El camino hacia la sanación (3a parte)

Satya


Cómo elegir los medios y los mètodos de sanación

- Comentario

Con la experiencia personal que he tenido sobre mí y con las personas a los que he donado las formas de sanación por mí conocidos, y a los que he estado cerca en las formas de sanación por ellos elegidas, he comprendido que no existe un medio o una forma de sanar justa o equivocada.

Por esto, sencillamente donamos nuestro conocimiento y nuestra experiencia, para que la persona que nos ha pedido ayuda para sanar, tenga más conocimientos y conciencias posibles para poder elegir qué es lo mejor para ella.

Solo ella puede elegir, y nosotros tenemos que estar muy atentos a no influenciar su elección de ningún modo.

Aunque le ofrezcamos algo milagroso, que podría sanarla al instante, en todo caso la sanación no ocurrirá si ella no está preparada, si no cree en cuánto le hemos ofrecido, si ha comprendido aquello que la enfermedad le está ayudando a comprender y a conocer.

Además he experimentado, que una técnica, una forma, un medio, puede completar anteriormente la sanación iniciada con las sanaciones anteriormente realzadas.

Éstas habían ’arado el terreno’, habían ya donado el despertar o las conciencias que aquella disonancia debía llevar.

El último tratamiento utilizado completaba sencillamente la obra.

Si primera no hubiera ocurrido cuánto era necesario, también ese medio no habría sanado.

Esto me ha permitido comprender cuánto, después de la elección de querer sanar, de hacer todo lo posible, de aceptar lo que ella comporta, es necesaria también la aceptación de la posibilidad de que la sanación no ocurra enseguida.

Esto, naturalmente, sea para uno mismo como para las personas que deseamos ayudar.

Pueden existir muchos motivos que impiden la sanación hasta cuando no sean reconocidos, incluidos y disueltos.


Algunos de estos son:


- Si la disonancia tiene el objetivo de hacer comprender una lección, permanece hasta el momento de la comprensión de la misma.

- Si la disonancia es una coartada para no asumirse la responsabilidad de una determinada cosa o situación, la persona la retendrá, conscientemente o no.

- Si la disonancia es un medio para tener ventajas, o es un modo para volver a llamar atenciones, para recibir Amor, para hacer que alguien cuide de si, ella quedará hasta que la persona no elegirá de pedir todo esto de una manera más clara.

- Si la persona enferma está en un momento de evolución por que no está lista a recibir ciertos tipos de tratamientos, o les mira de manera sospechosa, impide cualquier mejoría.

- Las disonancias pueden estar relacionadas con algo de lo Antiguo que tiene que ser concluido en los tiempos y en las forma requeridas, desconocidas para nosotros.

- Puede ser que en el diseño del Alma la sanación tenga que ocurrir con la ayuda de una determinada persona. Por lo tanto sólo ocurrirá en ese encuentro.

- Si una persona desea recibir tratamientos de médicos o terapeutas famosos, o usar métodos de sanación ‘especiales’, hará sí que la sanación no ocurra por métodos simples o naturales.

- Alguien también puede elegir de no sanar para confirmar la inutilidad de esa técnica o terapia para resaltar el fracaso del médico o del terapeuta.


Estos y muchos otros motivos os pueden ser también en caso en que la persona afirma que quiere sanarse a toda costa, demuestra de hacer todo lo posible, acepta cualquier propuesta y ayuda.

Es imposible conocer el interior de una persona… el Amor y el respeto nos piden de no desear tampoco de conocerlo…

Y en todo caso, la historia de un Alma permanecerá siempre desconocida para nosotros.

Con uno mismo es necesario una profunda y total integridad y el coraje para descubrir los motivos que impiden la sanación.

Con los otros es requerida una disponibilidad total, acompañada del respeto y del desapego que permiten de observar lo que ocurre sin ningún juicio, interpretación y expectativa.

Así siempre dejaremos a todos libres, también de elegir no sanar…


“... Haz todo lo que puedes, así Me permitirás de completar cuanto tú inicies.
Ningún paso puedo dar Yo por ti, ninguna acción, pero puedo alargar mucho tu paso, hacer que se convierta en grande incluso una pequeña acción que tú cumples.
Nadie que actúa por Amor puede invadir, puede obligar, puede actuar en el lugar del otro, ni siquiera por un buen propósito: esto es Amor, esto es libertad.”


“… Cada uno tiene que sentir en su corazón lo que en ese momento lo puede ayudar: y así en todo, incluso en la sanación.

Sólo así los medios y las formas pueden crear y permitir.

Junto a una elección hecha con el corazón, no con la mente, es necesario el coraje de aceptar y afrontar lo que los medios y las formas pueden crear o hacer aflorar, para permitir luego la sanación.

Muchas pueden ser las ayudas, los instrumentos y los medios.

Es necesario que cada uno elija la suya, con serenidad, conciencia, atención, recordando que a menudo se deja de lado aquello que más sirve en ese momento, por temor a sufrir, a descubrir, a dejar ir.

A veces no se querría conocer la causa de la disonancia, porque se intuye que luego será necesaria una elección, un paso, una acción.

Estos temores también pueden ser inconscientes, y hacen volver la mirada hacia otro lugar, hacen que se tomen otras herramientas creyéndolas menos dolorosa, aun sabiendo que requerirán mucho más tiempo.

A veces sanar lentamente lleva a sufrir por más tiempo y puede ser más doloroso.

Una herramienta aparentemente ‘suave’ puede ser en realidad mucho ‘afilada’, un modo aparentemente simple puede ser muy intenso.

En todo caso es necesario dejar libres en la elección, recordando que en cada uno existe siempre la fuerza necesaria para afrontar todo lo que una sanación requiere.

Y cualquier cosa un instrumento o una forma pueda crear, podrás vivirlo con serenidad, con dulzura, llamándoMe a tu lado, colaborando Conmigo, permitiéndoMe el todo, envolviendo cada cosa con la Luz, haciendo todo con el Amor.”


“... En las sanaciones es necesaria la confianza total pero no tiene que existir la expectativa.
Y en todo caso, siempre serás tú a sanarte...
Y descubrirás no es la sanación en sí misma la que sana, sino todo lo que existe dentro de ti, lo que eliges con integridad, y cómo actúas.”


“... Antes de actuar de cualquier manera en tu cuerpo, en tu corazón, llámaMe a tu lado. Así puedes actuar, o permitir a alguien de actuar, con Mi ayuda, de llevar la Luz necesaria, de envolver el todo con el Amor que permite la sanación.

Por cada cosa que lleves sobre tu cuerpo o dentro de él, haz descender primero tu Luz con tus manos, envuélvelo con tu Amor, y luego pídeMe la Luz y el Amor allí necesarios.

Cuándo lleves las manos sobre tu cuerpo, siente sobre ellas Mis manos. Luego visualiza que el sol entra en aquella parte del cuerpo junto a Mis rayos que allí haré penetrar.

Siente y visualiza esto incluso sobre lo que llevas sobre tu cuerpo o dentro de él.

Haz esto naturalmente y visualízalo incluso cuando dones tus sanaciones a otros ‘Corazones’.”




Extraído del libro: Sanarse y ayudar a sanar
Autora: Satya
Además de estos libros hemos publicado 22 pequeños-e-book:
http://www.suonidiluce.com/es/libros/libros/peque%C3%B1os-e-books/

4205 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo