El conducto del alma.

Kryon


Marilyn Harper:

¡Ahh! De modo que buen día para ustedes, ¿ah? Buen día a ustedes, es bueno verlos, ver a todos y cada uno de ustedes que están con nosotros virtualmente en Vancouver, Canadá (se ríe). Ah, queridísimos, los tiempos están cambiando y queremos que sepan y comprendan que nadie – nadie – puede predecir exactamente cuándo las cosas van a cambiar de nuevo. Y no van a cambiar volviendo a lo normal. Porque ya no hay normal. Y solo van a ir a un nuevo “normal”. De modo que nuestro sentimiento es: ¿cómo les gustaría a ustedes que sea el nuevo “normal”? Y mientras tanto, vean que su energía sale hacia su campo y crea su realidad. Entonces los vamos a llevar a un pequeño viaje de visualización ahora mismo. ¿Está bien?

Entonces, tranquilicen su energía, y respiren hacia su corazón. Sabemos que ustedes conocen la coherencia del corazón, de modo que hagan más lenta su respiración, respiren hacia su corazón, y si están cómodos pueden cerrar los ojos, si lo desean, - o no. Los llevamos a un pequeño viaje de visualización. Un viaje por medio de su imaginación, porque la imaginación está conectada con su intuición, que está conectada con su propósito de vida. Tomen una respiración profunda otra vez.

Y les pedimos que visualicen una casa, tal vez un hogar, y están parados frente a él. Puede ser su hogar, o puede ser algún otro hogar que les gustaría habitar, o tal vez algún otro, lo que sea. Es hermoso, cómodo, amoroso, invitante. Y miran alrededor y pueden ver las flores, oler las flores y el césped. Y como este es su viaje visualizado, no tienen alergias; están inhalando esa perfección divina de ustedes y esta bella casa.

Y al conectarse con este bello hogar, empiezan a subir los escalones hacia el porche, y como es suyo, puede tener cualquier clase de escalones o porche que ustedes elijan. Avanzan a la puerta delantera y pasan a la entrada que está llena de sol y es hermosa, y se dan cuenta de que hay una habitación a un costado que tiene ventanas, todo a un costado de la habitación, y en la pared opuesta hay pequeños cuadros, pueden ser fotografías, o pinturas, pequeños cuadros en toda la pared. Y por supuesto tienen curiosidad, ¿por qué tantos cuadros? Y los miran, y se dan cuenta ¡Oh, esos cuadros representan esas cosas que ustedes aman!, las que aman hacer, en esta vida, en esta época. Y miran esas cosas, todos esos cuadros de lo que aman hacer. Respiren en eso.

Y luego hay un grupo de cuadros con personas en ellos, y se dan cuenta de que son las personas que ustedes aman. Y miran a esa gente que aman, en esos cuadros, y sienten tanta abundancia de corazones amantes que vienen de ustedes.

Luego miran los cuadros de las cosas que aman hacer, que aman experimentar, y respiran en ellas con alegría. Y la luz inunda la habitación, y sienten eso, las ventanas están abiertas, y hay una brisa, una suave brisa entrando en la habitación, moviendo un poco su ropa.

Y luego van al extremo de la habitación y hay una pintura enorme, magnífica, hermosa, y al mirarla se dan cuenta de que pintadas en las texturas hay representaciones de esa pintura, la pintura grande, que son diferentes partes de su vida que ustedes aman. Cosas que aman hacer, cosas que aman tener, personas que aman, cosas que experimentan que son experiencias maravillosas, que repetirían si pudieran. Pero son más que una pintura; son como un sentimiento con color.

Y miras a la gente en esa pintura y ves, percibes, sientes, esa energía de corazón abierto de esa gente que devuelve el amor hacia ti. Y te das cuenta de que algo falta en esta pintura. La miras y ves todo lo que te gusta hacer, todo lo que te gusta ser, toda la gente que amas, y todavía tienes la sensación de que algo falta. Y te das cuenta que lo que falta en esa pintura, eres tú. Y extiendes tu mano y pones la mano sobre la pintura, y ves que tu mano realmente atraviesa la pintura.

Miras alrededor, y pasas adentro de la pintura, como en los cuadros de Harry Potter. Tú estás dentro de la pintura de tu vida. Miras alrededor y ves todas esas cosas que amas, todas las que te gusta hacer, y ser, y tener, y ver, y toda esa gente... y las sientes en las células de tu cuerpo, porque eres parte de esa pintura. Es como si cada pincelada anclara aún más lo que amas dentro de tu cuerpo. Y lo sientes. Y respiras en eso, porque eres más rico, y más claro, y más específico en cuanto a las cosas que amas. Y te das cuenta de que todas están aparentemente conectadas con el propósito de tu vida. Bien, ¡qué propósito magnánimo tienes!

Y mientras miras este cuadro en movimiento, empiezas a preguntar cómo podrías llevarlo contigo. Mientras tomas una respiración profunda, realmente estiras la mano fuera de la pintura y empiezas a salir de ella. Algo de tu esencia permanece adentro, y el resto sale afuera y todos los colores y todas las energías, todas las imágenes parecen salir de esa pintura contigo.

Al salir de la pintura contigo, tú te das cuenta de qué milagroso viaje estás haciendo, porque todas esas experiencias de vida que amas son una parte de ti. Todas esas cosas que amas hacer, ser, tener, son una parte de ti. Esos colores, y símbolos, y energías se mueven desde la pintura y simplemente te rodean y se integran perfectamente dentro de ti. Tú estás empoderado. Tú ves o percibes la energía de toda la humanidad viniendo más profunda y efectivamente. Inhala... (pausa) y exhala (larga pausa).

¿Cómo se siente eso, ah? Al caminar por tu hogar, al caminar por ese espacio, llevar todos esos cuadros contigo. Toda esa pintura, que eres tú, y anclas ese sentimiento en tu cuerpo físico, simplemente toca tu cuerpo en algún lugar para anclar ese sentimiento. Y respirar en eso.

Y comprende el conocimiento, y el recibir el conocimiento, y recibe el hecho del amor universal, de que todo es energía, y la intención es todo. Y respira en eso que es tu intención.

Toma una respiración profunda, siente el asiento debajo de ti, muévete un poquito, toma una respiración profunda y cuando estés listo, abre los ojos. Y entiende que este viaje visualizado es parte de ti; provino de tu imaginación. De modo que ¿qué es lo que estás imaginando? ¿Cómo es que aprendes a crear el resto de tu vida? Lo hiciste bien; el planeta está en un punto de inflexión. Respira en eso, y reconoce esa unidad de ti.

Ah, queridísimos seres de luz, los amamos profundamente, los vemos a ustedes y vemos todas sus pinturas, y los amamos aún más. Y los saludamos Namasté.

Namasté.



Lee Carroll:

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Con mi socio sentado aquí, sabemos dónde estamos, queridos. Nuevamente digo que algunos se preguntarán ¿Cuán conectado está el Espíritu, con la humanidad en general, o con lo que están atravesando específicamente?

Este es un mensaje en que no necesariamente enseñamos hechos y les damos capas de información, sino uno en que deseamos que se recuesten en su asiento por un momento y tomen una respiración. Y escuchen.

Un Dios amoroso ha creado su alma, y a este Dios amoroso le importan. Y el único muro entre lo que es el Creador, tu alma y tú, el único muro, el único velo que existe, el único velo, es tu libre voluntad de aceptarlo o no.

Por algún tiempo les he dado esta información, y también a mi socio, de que las cosas están cambiando. Y las cosas que están cambiando son todas las cosas. Que su realidad empieza a moverse gradualmente, dimensionalmente, si lo desean, y algunos lo están sintiendo.

Les dije que los sanadores del planeta están recibiendo más que lo que jamás esperaron recibir en sus capacidades para ayudar a otros seres humanos. Les dije que el ser humano individual ahora ha empezado a tener los atributos del despertar. Un despertar que se basa en algo que siempre estuvo allí para ustedes.

Es interesante que cada ser humano podría haber tenido un tesoro oculto de sabiduría, paz, sanación, todo el tiempo, como almacenado en algún armario del que cerraron con llave la puerta por su libre elección. O tal vez echaron llave a la puerta debido a lo que les habían dicho: “No toques esa puerta; ya sabes lo que hay detrás”.

Y por eso algunos de ustedes están moviéndose ahora mismo en un tiempo que es difícil para muchos. Su cultura y los que los rodean no lo hacen mejor, porque constantemente les inspiran miedo, y eso luego conduce a más miedo, y ustedes lo saben. Llaman a un amigo y les dice “¿Escuchaste esto, o aquello que está sucediendo? Yo lo escuché, lo oí aquí o allá” Y siempre da miedo. Se hace difícil dormir, preocupándose tal vez demasiado por lo que viene después, y ¿no sería grande si ese armario estuviera allí siempre? Es una metáfora. Una de las primeras parábolas que contamos, era sobre Wo y la perturbación en el rincón. En esa parábola, Wo siempre está perturbado por algo que pasa en un rincón y que él no puede entender.

Pero estaba allí, y él vio que estaba allí, y él le preguntaba a sus amigos y ellos le decían "no vayas a allí, es algo sobrenatural, va por esto o aquello, o se llevará tu alma" o lo que sea. Y Wo nunca fue allí, y se pasó la vida sin entender que esa perturbación, todo el tiempo, se había ido. Diciendo de algún modo, “mira, mira, mira”.

Muy a menudo estas cosas parecen estar más allá de lo que es la física normal; podrían llamarlo meta–física. Y cuando están más allá de lo que les han dicho que es correcto y real, o apropiado, ustedes no quieren tocarlo, ¿no es así? Y hay algunos que les dicen “No lo toques, porque esos son lugares donde te arrastrarán a algún otro tipo de creencia, o problema.”

¿Qué tal si, todo ese tiempo, eso era una realidad mejor? ¿Qué tal si, todo el tiempo, era realmente tu armario, y cuando abrieras la puerta desde el piso al techo, empezabas a verlo? Hermoso, emanando luz, empezando a mostrarte salud, vida más larga, paz, falta de ansiedad, dirección, esperanza.

Todas esas cosas están incorporadas en tu alma, porque tu alma está hecha a su imagen, tu alma viene del Creador; el alma contiene todo lo que podrías estar echando de menos ahora mismo, que pediste.

Y eso me lleva entonces al meollo del mensaje, un mensaje amoroso que les recuerda una vez más: ¿de dónde vienen realmente su ayuda, su solaz, y su sanación? Y podrían decir: todas las cosas buenas vienen de Dios. Y tendrían razón.

Pero ¿cuál es la dirección que toman respecto a de dónde vienen? Porque Dios es un poquito diferente de lo que les han contado. Si ustedes son creados por el Espíritu, por eso que es el Creador de todas las cosas, esa Fuente Creadora que llaman Dios, ¿qué tal si todas esas cosas por las que te sientas a rezar, y levantas tus manos, y suplicas, y te arrodillas, qué tal si todo eso estuviera en el armario? Y te perteneciera, y llevara tu nombre, y estuviera ya allí.

Y tú dirás “Espera un minuto, espera un minuto. La fuente de todo proviene de Dios,” Exactamente. Y eso fue incorporado en ti, cuando llegaste aquí. Pero fuiste educado para no mirarte a ti mismo. En cambio fuiste educado para recurrir a otra fuente distinta de ti mismo. Esa fuente que dicen que es mucho más grande que tú. Pero yo te digo esto: no hay nada más grande que la Fuente Creadora, Dios; no hay nada más grande. Y reside dentro de ti.

Reside dentro de ustedes, no corporalmente, queridos, no de un modo 3D. Pero, otra vez, en su alma. Y algunos dicen ”¿Por qué estás hablando de nuestras almas? ¿Por qué vas allí? Soy un alma cuando nazco, recibo un alma cuando me voy” ¡Eso no es verdad! Eso es lo que te contaron. Está contigo todo el tiempo: tu esencia. Viene de la Fuente Creadora y está allí todo el tiempo; caminas en ella.

En el pasado, en tiempos antiguos, fue llamada merkaba o merkabáh. Es el campo de divinidad a tu alrededor, que tiene todo ser humano. Eso es tu alma. Es mucho más grande que eso. ¿No entiendes que puedes ir a ese lugar y abrir esa puerta y recibir todas esas cosas? Eso es la parte divina.

Es muy difícil, porque tú quieres linealizar, tú y Dios, y dirás “Un minuto. O bien viene de Dios o no” La respuesta es no. Entonces digamos que es sí, pero está en un lugar que no esperabas. La oración funciona, queridos, porque esa alma suya está siempre sintonizando lo que ustedes dicen. El alma es el conducto directo a todas las cosas divinas. Porque así es como se hizo, así es como se la construyó.

Cuando oras a Dios, oras a través de la pineal, y por medio del intercambio del alma tuya, y de tus amigos, y de la humanidad en general, para llegar al otro lado del velo. Siempre ha sido así. Los antiguos de este planeta lo sabían. Si le hablas a los indígenas, adónde iban por solaz, adónde iban por sanación, siempre era hacia su interior, o conectados con Gaia. No pasaban un montón de tiempo rindiendo culto a alguna entidad en el cielo. Siempre estaban conectados con sus ancestros, que eran su linaje de sangre, o bien con la Tierra. Es intuitivo, queridos, y se los entrena para sacárselo. Y aquí hay muchos que fueron entrenados para sacarlo, hace años. Incluso ahora, algunos escuchan y dicen “No, eso no puede ser realmente”

Este es el ser humano hermoso, divino, magnífico, del que hablamos. Nacido en este planeta con un alma en la que caminan 24/7 (todo el tiempo). Es el origen de la sanación. Una sanación profunda, más fuerte que cualquier cosa que alguien haya experimentado normalmente. Esto es evolución, y es el ser humano en evolución y la relación con el Creador que ocurre a través de su alma. No podría ser una conexión mejor.

Si la quieren relacionar con la conectividad que tienen hoy, hubo un tiempo en que solían escribir una carta, tal vez con una oración a Dios, y ustedes esperan que la carta sea entregada. Varias semanas después alguien podría recibir la carta – o podría no recibirla. Así es como ustedes se ven hoy a sí mismos en la relación que tienen con el Espíritu. Hacen un pedido, escribiendo cartas, enviándolas hacia arriba al cielo, esperando que logren llegar. Eso es lo que les enseñaron, en cierto grado. Es una metáfora, queridos, para una manera muy, muy desconectada, disfuncional, de hablarle al Creador en su interior.

Y en lugar de escribir una carta, queridos, hoy toman la mano de aquél a quien hablan, miran a los ojos del Espíritu, y hacen las enunciaciones que necesitan hacer. En persona; por medio de su alma. Porque en su alma hay una mezcla de cosas divinas, cosas corpóreas, energías hermosas multidimensionales, que pueden estar en muchos lugares al mismo tiempo; acceso a otros seres humanos por medio de sus almas de ciertas maneras. Sanación en muchos aspectos diferentes; belleza, que nunca se pueden obtener cuando se escribe una carta. La relación personal con el Creador es a través del alma.

Muchos de ustedes que sienten ese profundo amor de Dios a través de los Maestros que reverencian, ustedes están sintiendo eso a través de sus almas. No hay nada parecido. Ustedes ya tienen esa clase de conexión. Ahora es tiempo de entender que solo puede mejorar y mejorar más, y más. Y que ninguno de ustedes tiene que descartar ese amor que tienen por cualquier Maestro; en tanto entiendan cuánto más claro puede ser al entender cómo se lo creó para que funcionara. Es más grande que lo que les dijeron, más grande que lo que piensan, más profundo que cualquier cosa que haya sido jamás escrita para ustedes en alguna Escritura.

Y hacia allí empieza dirigirse la humanidad. Hacia allí están empezando a ir las almas antiguas y a llevar a otros, porque empiezan a darse cuenta de que son magníficas dentro de Dios, son magníficas dentro de la Creación que son. Y que su alma viene directamente del Creador.

Profundo es. Y diferente para muchos. Es más hermoso que lo que piensan Una línea directa a la sanación que están pidiendo, a la paz que desean ahora mismo, ausencia de miedo. Tal vez poder dormir bien en la noche y decir “Yo soy conocido por Dios. Siento solo el amor que está allí, y sé que me cuida. Hecho a su imagen.” Hecho a su imagen.

Este es el mensaje, y siempre lo será.

Y así es.

Kryon



Canalización de Kryon por Lee Carroll y Adironnda por Marilyn Harper
Vancouver, Canadá, 23 de agosto de 2020
https://audio.kryon.com/en/Vancouver-SUN-3-Conduit%20of%20The%20Soul.mp3
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

286 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo