Brilla la sabiduría... Hágase la Luz. Parte II

Varios/Otros


Vuestras religiones globales y las limitadas proezas científicas han dogmatizado tanto sobre la naturaleza y la existencia de la Creación que la mayoría de vosotros habéis aceptado sustancialmente un núcleo rígido de creencias respecto a los 'orígenes' del Universo, los planetas y vuestro propio nacimiento biológico a la realidad física. Vuestra comprensión del abandono de esa realidad, el proceso de la muerte, es incluso más restrictivo, a causa de lo mucho que lo teméis.

De ahí que creamos que uno de los requisitos más esenciales para vuestra comprensión del proceso de la ascensión del ser humano y de la deidad, del tránsito desde el reino ilusorio de 3D, es aportaros algunas observaciones muy claras referentes a la entrada y la salida de cualquier período vital., pues el que creáis en realidades finitas socava vuestra capacidad de percibir vuestra propia infinitud y aquella a la que nos hemos referido como el 'notiempo' de toda existencia.

Observad vuestro propio nacimiento -ese emerger que consideráis el 'comienzo' de vuestra vida actual. Indiquemos los puntos de vuestro tránsito. Vosotros registráis vuestro nacimiento como la separación de la madre, y la fecha de esta traumática salida, que convertís en el punto de partida del registro temporal de vuestra mente, del calendario, se convierte en vuestra identidad.

Los astrólogos y otros lectores de frecuencias y vibraciones celestes celebran este indicador del tiempo -identifica vuestra entrada en el mundo y ofrece un esquema de las influencias estelares y planetarias, que encarnan ciertas características y fuerzas diversas que funcionarán durante vuestro caminar por la vida física.

Pero esto es sólo una verdad parcial. ¿Qué pasa con los meses de gestación en el útero materno, cuando vuestra forma física, el agrupamiento de unidades celulares inteligentes, alcanza la maduración? Simplemente porque no podéis identificar con precisión el momento de la fecundación, la unión del óvulo y el esperma, parece que vuestro concepto del nacimiento y del inicio de la vida física niega nueve ciclos lunares completos en los que vosotros 'existís' de manera muy concreta. Justamente durante ese período es cuando parte de la más exquisita cosmometría, la gran obra de la Creación, elabora el diseño de vuestro ser biológico.

Los astrólogos védicos sí que intentan tener en cuenta esta etapa de transición del ser/devenir, pero se encuentran en un dilema a la hora de señalar el momento verdadero del 'nacimiento'.

Vayamos más allá. ¿Qué sucede con el 'antes' de esa unión... la conciencia del esperma del padre, que no tiene otro objetivo más que encender la llama de una nueva forma penetrando en el óvulo todavía no fertilizado?

¿No hay inteligencia y autoconocimiento en cada uno de ellos? ¿Acaso no emprende su carrera el esperma, plenamente consciente de su propósito - creador por derecho propio- del mismo modo que el óvulo espera la conexión y luego, impregnado, inteligentemente y con una resuelta perfección, inicia el proceso de reproducción celular? ¡Sin duda no puede haber ejemplo más adecuado de una intención absoluta y totalmente focalizada!

Ampliad vuestra conciencia todavía más hacia atrás (ya que intentamos situarnos en el marco temporal 'anterior'), hacia aquello que existe con anterioridad al esperma y el óvulo... y vuestra mente visualiza, naturalmente, a vuestro padre y vuestra madre, seres conscientes, portadores del esperma y el óvulo que se unen para provocar vuestra entrada, y así también ellos llegaron a ser semilla de la semilla de sus padres -en el ciclo infinito de regeneración.

Comprendéis que vuestro propio nacimiento es exquisitamente infinito - como lo es vuestra muerte, cuando vuestro cuerpo (la cristalización del espíritu) disuelve su forma material y el alma continúa su viaje a lo largo de la espiral en esa otra dirección, que vosotros percibís como la secuencia temporal 'posterior', pero que es igualmente el 'antes', como es vuestro 'ahora'.

Al examinar el proceso de toda vida, observáis una y otra vez que no hay un comienzo definido. Simplemente no podéis identificar la chispa inicial en términos físicos, pues siempre hay un antes y aquello que le sigue: una forma y luego esa forma dirigida hacia el pensamiento; un pensamiento y luego ese pensamiento encaminado hacia la onda; la onda y luego esa onda como patrones cristalinos que se forman de nuevo. Y a partir de esa observación, la mente no puede sino dar el salto obvio: que tampoco hay un final. Y ese es un aspecto del axioma hermético del que hablamos.

Inherente a vuestra percepción de Dios, al que nos referimos y con el que resonamos como el 'Creador primordial', entonces, debe haber (por la naturaleza de vuestra limitación en el paradigma temporal) una realización de que el Ser consciente último, el iniciador de toda existencia, ha 'pensado' el Cosmos al traerlo al ser, pero que 'Su' existencia es la eternidad - atemporal, sin comienzo ni fin-. Vuestra comprensión de tal totalidad, sin duda ha de abarcar la idea de que simplemente no hay punto de partida, sino más bien un orden omnipresente, eterno, para toda la existencia -la conciencia del Universo y el Alma Cósmica.

Olvidad la teoría del big bang. Es una conjetura científica (¡algo que la ciencia se ha jurado no hacer nunca!) y es una visión sin espíritu -y una conclusión errónea.

Como el esperma, cuya existencia no es sino un contí-nuum de cada generación que vino antes y vendrá después, la conciencia es infinita -un reflejo de la Inteligencia Suprema, la Divinidad-, que nunca comenzó y nunca terminará. Esto exige pensar en serio y poner a prueba vuestros sistemas de creencias, pues si contempláis y absorbéis el significado de tales revelaciones, vais a tener que reconsiderar el verdadero significado' no sólo de vuestras vidas personales, sino también de todo el Cosmos -y de Dios mismo.

Entonces, iluminados por el conocimiento de que todo es eterno y que las dificultades de vuestra situación actual son tan sólo los dolores del parto de la Madre porque estáis a punto de nacer a otra realidad, miraréis esos asuntos difíciles que os hemos mostrado con el conocimiento de que pueden ser resueltos y lo serán. O transmutados. O absorbidos en el Todo-Lo-Que-Es, Siempre Fue y Siempre Será. Y vosotros pasaréis a vuestras siguientes lecciones, en ese 'lugar' del Universo que vuestra alma elija como su siguiente campo de entrenamiento y también allí trabajaréis para el bien supremo -siempre buscando esa bondad que está en vuestro interior y en algún lugar, cerca o lejos, en el interior de todos los demás.

Vosotros queréis esto ahora. Queréis alcanzar nuevos niveles de comprensión, centrados en la belleza y viviendo en el amor, Y sabéis que, por fin, el tiempo de los secretos, de los mensajes codificados y las verdades veladas, ha pasado, Gabriel ha tocado su trompeta.

Ahora bien, a medida que el velo se levanta, en vuestra realidad física hay lágrimas, e incontables seres humanos están comenzando a ver la 'otra parte'; os estáis comunicando multidimensionalmente y siendo testigos de las magníficas expansiones de vuestras propias almas.

A medida que maduráis en esta conciencia expansiva, estáis yendo más allá de vuestra fascinación con el fenómeno y calando mucho más profundamente en el propósito de todo ello. El tiempo de simplemente divertiros con vuestros regalos ha pasado -ese es un uso erróneo de vuestras capacidades y finalmente os decepcionarán, si permitís que el ego os convenza. Como trompetistas de la Nueva Aurora, necesitáis esas habilidades aprendidas en vuestro servicio al Todo, y con ese propósito hemos llegado hasta vosotros, junto con otros servidores de la luz, del mismo modo que vosotros estáis llegando hasta nosotros.

Y también eso es un reflejo del mensaje codificado de Hermes: "Como Arriba, así es Abajo... y como Abajo, así es Arriba..."

Permitid que os recordemos que un fragmento del universo físico, observado a través de un microscopio cósmico, mostraría las mismas propiedades que la microbiología en todas sus formas de la Tierra. Del mismo modo que la actividad celular representada en vuestros laboratorios, esa 'muestra' reaccionaría y mutaría, por el simple hecho de estar interactuando con el observador... intercambiando energías. Las ondas de la conciencia que se crean cuando alguien observa una realidad dada, siempre alteran la realidad, influyendo en su evolución.

Nosotros, que existimos más allá de los ámbitos físicos, observamos las estrellas y los seres celestes del universo de materia de un modo realmente muy parecido a como vuestros científicos observan los elementos microcósmicos de la vida biológica -pues, desde nuestra perspectiva, el ámbito material en su conjunto es una minucia.

Desde una perspectiva que está más allá de vuestras más salvajes fantasías, la representación microscópica de un planeta (si pudierais sospechar una perspectiva tan inmensa) es para el universo de materia exactamente lo mismo que una célula para vuestro cuerpo... y resulta 'afectada' por el observador extradimensional, como las células en vuestra lente resultan alteradas por el biólogo terrestre. Estas dinámicas han sido confirmadas ya por los físicos cuánticos y los biotecnólogos, cuyos experimentos demuestran de manera coherente cómo el simple acto de observar altera el resultado del experimento: altera la conciencia del objeto que se halla bajo el cristal. Así es, en esencia, como la conciencia altera la materia y ese es el objetivo de muchos alquimistas especializados.

Esta es, también, la conexión entre el arriba y el abajo a la que alude la Sabiduría Secreta y es tan simple, y sin embargo está tan alejada de vuestra comprensión solamente a causa de vuestra limitada perspectiva.

Y aquí estamos, hablándoos a través de los canales necesarios para ayudar a crear la manifestación de nuestros pensamientos en mensajes descifrables que lleguen a vosotros de este modo -los caracteres de vuestros modernos códigos de comunicación-. Vuestra lectura influye en el resultado de nuestro mensaje. Cómo los percibís influye en el resultado. Vuestra conciencia reacciona a la información, la rechaza o la acepta, la condena o la celebra con otros, y se conecta inexorablemente a ella.

Esto... todo esto... influye en el resultado de nuestro mensaje y su manifestación en vuestro mundo.

Aquí tenéis un exquisito ejemplo de cómo el abajo sirve al arriba. ¿Lo reconocéis? La respuesta que ponéis en marcha, la experiencia personal, se refleja en la comunidad, y cómo nos percibáis y qué hagáis con la información es tan importante (si no más) que el propio mensaje.

¿Veis esto con claridad? Es importante que comprendáis cómo se desarrolla la danza, igual que es esencial que comprendáis cómo estos mismos procesos definen vuestra interacción con todos los seres de vuestro ámbito, cuando contempláis vuestro papel en el mundo en evolución en el que residís. Todo refluye -a través del mar cósmico- afectando a cada aspecto del Universo multidimensional.

Del mismo modo, este proceso determina vuestra experiencia de los mensajes oscuros que están lloviendo sobre vosotros y cómo manejáis esa información determina también el resultado. A medida que absorbéis e ingerís los relatos apocalípticos y las amenazas a la supervivencia que se han convertido en vuestro pan diario, vuestra percepción de esas posibles realidades afecta a las acciones de la fuerza oscura y su impacto sobre la totalidad mayor.

Podéis ver esto en las situaciones más simples. Cuando aquellos que tienen poder sobre vosotros se pasan de la raya, y os rebeláis, ellos retroceden. La energía no puede avanzar. Cuando, por el contrario, os inclináis ante ellos y permitís que el miedo os ciegue, os pisotean -aprovechando el momento de debilidad de vuestra voluntad para llevar a cabo su agresión en cualquier situación concreta.

¿Veis por qué es tan importante para vuestro desarrollo espiritual y para los sonidos orquestados del Universo que actuéis desde una mente justa, responsable de cada pensamiento y cada palabra que pronunciéis...y que finalmente reconozcáis y luego disipéis esas formas oscuras que todavía merodean a vuestro alrededor, en las profundas aguas de vuestra alma?

Cuando no hay más secretos ni negaciones, actuáis a la luz de la conciencia absoluta, clara y sin ataduras, y esa es la base desde la que el alma puede subir más arriba. De otro modo, lo que queda sin resolver en el 'abajo' de esas aguas turbulentas se oxidará y empañará vuestra visión consciente de todo lo que creéis en un primer plano -el 'arriba1, donde todo se manifiesta.




Extracto del Capítulo 12.
Las Revelaciones Sirianas
No dejéis de leer sus dos primeros libros: El Cosmos del Alma: una llamada al despertar de la Humanidad (Arkano Books) y Vuelve la Atlántida: las luchas de la oscuridad y la luz (Editorial Sirio). Para más información sobre sus conferencias, talleres y programas de facilitadores del ADN, podéis escribir a Patricia a la siguiente dirección: patcori@tiscalinet.it www.sirianrevelations.net

8231 lecturas

3 Comentarios de lectores

25/12/2011

muy bueno, todo lo expresado estamos transitando muchos el despertar, y es muy bueno poder recibir este tipo de informacion, sigan adelante un abrazo cosmico, muchas gracias por darnos mayor conocimiento

oscar desde Argentina

24/12/2011

gracias por compartir tan valiosa información

Aracelly desde Colombia

17/12/2011

Gracias por permitirnos conocer aquello que debemos manejar en el momento actual.

Esperanza Loyola desde Ecuador