Anastasia. El Rayito de Anastasia.

Varios/Otros


# El dormitorio del bosque

Yo no llevaba ningún equipo apropiado para pasar la noche en el bosque salvaje.

Anastasia me acostó en una cueva-osera. Cansado como estaba, tras la dura caminata, me quedé dormido rápida y profundamente. Cuando desperté tenía una sensación de suprema felicidad y confort, como si estuviera acostado en una cama cómoda y magnífica.

La osera, o la cueva, era espaciosa y estaba cubierta de diminutas ramitas de cedro esponjosas y hierba seca, que inundaban el ambiente de un agradable aroma. Al desperezarme y estirar los brazos, rocé con una mano una piel “lanuda” y enseguida interpreté que Anastasia, de alguna manera, tenía algo de cazadora. Me arrimé al pellejo, pegando la espalda a su calorcito y decidí dormir un poco más.

Anastasia estaba de pie a la entrada del dormitorio de la taiga y cuando notó que me había despertado, enseguida dijo:

?Que este día te llegue lleno de bendiciones, Vladimir. Recíbelo tú también con tu bondad. Pero por favor, no te asustes.

Después ella dio unas palmadas y el "pellejo"... con espanto comprendí que no era un "pellejo". De la osera, con cuidado, empezó a salir un oso.

Al recibir una palmada de aprobación de Anastasia, el oso lamió su mano y anduvo torpemente hacia fuera del claro. Resultó que ella había puesto hierba del sueño en mi cabecera e hizo que el oso se tumbara a mi lado para que no tuviera frío. Ella misma durmió acurrucada fuera, en la entrada.

?Pero... ¿cómo se te ha ocurrido hacerme esto, Anastasia? ¡El oso podía haberme desgarrado hasta matarme o aplastarme!

?No es él, es ella. Es una osa. Y es imposible que pudiera hacerte daño ?contestó Anastasia?. Es muy obediente. Le encanta que le mande tareas y cumplirlas. Ni se ha movido en toda la noche. Nada más pegó su hocico a mis piernas y se quedó quietecita sintiéndose completamente feliz. Sólo se estremecía un poco cuando desparramabas tus manos en sueños y le dabas en la espalda.



# La mañana de Anastasia.

Anastasia se acuesta al anochecer en alguno de los abrigos hechos por los moradores del bosque, más a menudo en la osera. Cuando hace buen tiempo, puede dormir directamente en la hierba. Lo primero que hace cuando se despierta es celebrar con júbilo la salida del sol, los nuevos retoños que aparecen en las ramas, los nuevos brotes que emergen de la tierra. Los toca con sus manos, los acaricia, a veces los asiste un poco. Después se acerca corriendo a los árboles pequeños y da una sacudida en el tronco. La copa del árbol empieza a temblar y cae sobre ella algo parecido a polen o rocío. Después se tumba en la hierba y durante unos cinco minutos, se estira y se retuerce dichosamente. Todo su cuerpo se cubre de lo que pareciera una crema húmeda.

Tomando carrerilla, salta a su pequeño lago, allí chapotea y se zambulle. ¡Es una magnífica buceadora!

Su relación con el mundo animal que la rodea es similar a la que tiene la gente con sus animales domésticos. Muchos de ellos la observan mientras realiza su actividad matutina. No se le acercan, pero sólo tiene ella que dirigir su mirada hacia alguno y llamarlo con un gesto apenas perceptible para que el dichoso animal salga a toda prisa y vuele a sus pies.

Yo vi cómo ella por la mañana hacía travesuras jugando con una loba como si fuera con un perro doméstico. Anastasia dio a la loba una palmada en el cogote y se puso a correr impetuosamente. La loba se echó a correr tras ella y cuando ya estaba por alcanzarla, Anastasia de repente dio un salto en el aire, saltó sobre el tronco de un árbol e, impulsándose con los pies, voló en dirección opuesta. La loba no pudo parar y se pasó el árbol corriendo, dio la vuelta y echó a correr tras la carcajeante Anastasia.

Anastasia no piensa en absoluto en el tema de la alimentación o la ropa. Normalmente va desnuda o semidesnuda. Se sustenta con los piñones de cedro, así como con diversas hierbas, bayas y setas. Las setas las come sólo secas. Ella nunca recoge las setas ni los piñones, no guarda provisión o vitualla alguna, ni para el invierno. De todo esto se ocupan la gran cantidad de ardillas que habitan en estos parajes. No hay nada sorprendente en el hecho de que las ardillas guarden provisiones para el invierno, así lo hacen en todas partes siguiendo su instinto natural.

Lo que me sorprendió fue otra cosa: al chasquido de sus dedos, todas las ardillas que estén cerca compiten por saltar a la mano alargada de Anastasia y darle el fruto del cedro, ya pelado. Y cuando Anastasia da una palmada en su rodilla flexionada, las ardillas emiten un cierto sonido, como llamando, avisando a las otras, y empiezan a traer y apilar ante ella en la hierba setas secas y otros víveres. Y lo hacen, según me pareció, con mucho gusto. Yo pensé que ella las amaestraba, pero Anastasia me dijo que sus acciones son más bien instintivas y que la madre-ardillita enseña a sus pequeños con su propio ejemplo.

?Puede que antes, alguno de mis lejanos antepasados las amaestrara, pero lo más probable es que ésta sea simplemente su propósito. Hacia el invierno cada ardillita hace acopio de varias veces más víveres de los que ella misma puede comer.

A mi pregunta: ?¿Cómo es que no te hielas en invierno sin la ropa apropiada?

Anastasia me contestó con la pregunta: ?¿Acaso en vuestro mundo no hay ejemplos de la posibilidad que tiene el Hombre de soportar las nevadas sin usar ropa? Y yo me acordé de un libro de Porfiry Ivanov (35), que describía cómo iba con calzoncillos y descalzo en cualquier nevada. En este libro también se describía cómo los fascistas, deseando poner a prueba el aguante de este extraordinario hombre ruso, vertían agua fría sobre él con veinte grados bajo cero de temperatura en el ambiente y lo montaban en una motocicleta, desnudo.

En su tierna infancia, además de la leche de su madre, Anastasia pudo tomar leche de diferentes animales. Ellas la dejaban arrimarse a sus pezones libremente. No hace ningún ritual de la comida, nunca se sienta especialmente para comer, sino que puede coger una baya o algún retoño sobre la marcha y continúa haciendo sus cosas sin distraerse.

Al final de mi estancia de tres días en la taiga, ya no podía tratarla como en nuestro primer encuentro. Después de todo lo que vi y oí de su boca, Anastasia se transformó para mí en algún tipo de criatura peculiar. No un animal, claro, porque su intelecto es muy alto, y tiene una memoria... Tiene tal memoria, que simplemente nunca olvida nada de lo que alguna vez ha visto u oído. A veces parecía que sus capacidades estaban fuera de los límites de la comprensión de una persona ordinaria. Y precisamente, esta actitud mía de no poder tratarla como a un ser normal la afligía mucho y la apesadumbraba.

A diferencia de otra gente conocida por nosotros con capacidades extraordinarias, que se envuelve en una aureola de misterio y exclusividad, ella se esforzaba todo el tiempo por explicar y revelar el mecanismo de sus capacidades para demostrar que, ni en ella ni en el mecanismo, hay nada de sobrenatural para el ser humano; que ella es humana: una mujer. Todo el rato me pedía que tomara conciencia de esto. Entonces, yo intentaba tomar conciencia de ello, esforzándome por encontrar una explicación a lo extraordinario.

El cerebro de una persona en nuestra civilización está básicamente ocupado en encontrar la manera de tener una vida confortable, obtener alimentos y satisfacer sus instintos sexuales. Anastasia no gasta el tiempo en esto en absoluto. En cuanto a la gente que se encuentra en la situación de los Lýkovs (36), también están forzados a preocuparse todo el tiempo por el sustento y acondicionamiento de su morada. La naturaleza no les ayuda en el mismo grado que a Anastasia. Las tribus de todo tipo, que viven a una gran distancia de la civilización, tampoco tienen un contacto así. Anastasia explica esto diciendo que sus pensamientos no son suficientemente puros y la naturaleza, el mundo animal, lo percibe.



# El Rayito de Anastasia.

De las capacidades de Anastasia, la que me parecía más extraordinaria y mística, cuando estuve en el bosque, era su capacidad de ver a larga distancia, a las personas y a las situaciones que les suceden a éstas. Puede que otros ermitaños tuvieran la misma habilidad.

Esto lo hacía por medio de un rayo invisible. Afirmaba que todo el mundo posee este rayo, pero al ignorar que lo tienen, no pueden utilizarlo.

?El Hombre no ha inventado todavía nada que no exista en la naturaleza. La tecnología que sustenta la televisión, es solamente una mísera sombra de las posibilidades de este rayito.

Al ser el rayo invisible, yo no creía en él, a pesar de que ella intentaba reiteradamente demostrar y explicar su funcionamiento y encontrar argumentos y explicaciones comprensibles. Hasta que una vez...

?Dime, Vladimir, ¿qué crees tú que son las ensoñaciones? ¿Hay mucha gente capaz de soñar despierta?

?Si, creo que mucha gente puede soñar despierta. Una ensoñación es cuando alguien se imagina a sí mismo en un futuro deseado.

?Bien. ¿Entonces no niegas que el Hombre tiene la capacidad de modelar su futuro, de visualizar diferentes situaciones concretas?

?No lo niego.

?¿Y qué es intuición?

?Intuición... es probablemente una sensación que te sugiere cómo tienes que actuar ante una situación, aunque previamente no hayas analizado qué puede pasar ni por qué.

?Entonces, ¿no niegas que en cada persona existe algo, además del razonamiento analítico normal, que le ayuda a determinar su propio comportamiento y el de los otros?

?Supongo que sí. No lo niego.

?¡Perfecto! ¡Bien! ?exclamó Anastasia? ¡Ahora el sueño! ¿Un sueño, qué es?

Los sueños que casi toda la gente ve cuando duerme.

?Un sueño es... No sé realmente qué es. Un sueño es simplemente un sueño.

?Bueno, bueno. Que sea simplemente un sueño. Entonces, no niegas que existe ¿verdad? Tú y otra gente sabéis que una persona en estado de sueño, cuando su cuerpo está casi fuera del control de una parte de su conciencia, puede ver personas y todo tipo de acontecimientos.

?Bueno, creo que nadie va a negar eso.

?¿Y también en un sueño puede la gente comunicarse, tener conversaciones, empatizar?

?Sí, pueden.

?¿Y tú crees que una persona puede dirigir su sueño, hacer venir imágenes y eventos que desea ver? ¿Como por la televisión normal y corriente por ejemplo?

?No creo que eso le funcione a nadie. El sueño, de alguna manera, viene por sí mismo.

?Te equivocas, el Hombre puede controlarlo todo. De hecho, chelovek está designado para dirigirlo todo. El rayito del que te hablo está compuesto de la información que una persona posee, de su imaginación, su intuición, sus sentimientos del alma, y como consecuencia, de las visiones parecidas a cuando duermes, conscientemente dirigidas por la voluntad de la persona.

?Pero ¿cómo es posible controlar un sueño en el sueño?

?No en el sueño. En la realidad. Como programado con antelación y con exactitud absoluta. Vosotros sólo tenéis esas visiones cuando dormís y además de forma caótica.

El ser humano ha perdido la mayor parte de sus capacidades de dirigir los fenómenos de la Naturaleza y a sí mismo. Por eso, ha determinado que el sueño es solamente un producto innecesario de su cerebro cansado. Y en realidad, casi toda la gente en la Tierra... ¿Quieres que ahora mismo intente ayudarte a ver algo a distancia?

?Vale, inténtalo.

?Túmbate en la hierba y relájate, para que el cuerpo no use mucha energía. Es necesario que te sientas cómodo. ¿No te molesta nada? Ahora piensa en la persona que mejor conoces, en tu mujer, por ejemplo. Acuérdate de sus costumbres, su modo de andar, su ropa, piensa dónde puede estar ella en este momento y visualízalo todo con tu imaginación.

Me acordé de mi mujer, sabiendo que en ese momento podría estar en nuestra casa de campo. Me imaginé la casa, algunas cosas, el mobiliario. Mucho me vino a la memoria y detalladamente, pero no ví nada. Se lo dije a Anastasia, y ella contestó:

?Es que no estás logrando relajarte completamente, tiene que ser como si fueras a dormirte. Voy a ayudarte. Cierra los ojos. Extiende bien los brazos en diferentes direcciones.

Después sentí un roce de sus dedos en los míos y empecé a sumirme en un estado de somnolencia...

...Mi mujer estaba en la cocina de la casa de campo. Encima de su bata habitual tenía puesta la chaqueta de punto. O sea, que hacía fresco en la casa. Otra vez complicaciones con el sistema de calefacción.

Mi mujer estaba haciendo café en la cocina de gas. Y también algo en la cacerolilla del perro. Tenía la cara ceñuda y disgustada, se movía con desgana. De pronto, levantó la cabeza, se acercó a la ventana a paso ligero, miró la lluvia y sonrió. El café se había salido, ella agarró el cazo con el café ya empezando a verterse, sin fruncir el ceño por esto ni irritarse, como hubiera hecho normalmente. Se quitó la chaqueta...

Me desperté.

?¿Y qué? ¿Has visto algo? ?preguntó Anastasia.

?Sí, lo he visto. Pero ¿es posible que sólo fuera un sueño normal?

?¿Cómo que normal? ¡Si tú planeabas verla precisamente a ella!

?Sí, lo planeaba. Y la vi. Pero ¿dónde está la prueba de que ella verdaderamente estaba allí en la cocina justo en el momento que la ví en el sueño?

?Guarda en la memoria el día y la hora, Vladimir, si te quieres cerciorar. Cuando regreses a casa, le preguntas. ¿Y no notaste nada más fuera de lo habitual?

?Nada.

?¿Acaso no viste la sonrisa en la cara de tu mujer, cuando se acercó a la ventana?

Ella sonrió y no se irritó por el café derramado.

?Sí, me di cuenta. Seguramente, vio algo bueno desde la ventana que le regocijó.

?Lo que vio por la ventana fue solamente lluvia. La lluvia que nunca le ha gustado.

?Entonces, ¿por qué sonreía?

?Es que yo también miré a tu mujer con mi rayito y le di calor.

?Entonces, tu rayito le dio calor. ¿Y el mío qué? ¿Está frío?

?Tú mirabas solamente por curiosidad, sin poner ningún sentimiento.

?¿Entonces tu rayito puede calentar a alguien a distancia?

?Puede.

?¿Y qué más puede hacer?

?Obtener o traspasar cierta información. Mejorar el humor y, en parte, se pueden expulsar las enfermedades de la persona con el rayito. Y mucho más. Depende de la energía que uno tiene, de la fuerza de los sentimientos, la voluntad y el deseo.

?Y el futuro, ¿lo puedes ver?

?¡Por supuesto!

?¿Y el pasado?

?El futuro y el pasado es casi lo mismo. La distinción está solamente en los detalles exteriores. Lo esencial siempre está invariable.

?Pero ¿cómo? ¿Qué es lo que puede ser invariable?

?Por ejemplo, hace mil años la gente llevaba otra ropa. Usaban utensilios distintos en la vida cotidiana. Pero esto no es lo principal. En aquellos tiempos, igual que ahora, la gente tenía los mismos sentimientos. Los sentimientos no dependen del tiempo.

?Miedo, alegría, amor. Imagina a Yaroslav el Sabio (37), a Ivan El Terrible (38) o a un faraón. Todos podían amar a su mujer exactamente con los mismos sentimientos que tú o cualquier otro hoy en día.

?Es interesante. Pero hay algo que no se entiende. ¿Afirmas que cada persona puede tener un rayo como el tuyo?

?Por supuesto que sí. Todavía hoy, a las personas les quedan sentimientos e intuiciones; tienen la capacidad de soñar despiertos, de suponer, de modelar ciertas situaciones y de tener sueños cuando duermen, pero la cuestión es que todo esto ocurre de una forma caótica y no dirigida.

?¿Puede que haya que entrenarse de alguna manera? ¿Elaborar ciertos ejercicios?

?Puede ayudar el hacer cierto entrenamiento. Pero ¿sabes, Vladimir?, hay una condición indispensable para que el rayito se someta a la voluntad...

?¿Qué otra condición más?

?Es completamente indispensable mantener la pureza de los pensamientos. Y en cuanto a la potencia del rayo, ésta depende de la fuerza de los sentimientos luminosos.

?¡Ya estamos! Cuando parecía que todo empezaba a aclararse... Pero, ¿qué tiene que ver aquí la pureza de los pensamientos? ¿Qué tienen que ver los sentimientos luminosos?

?Ellos son la energía del rayito.

?Ya está, Anastasia. Esto así ya no es interesante. Después añadirás otra cosa más...

?Lo esencial ya lo he dicho.

?Decirlo lo has dicho, pero hay demasiadas condiciones. Vamos a hablar de otro tema. Algo más sencillo...

-.-.-

Durante todo el día, Anastasia está sumida en reflexiones, modelando toda clase de situaciones que suceden en nuestra vida pasada, presente y futura.

Anastasia tiene una memoria colosal. Ella se acuerda de multitud de personas que ha visto en sus visiones o a través de su rayito, y de sus emociones interiores. Como una actriz genial, puede imitar su modo de andar y hablar, puede pensar como ellos. Ella concentra en sí misma la experiencia vital de multitud de personas del pasado y del presente. Y aprovecha toda esta experiencia para modelar el futuro y ayudar a los otros.

Lo hace a larga distancia por medio del rayo invisible, y aquellos a quienes ella presenta su ayuda a modo de una inspiración o una solución, o a los que cura, ni siquiera sospechan que ella les está ayudando.

Fue más tarde que pude averiguar, que tales rayos invisibles, pero de distintos grados de potencia, son emanados por todas las personas. El académico Akimov los fotografió con aparatos especiales y publicó las fotografías de estos rayos en 1996 en el número de mayo de la revista Chudesa i prikliuchenia (Maravillas y Aventuras). Por desgracia no podemos usar estos rayos como ella. El término científico que denomina un fenómeno semejante a este rayo se llama campos de torsión (39).

-.-.-

La concepción del mundo de Anastasia es singular e interesante.

?¿Qué es Dios, Anastasia? ¿Existe? Y si es así, ¿por qué nadie Le ha visto?

?Dios es la Razón o Inteligencia interplanetaria. No se encuentra en una masa única.

La mitad de Él permanece en la parte inmaterial del Universo. Es un complejo de todas las energías. Su otra mitad está dispersada en partículas por la Tierra, cada ser humano porta una. Las fuerzas oscuras aspiran a bloquear estas partículas.

?¿Qué le espera a nuestra sociedad a tu juicio?

?La perspectiva es una toma de conciencia de lo pernicioso del camino tecnocrático del desarrollo y una vuelta hacia los orígenes.

?¿Me quieres decir que todos nuestros científicos son unos seres atrasados que nos llevan a un callejón sin salida?

?Quiero decir, que por medio de ellos se acelera el proceso con el cual os estáis acercando a la comprensión de que vais por un camino erróneo.

?¿Y qué? ¿Todas las máquinas y las edificaciones que construimos son en vano?

?Sí.

?¿No es aburrido para ti vivir aquí sola, Anastasia? ¿Sin televisión ni teléfono?

?¡Qué cosas más primitivas has nombrado! Esto lo ha tenido el Hombre desde el principio, sólo que en un estado más perfecto. Y yo las tengo también.

?¿Tienes televisor y teléfono?

?¿Pero qué es un televisor? Es un aparato, por medio del cual se lleva alguna información a la casi atrofiada imaginación humana, se superponen las imágenes y se montan argumentos. Yo puedo por medio de mi imaginación dibujar todo tipo de argumentos, cualquier clase de imágenes, desarrollar las situaciones más increíbles, y además participar en ellas yo misma, es decir, influir en la trama. Ay, seguramente me he expresado de manera incomprensible, ¿verdad?

?¿Y el teléfono?

?Un Hombre puede hablar con otro sin ayuda del teléfono. Para esto sólo se necesita la voluntad y el deseo de ambos y una imaginación desarrollada.

-----------

35
Porfiri Kornéyevich Ivanov (1898-1983) creador del sistema sanativa, uno de los más eficientes del siglo XX. El método consiste en el contacto con los "tres elementos de la naturaleza" –la tierra, el aire y el agua– a través del baño en el agua dos veces al día con cualquier clima, andadura descalzo sobre el rocío y la nieve, prácticamente completa renuncia a llevar ropa con cualquier clima. A sus 35 años, estando en el último estadio de la enfermedad de cáncer, desesperado, salió al frío y vertió agua sobre sí mismo durante unos días, deseando helarse y resfriarse. Pero el cáncer empezó a remitir. Él escribe sus pensamientos de aquel tiempo: "Pero ¿cómo puede ser que nos escondamos de aquello en la naturaleza que nos da salud?". Su sistema de templación, que practica ahora mucha gente, está resumido en las 12 sencillas reglas de conducta expuestas en su libro “Detka" ("Nene") cuya idea principal es que el Hombre es hijo de la naturaleza (“nene detka” tal como llamaba Porfiry, cariñosamente, a cada persona).

Él decía: "El hecho es que es imposible conseguir algo de la naturaleza, tampoco salud, teniendo malos sentimientos. La naturaleza se abre, ayuda y se confía en el Hombre con emociones positivas y sentimientos puros".

36
Ver nota en capítulo 2.

37
Yaroslav el Sabio: En ruso: Yaroslav Mudry; (978-1054). Un Gran Príncipe de Kiev que logró imponer una cierta unidad entre los beligerantes principados, consolidó las fronteras y estableció uniones dinásticas con ciertos países de Europa.

38
Ivan el Terrible: en ruso: Ivan IV, Ivan Grozny, (1530-1584). El primer Gran Príncipe Ruso que se proclamó a sí mismo Zar de todas las Rusias.

39
Campos de torsión: En el año 1913, el científico francés Ely Kartan supuso que el mundo está dirigido, no sólo por la fuerza de la gravedad y el electromagnetismo, sino también por una tercera fuerza, a la que los científicos llamaron el campo de torsión o de información, ya que es en este campo donde se guarda todo lo que ha existido, existe y existirá. Su existencia fue comprobada matemáticamente. El centro científico-técnico de las tecnologías no tradicionales dirigido por el académico Anatoliy Evguényevich Aquímov (1938-2007), empezó a investigar en los años 80 el campo bioenergético y la energo estructura del ser humano. Shipov G. I., entre 1993 y 1996, realizó una gran aportación al desarrollo de la teoría física al descubrir siete estadios de la materia. Anteriormente, fueron descritos cuatro estados: sólido, líquido, gaseoso y plasma. Shipov, con ayuda de las ecuaciones geometrizadas de Einstein, describió tres estados más: vacío, campos de torsión y “La Nada Absoluta”, a partir de la cual se originan todos los demás estados. En la interpretación de Shipov y Aquímov, los campos de torsión no poseen la energía, a diferencia de los campos físicos, pero trasladan la información y esta información está presente en todos los puntos del espacio-tiempo a la vez. La velocidad de vuelo de la señal de torsión es miles de millones de veces más alta que la velocidad de la luz y puede alcanzar la luna instantáneamente, mientras que una onda de radio alcanzaría la luna en 10 minutos.




Extracto de: Libro 1 de la Serie Los cedros Resonantes de Rusia, Anastasia, del autor Vladimir Megré, traducido del idioma original ruso al español por Iryna O ?Hara y corregido y editado por Rocío Madreselva.

1081 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo