Coloquio Con Un Ser De Las Estrellas. Mensaje Telepatico I

Varios/Otros


Sobre la Medicina.

SEGUNDA PARTE - MENSAJES TELEPATICOS
1 MEDICINA
INTRODUCCION

Es raro que nuestros contactos en la Tierra logren estrecha colaboración constructiva con los científicos. Estos quieren la ayuda y no la quieren, por eso el cáncer no se cura y si siguen así seguirá sin curarse. Los científicos no entienden que el cáncer no lo puede curar un médico, ni un químico, ni un físico, ni un ingeniero electrónico, ni un telépata. Un médico puede tal vez controlar los resultados de un tratamiento, puede ayudar a suministrarlo en la forma más apta quizás, pero, ¿quién le construirá la máquina necesaria?; un químico puede descubrir algo importante acerca de la clorofila y su relación con las células neoplasmáticas, pero ni es médico para evaluar el descubrimiento, ni electrónico para diseñar los mecanismos. Tienen que entender todos que sin esfuerzo conjunto no se curará el cáncer. La cura del cáncer no podrá ser mérito de un solo científico, hay que compartir esfuerzos, técnicas, experiencias y méritos. Es la ley universal, la misma por la cual no podemos dar soluciones completas sino únicamente ayuda y orientación. Pero, ¿cómo orientar a los científicos si ellos no lo quieren para no ceder parte de su prestigio? Si para descubrir algo se necesita, estrictamente, un médico y un electrónico y si el médico quiere todo el mérito para sí y el electrónico también, ¿cómo se puede solucionar eso?

Dicen los científicos humanos que todo lo que se les ha mandado está en los libros. Bueno, no es exactamente así, hay detalles en nuestras comunicaciones que ningún microscopio electrónico de la Tierra está en condiciones de revelar.

Deben entender que sin la energía lumínica el cáncer no se curará y tal energía no se consigue exponiendo sueros y enfermos al Sol. Se necesita trabajo de grupo.

Para trabajar con los rayos cósmicos, portadores de energía lumínica, es importante saber determinar la dureza o poder penetrante, que no es igual en cada rayo, y se determina relativamente a las sustancias que han de atravesar, de tal manera que el espesor de ellas sea el mínimo necesario: para extinguir las radiaciones no requeridas; busquen un medio eficiente para aislar los rayos cósmicos, quitándoles los rayos radiactivos con los cuales van mezclados.

Habrá que utilizar rayos cósmicos capaces de atravesar espesores de 40 m de plomo, pero es la única forma de transmitir potencial lumínico a las células ya que la luz ordinaria apenas penetra una fracción de milímetro en la materia opaca.

Libérense de ese celo hermético, científicos humanos, de ese catastrófico egocentrismo que ni los rayos cósmicos son capaces de penetrar. Sin conjunto no puede haber resultado y los esfuerzos aislados son estériles. Los científicos tienen que repasar los conceptos de la anatomía espiritual, el esqueleto de esta anatomía se llama conjunto, armonía de esfuerzos conjuntos con colaboración desinteresada, en dos palabras repetidas por nosotros: HERMANDAD y DAR. Curar el cáncer significa curar todas las enfermedades, es decir, curar todas las alteraciones electromoleculares.

Entonces, médicos estudiosos, en lugar de pensar que lo que les llega por nosotros está en sus libros, vuelvan a aquellas páginas que aparentemente les vamos indicando pero no las lean con los ojos de ayer, léanlas con los ojos de hoy. El radar de los murciélagos estaba en sus libros desde hace tiempo, pero fue mirando con nuevos ojos como los humanos tuvieron su nuevo ojo que les permite ver en la oscuridad.

Se les hablará de la clorofila, la rodopsina, de William CrookeS ya tienen en sus células cerebrales el concepto de los equilibrios entre química y electrónica; observen el fenómeno que transforma el potencial lumínico en energía; estudien esos fotones que hacen posible que la molécula de clorofila desplace a un electrón que va a formar la trifosfopiridina (TPNH2) que reduce a su vez el ácido fosfoglicérico a aldehído fosfoglicérico, permitiendo así que el agua se ionice y se descomponga en oxígeno y radicales OH-. Es importante que examinen detenidamente este proceso, en esa última descomposición, el oxígeno pasa a la atmósfera y el OH- pierde electrones para formar agua y en su trayectoria suministra energía para fijar un grupo fosfato al ácido di fosfoglicérico (ADPG) y formar el ácido trifosfoglicérico (ATPG).

Esto se realiza en presencia de la luz solar y mediante ella se transforma la energía lumínica en energía química. Comparen eso con lo que se diga de la rodopsina y su plastoquinona.

No busquen mecanismos electrónicos, éstos los contienen las células y mucho más perfectos de los que se puedan construir, busquen la mejor identificación y utilización de ellos.

Revisen sus conocimientos respecto a los iones Na- y Ka+ y todo lo que se refiere a la teoría iónica de la conducción nerviosa. Hay que tener muy presente la conductancia de la membrana celular a los iones Na- y Ka+ con respecto al potencial de acción con el importante y rápido aumento de la conductancia al sodio y la más tardía y duradera conductancia frente al potasio.

Es lógico que en la Tierra haya la pretensión de poder decir “He sido yo quien podrá curar todas las enfermedades”. Probablemente este sueño está en más de un médico humano, por eso es lógico. Claro está, la lógica es la forma de razonar que se utiliza en la Tierra, nada más que en la Tierra, lógicamente.

Pero no podemos obligar a nadie a pensar de otra forma que no sea su pensamiento. Si todos supieran pensar, todos supieran andar por el camino de la sabiduría y muy ancha tendría que ser esta vía.





Extracto de:
SAO ME HA DICHO…
Coloquio Con Un Ser De Las Estrellas
FUNDACION SAO A.C.

8367 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo