cósmica y las instrucciones básicas para crear energía en cualquier realidad.

El blanco y el negro simbolizan las polaridades masculina y femenina, las fuerzas negativas y positivas, la oscuridad y la luz. el dia y la noche, la sangre y el semen, el cero y el uno, la vagina y el pene. el cáliz y la hoja de espada: el óvalo, la cúpula y el altar; el obelisco, el pilar y la torre. Incluso los símbolos yin y yang de Oriente, el giro blanco y negro, representan tradicionalmente el equilibrio de la energía inherente al diseño.

Los patrones que alternan en los símbolos blanco y negro disparan la mente para que recuerde las leyes superiores y cósmicas cuando se trabaja con la energía. En Indonesia. en la isla de Bali. la cultura local y con el necesario equilibrio con las fuerzas de la oscuridad y de la luz. En todo el mundo existen antiguos puntos de energía que albergan calendarios y ordenadores a base de piedra y que se basan en ese mismo principio: una piedra y un espacio, una columna y un espacio, un uno y un cero o blanco y negro. Y. en la misma linea, el muy inteligente y conocido uso de la energía hace que el moderno ordenador se base en exactamente el mismo sistema de símbolos primigenios: uno y cero, columna y espacio, o energía masculina y energía femenina.

Los templos antiguos y las iglesias siempre se construyeron en puntos donde las poderosas lineas telúricas se cruzaban con la intención de aprovechar la energía de la gigantesca rejilla planetaria y utilizarla para acumular energia y poder.

Tanto en el mundo antiguo como en el moderno, los edificios se construyen de acuerdo con el muy antiguo arte de utilizar las fuerzas de la polaridad de esos lugares, teniendo en cuenta las anomalías geológicas, para crear y dirigir la energía. Restos del tablero de juego se pueden encontrar en el mundo entero: en los suelos de antiguas estructuras como, por ejemplo, en las ruinas de Pompeya; en los techos y paredes de iglesias y mezquitas, que se decoraron en blanco y negro. En la era moderna, el diseño se utiliza con frecuencia en entradas de edificios estatales y federales, en templos masónicos y en los lugares de encuentro del clan del nuevo orden mundial.


Extracto del libro "Recuperar El Poder".
Sabiduría Pleyadiana para un mundo en caos.
Barbara Marciniak

302 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo