¿Cómo dominas la alquimia?. 1

Varios/Otros


Parte 1: Cambiar las frecuencias del pensamiento


¡Hola! ¡Qué lindo estar aquí! Como siempre.

Esta conversación que tendremos, esta información que tendremos, se identifica como - al menos es el título - "Como dominas la Alquimia", y para responder de alguna manera a esa pregunta se necesita una definición; "Bueno, ¿qué es la alquimia, al fin y al cabo?". Pero me estoy precipitando.

Muchos de ustedes son nuevos, de modo que déjenme decirles hola, estoy feliz de tenerlos aquí. Y si son viejos, no viejos de edad, sino que hace rato que están con nosotros, feliz también de tenerlos aquí.

Hay cambios muy interesantes produciéndose en tu vida y a tu alrededor. Muchos tendrán que ver contigo y cómo te arreglas para navegarlos y navegar los cambios dentro de ti. Algunos de los cambios en tu interior pasan sin ser notados. Simplemente estás cambiando, y uno de los aspectos muy fascinantes de tu cambio, y la razón por la que digo que ni siquiera te das cuenta de ello, es que estás perdiendo la memoria. No me refiero a Alzheimer o demencia, sino simplemente estás perdiendo tus recuerdos, y eso es muy intencional. Estuviste muy de acuerdo con esto, de hecho muy entusiasmado con esto como ser espiritual, pero como consciencia que está jugando en un cuerpo físico estás generalmente inconsciente de estar inconsciente, y hablaremos un poco más de eso en un momento, pero en gran medida hemos estado jugando - y hablo por muchos de ustedes en Mastering Alchemy - hemos estado jugando en una experiencia que consideramos la única experiencia, 3D, lo que llaman tercera dimensión, y en gran medida la mente racio
nal y cómo navegamos el mundo, y todas las historias que nos contaron, y lo que se supone que debemos hacer, está construido mayormente por lo que está fuera de ti.

De hecho, la historia que consideras tu historia, cuando empiezas a jugar en el dominio de la alquimia, y miras a las configuraciones de esto, empiezas a descubrir que tu historia, lo que crees que es tu historia, quién eres, en gran medida ni siquiera es tu historia. Lo que queremos decir es que tú has aceptado la historia de otro. El papá/mamá/maestra/sacerdote te ha dicho: esta es la verdad; así es como funciona. Y en esta casa, en esta clase, en esta religión, en esta nacionalidad, en esta cultura, esto es la verdad.

De modo que si te detienes un momento y solo consigues mirar todas las historias que te han dado, y si pararas ese contexto y dijeras ¿cuánto de esta historia es realmente mía? ¿Y cuánto de esta historia la he estado siguiendo llevado de mi nariz moviéndome por el tiempo y el espacio? Si te detuvieras y realmente consideraras esto, te asombrarías de cuán poco de ese viaje que hemos estado haciendo es nuestra propia historia.

Ahora bien, estamos de acuerdo con una parte de eso, con la creación de esa historia, y luego si se la lleva a un lugar espiritual la gente pregunta si entró en un cuerpo para hacer todas estas cosas. Sí, todo eso es verdad. Sin embargo, ¿cómo se ha desarrollado esa historia para ti hasta ahora? Otra vez, lo que quiero decir es: entré en este cuerpo para hacer todas estas cosas como un ser creador, deseando realmente disfrutarlo, crear, divertirme, hacer que sucedan cosas, aprender, entender cómo funcionan las cosas. Pero cuando empezamos a jugar según la historia del mundo a nuestro alrededor, te están contando solo la historia que a ellos les contaron y también identificando con el entorno de la época en que jugamos, principios del siglo veinte, mediados del siglo veinte, fines del siglo veinte, llegando al 2000, cada uno de esos contínuums de espacio-tiempo presentan una historia diferente. Ustedes podrían decir, más sofisticado, pero tal vez no eso, sino más complicado, sin embargo una historia.

Entonces cuando digo que están perdiendo sus recuerdos, la mayoría de esos recuerdos que están perdiendo no son sus recuerdos. Son cosas que ustedes pasaron a través del espacio-tiempo, en las que se engancharon, pero en gran medida si era una experiencia disfrutable es algo que se guarda y está disponible para acceder, recordar, participar. Lo raro es que cuando le pido a la gente que me cuente cosas que pasaron en su vida, les resulta difícil recordarlas. Pero si digo cuéntame sobre los desastres, cuando estabas en líos, cuando te copiaste en un examen y te pillaron, cuando robaste una golosina, cuando te insultaron, vaya si los recuerdan bien. E incluso en ese aspecto, tales experiencias, esos recuerdos, han sido claramente clasificados en el contexto de "no estoy bien", y han recibido atención, y has decidido "esto no me gusta, no se siente bien, no quiero enfrentarme con esto, no sé cómo resolverlo, de modo que lo pondré en esta pequeña caja llamada negación y no le prestaré ninguna atención.

"Aunque todavía reclama tu atención. Entonces en ese contexto hacemos algo más: tomamos esa cajita de negación y la metemos en nuestra mochila y hacemos un trato con ella: si nunca sales otra vez a la luz del día, yo me aseguraré de no ir cerca del lugar de donde viniste. Eso significa: no hablaré con la gente que me avergonzó en aquel momento - porque todavía lo llevo conmigo. No los visitaré otra vez, no les hablaré, no les prestaré atención, si solo te quedas dentro de la mochila y no saltas fuera de la caja. ¿Alguien conoce ese espacio?

De modo que suceden dos cosas; dos aspectos de tus recuerdos se están perdiendo. Un aspecto es que mucho de lo pusiste en esa mochila - aunque te aterrorice mirarlo, "no sé por qué está aquí, no me gustó la primera vez, no quiero verlo de nuevo" - mucho de eso, cuando lo miras desde un punto de referencia diferente, no te pertenece; inclusive los bochornos no necesariamente te corresponden. Lo que principalmente no te pertenece son todas esas declaraciones a las que te aferraste, que dicen "no estoy bien". Ese mamá/papá/maestra/sacerdote, tu mejor amigo, la gente en tu vida a la que no le gustabas, ellos son muy capaces de decir "¿Qué pasa contigo, por qué no eres inteligente, cómo que no haces las cosas bien? Nunca tendrás éxito, no eres una persona inteligente," etc. Nos aferramos fuertemente a todo eso, y luego básicamente hacemos una pregunta muy tonta pero muy lógica de hacer, "¿qué anda mal conmigo, qué hice, por qué no les gusto?".

De modo que ustedes llevan un montón de eso en su mochila. Esto empieza a responder la pregunta de qué es la alquimia.

Pero en este momento, a medida que este cambio en la consciencia se está acelerando mucho, en especial desde junio de este año (2019) van a descubrir que muchos de los recuerdos a los que están aferrados simplemente se neutralizan. Porque las vibraciones que guardan no son suyas, al empezar a estar más conscientes de su inconsciencia, por el modo en que la luz empieza a entrar en su percepción conciente, ustedes empiezan a olvidar mucho de lo que metieron en esa mochila. También empiezan a descubrir que si quieren hablar de su historia, cada vez tienen menos historia de qué hablar. Podrían decir, "A medida que pasan los años me olvido de lo que hice a los doce." Bueno, eso también es cierto, pero mucho de eso tampoco tenía que ver con ustedes, si pasaban por un espacio y tuvieron un suceso que realmente no agregaba nada a su propósito en esta vida, y se ha disipado a medida que avanzaron.

De modo que están perdiendo un montón de su memoria. Les diré que eso es todo un logro tremendo de su parte; puede sonar raro, pero es que empiezan a sacar el ruido fuera de su espacio. Una cosa que le pasa a mucha gente que observamos es que no saben con qué reemplazarlo, de modo que hay una sensación de soledad, una sensación de desconexión, una sensación de aburrimiento, de "no sé qué hacer". Y en el contexto de la tercera dimensión, cada vez más su punto de atención en el pasado, o en evitarlo, está desapareciendo. Y realmente se están relajando más en su cuerpo, menos tensos en el cuerpo, menos ansiedad, por un lado, pero a medida que empieza esa comodidad, hay una nueva ansiedad que dice "no sé qué hacer". De modo que estamos teniendo un conjunto de experiencias muy interesantes en este espacio.

Y entonces, ¿qué tiene que ver eso con la alquimia? Empecemos por definir la alquimia en el contexto que los Maestros Ascendidos, Arcángeles, Señores de la Luz, definen la alquimia. La alquimia es simplemente una manera de vivir que existe en las dimensiones más elevadas. Simplemente eso; es como funciona todo, en completa facilidad, sin esfuerzo, es un flujo. Estos Grandes Maestros en el pasado, han trocado el plomo en oro. La alquimia no es cambiar el plomo en oro; cambiar el plomo en oro es un subproducto de un estado de ser. Cuando se empieza a jugar en esa forma de vivir, - aquí definiré forma de vivir en el sentido de algo llamado quinta dimensión.

En la quinta dimensión, el miedo, la ansiedad, los celos, la ira, el enojo, no existen. La quinta dimensión también está muy disponible aquí mismo, justo donde estás sentado, sin esfuerzo, aquí mismo. Ahora mismo, quinta dimensión. ¿Y cómo se entra a este espacio de quinta dimensión, con bienestar, respeto, dignidad, bondad, risas, gratitud? No es cosa difícil de hacer, pero es alquimia, una forma de vivir, un flujo dentro de la alquimia.

La definición dada en el comienzo de Mastering Alchemy fue: alterar las frecuencias del pensamiento, cambiar los armónicos de la materia, y aplicar muchos elementos del amor para crear el resultado deseado. Realmente muy simple. Todo es simple respecto a la alquimia; sin embargo no es fácil. Y la única razón por la que no es fácil - y esto es algo que uno de los Maestros Ascendidos, el Maestro Kuthumi me dijo hace muchísimo tiempo, la parte más difícil del viaje en que están todos es pasar de la tercera dimensión a la quinta dimensión. Después de eso, todo es simple. Sencillo, fácil, fluye, no hay esfuerzo ninguno en crear lo que deseen.

Pero estamos en ese punto de jugar de la tercera a la quinta dimensión, de modo que no necesariamente es fácil. De modo que en estos tres meses próximos, hablemos de estos aspectos de dominar la alquimia: alterar las frecuencias del pensamiento, cambiar los armónicos de la materia, y aplicar los elementos del amor. ¡Realmente simple - pero no fácil!

De modo que este primer aspecto es cambiar las frecuencias del pensamiento. Una cosa que hemos hecho es aceptar las opiniones del mundo externo sobre quiénes somos. (No estás bien, no eres merecedor, etc.). También hemos aceptado las definiciones de ese mundo externo sobre cómo jugar el juego. Eso debiera ser muy claro para casi cualquiera. ¿Alguna vez miraron a un bebé nuevito? De un mes, dos, tres meses. Alegre, miras a sus ojos y puedes ver al Creador. Absolutamente presente, en especial estos niños de hoy en día. Pero luego los miras al año, dos años, cinco años, ese brillo no existe de la misma manera - si es que existe. Lo que sucede es que ese ser entra en una forma tridimensional de un cuerpo físico y... sencillamente él sabe de dónde vino; solo sabe de dónde vino. Porque en esas dimensiones más altas este juego no existe, este juego tridimensional que jugamos. Sencillamente no existe; no hay ira, no hay resentimiento, ni miedo, ni celos, ni furia.

Y más específicamente tú creas todo por tu propio deseo, no por lo que mamá/papá/maestra/sacerdote te dijeron que era la verdad.

De modo que tomen una respiración, recuéstense en su asiento un poco, porque empezaremos a ver cómo cambiar las frecuencias del pensamiento. No sostengan su atención en "no sé qué hacer, se espera que yo haga algo y no sé qué hacer". Debieras tener la información, y ellos allá afuera te dicen que digas "no sé qué hacer". En ese contexto, en esa vibración, tu pensamiento se hace bastante pesado. Y si uno sostiene su punto de atención en "no sé qué hacer" bajo cualquier forma en que lo haga, la capacidad de descubrir qué hacer, la capacidad de descubrir la alegría de crear, la capacidad de descubrir el entusiasmo por explorar, no tiene permiso. Verdaderamente así de simple: "no tengo permiso; si no lo hago a su manera, si no sigo las reglas, si no me siento en la silla adecuada, si no uso el lápiz adecuado, si no leo el libro correcto, si no tengo la pasión para lo que me están diciendo, realmente quiero ir a otra cosa que me entusiasma pero no tengo permiso porque ellos así lo dicen." ¿Alguien conoce ese lugar?

De modo que en este proceso de dominar la alquimia, el cambiar las frecuencias del pensamiento se convierte en una enorme percepción de la consciencia. Si lo piensan de modo muy simple, ¿saben cómo se sienten la ira, el resentimiento, los celos, la depresión? En eso hay mucho movimiento. ¿Hay algo de alegría, de entusiasmo, en todo eso? ¿Es una manera divertida de sentirse? En esas energías, ¿eres creativo? ¿Hay permiso, cuando tu atención se sostiene en "no estoy bien" a tales niveles? La energía del pensamiento, en el espacio de tratar de entusiasmarse cuando uno está deprimido, simplemente no existe, porque pongo más atención en estar deprimido que en estar feliz y en ser quien soy. Tomen otra respiración.

Cuando juegan en este espacio de la alquimia, el dominio de la alquimia es cómo se hace esto, cómo se crea esta plataforma de bienestar; cómo se maneja uno para sostener el bienestar, como se consigue tener una sensación de permiso, de certidumbre, de veteranía, de capacidad, de modo que cuando ellos (papá/mamá/maestra/sacerdote) digan "esta es la verdad" tú tengas la capacidad para decir "Bueno, ¡gracias! Muy amable, te agradezco. Sin embargo voy a ir para allá y jugar allá. Muchas gracias." ¿Alguna vez has reconocido tu propio permiso? cuando sonríes a alguien con certidumbre, dueño de ti mismo, y dices "Muchas gracias; sin embargo voy a seguir por este camino." Verás, al crecer, en cuanto a tu capacidad para seguir tu propio camino, muchas veces la formación fue afortunada, papá/mamá/maestra/sacerdote te dieron mucho permiso y aliento y espacio para jugar, pero ese no es el caso para la mayoría de las personas en el planeta.

Su historia es: sigue estas reglas, haces lo que te digo, pagas tus impuestos, o tendrás consecuencias. Haz esto. Cuando eres bondadoso, irás por una posición inferior, sabes, con capacidad de ser más grande, eres menor.

Esas son energías que han sido impuestas, en gran medida, que se nos presentan y nosotros decimos "está bien, supongo que eso es lo que debo hacer". ¿Alguna vez te has puesto una camisa demasiado chica y luego la usaste porque eso era lo que debías hacer? Zapatos que no te van del todo bien, pero son los que tienes. Toma otra respiración, porque no estamos simplemente hablando; estamos haciendo algo.

Entonces, ¿cómo salgo de esta caja, esta caja tridimensional, esta percepción conciente, esta sensación de estar haciendo lo que me dicen que haga? Todo el tiempo, según una estructura de otros. Recuéstate en su asiento, toma una respiración, y juguemos un poquito. Porque cuando reconozcas qué diferente es la vibración, conscientemente... Oh, las usas todo el tiempo, te las chocas todo el tiempo, entras y sales todo el tiempo. En gran medida no estoy eligiendo conscientemente crear un marco de referencia que empiece a ser una plataforma que me permita sentirme realmente bien conmigo y crear una sensación de permiso para poder explorar lo que yo quiera versus lo que se supone que haga.

Esta plataforma funciona mucho en un aspecto del tiempo y solo en un aspecto de tiempo, que es el tiempo presente. No es lo que pasó en tu pasado, no es lo que pasará un día en tu futuro, y no es un futuro predeterminado por un pasado. Es este momento aquí mismo, ahora mismo. ¿Cómo eliges? ¿Cómo te gustaría experimentarte a ti mismo justo ahora? Porque este ahora es el único tiempo que realmente tienes; no hay pasado y no hay futuro, no existen. Lo único que existe, y has oído esto de muchos grandes maestros que siempre han hablado de esto, lo único que existe es el ahora. Existes justo ahora - un momento, ese ahora acaba de deslizarse hacia el pasado. Habrá otro llegando en seguida, aquí está, ahora. Pero ya se deslizó al pasado. De modo que este ahora de tiempo presente es el único tiempo en que existes. El único lugar en que tú creas es este momento del ahora.

De modo que puedes empezar a poner tu atención en este momento, justo ahora. Aquí es donde cambias todo. Aquí empiezas a encontrar la facilidad, el flujo, este estado de ser de más alta dimensión, la alquimia. Es un espacio donde empiezas a hacer cambios realmente enormes, porque en este espacio hay algo del momento del ahora, hay una transformación masiva que está disponible pero solo sucede ahora. Y esa transformación es una creencia, un entendimiento, un concepto que conoces íntimamente, pero si lo vivieras íntimamente interrumpirías las vidas de mucha gente, su manera de vivir sus vidas. Si vivieras tu vida en el ahora, feliz, entusiasta, creativo, apasionado, estarías interfiriendo con el papá/mamá/maestra/sacerdote de algún modo; entonces tú interfieres con este "así es como es" externo, supuesto.

Verás: en este momento del tiempo presente, en este lugar donde tienes la percepción de ti mismo, dueño de ti mismo, este es quien yo soy, gracia, felicidad, certidumbre, capacidad, sentido de tu propia presencia, en este espacio alteras las frecuencias del pensamiento. "Me gusto" es el resultado. Pero ¿qué es más valioso incluso que eso? Porque eso es el punto de inicio. A medida que empiezas a gustar de ti mismo, y tener esa sensación de certidumbre, empiezas a descubrir que mucho del magnetismo de "se supone que debo" ¡empieza a desaparecer! Empiezas a tener conjuntos de opciones que aparecen para ti, que se hacen accesibles, "puedo hacer las cosas por mí mismo".

En ese espacio, a medida que empiezas a dominarlo, lo que primero empieza a suceder es que lo que se supone que suceda simplemente desaparece. Empiezas a perder tu compromiso con gente que frecuentas y que simplemente creen "así es como se supone que sea". No necesariamente creativos, espontáneos, divertidos, entusiastas; simplemente son como todos los demás. Y entonces nosotros encajamos ahí, nos adaptamos, y seguimos desde ese espacio. Ahora tomen otra respiración; algunos empiezan a bostezar. Bostezar es una gran cosa, porque lo que estamos haciendo es señalar el lugar donde la energía está atascada en el cuerpo, y el bostezo es la manera del cuerpo de soltarla - mucho de lo que estoy señalando aquí.

Pero cuando te das cuenta de que hay una sensación de quién eres, y eso se siente bien y da permiso, en ese espacio hay una curiosidad y una alegría y no se necesitan disculpas y no se ofende a nadie en el proceso. "Este soy yo", empieza a estar muy disponible. Una cosa que no se reconoce mucho, porque para reconocerla tienes que estar en ese momento de ahora, es que al aquietarte mucho, al darte a ti mismo, al tener para ti mismo, elevas las frecuencias del pensamiento, las alteras. Ocurrirá una transformación importante. A medida que el ruido se va yendo, todos los "debiera", todas las políticas externas, las preocupaciones por el dinero, por las guerras, y todo eso que realmente tiene muy, muy poco que ver contigo, la transformación empieza a ser que, en lugar de tener que ir a pedir permiso, aprobación, un trabajo al mundo externo, todas las cosas vienen a ti.

Ahora bien, esto no es una metáfora; es una transformación en las frecuencias del pensamiento; es la manera en que sostienes tu sistema de creencia, cómo creas tu verdad. No lo que otro dijo "esta es la verdad". Puede serlo para el otro, pero puede no serlo para ti, "pero es mi mejor amigo, tengo que creer lo que él cree, para poder frecuentarnos." No es así como funciona - pero es como funciona en 3D. "No quiero ofender a nadie, entonces consiento. Estoy de acuerdo en eso. Creo que aquella gente tal vez sea mala, porque eso dijo mi amigo." Pero ¿es esa tu verdad?

Toma una respiración, y nuevamente recuéstate en tu asiento. Por favor, quédate aquí mismo, ahora mismo, en este momento. Y más o menos relajado; no hay trabajo, no hay esfuerzo. Es ridículamente simple.

Y aquí entra la mente racional; "sí pero... ¿y qué pasa con...?, ¿y lo estoy haciendo bien?" Si estás sentado, relajado en tu asiento, difícil hacerlo mal. Simple; toma conciencia de tres inhalaciones y tres exhalaciones, y obsérvalas. Observa la inhalación, siéntela, expande el pecho, el abdomen, y exhala, tres veces. Haz eso otra vez, tres veces, y toma conciencia de ti mismo y de estar en tiempo presente, contando tres respiraciones hacia adentro y hacia afuera. Simple. Estoy conciente.

Ahora lo cambiamos. Lo haces otra vez, pero cierras los ojos, y pones tu atención en las mismas tres respiraciones, dándote cuenta de las expansiones y las contracciones. Tres veces.

Y por último, tres respiraciones más y toma conciencia de estar en tiempo presente a medida que el pecho se expande y luego se contrae. "Aquí estoy, sentado en mi asiento, estoy en tiempo presente, solo observando la respiración." Y permite que las respiraciones continúen, y con los ojos cerrados toma conciencia de ti mismo sentado en tu asiento. Nada más importa. Simplemente sentado en este asiento. Quieto, en tiempo presente. Aquí, tiempo presente simplemente significa "aquí estoy". No estoy en el desayuno de esta mañana ni en la cena de esta noche; estoy aquí mismo.

Interesante; este pequeño ejercicio, si lo haces antes de tu meditación, ahora mismo, tiempo presente, meditación, superarás veinte minutos de ruido que te retrasaban llegar a un buen espacio. Verás, ese ruido antes de la meditación siempre está allí; nosotros no estamos. Estamos demasiado ocupados en el pasado y en el futuro. Cuando entras en el ahora mismo, ya no hay ruido de pasado y futuro.

Roxane me está diciendo que recién los perdimos, se interrumpió. Veamos qué podemos hacer, generalmente vuelve rápido. Disculpen esta interrupción. Volvamos a donde estábamos.

Estamos aquí mismo, en tiempo presente, aprovechemos eso. ¿Sabes que recién te moviste fuera del tiempo presente? ¿Qué pasó, lo perdimos, algo anda mal? Y eso es lo que pasa; me moví, salí del tiempo presente, empecé a pensar. Veamos si puedes permitirte, lo haremos muy simple, tres respiraciones. Estoy aquí mismo, tú estás aquí mismo.

Y luego nota ese espacio. Un segundo atrás yo estaba haciendo preguntas, yo notaba una disrupción, pero aquí estoy. En este espacio, por favor quédate aquí pero mira a tu pasado - no vayas al pasado, solo míralo - y recuerda algún momento en que eras feliz. Un momento que te hizo sonreír, o algo que te hizo reír. Un agradecimiento por algo bueno; encuentra algo así. Tiempo; tiempo pasado. Y entonces recuerda cómo se sentía eso, crea esa sensación otra vez. Y aquí mismo, siéntete feliz, sonríe, diviértete. Pon toda tu atención en esa experiencia del pasado y siente ese sentimiento. No necesitas que esa experiencia pasada esté aquí, sino solo mirar lo que era, la recuerdas, pero aquí mismo siéntela. "Me reí tanto que casi me caigo", "Disfruté de la belleza de ese momento", "Fue la historia más graciosa que haya oído". Siente ese recuerdo, ve el recuerdo, siente el recuerdo. Siente la risa y la alegría. Ves la imagen otra vez y, oh eso fue gracioso, eso fue hermoso, oh realmente lo disfruté, fue tan agradable.

Siente ese sentimiento. Siéntelo un poco más. Y luego suelta el recuerdo, la imagen, pero siente el sentimiento.

Ahora bien, hay algo muy significativo en esto. Solo sientes un sentimiento en tiempo presente - no puedes sentir un sentimiento en el pasado; el sentimiento solo ocurre ahora. Sostén tu atención en ese sentimiento feliz. Nótalo; toma conciencia de este sentimiento. No es solo pasar por eso "oh, eso estuvo bien"; es estar feliz. Porque "feliz" solo ocurre en el momento presente y porque tú tienes una experiencia de "feliz", la capacidad para crear este sentimiento es similar a poner el dedo en la tecla de un piano electrónico y el sonido simplemente ocurre mientras tú sostienes el dedo en la tecla. "Feliz" es algo que, si sostienes tu atención en "feliz" en el momento presente, no se va. Pero en cierto modo me estoy adelantando, porque eso sería demasiado simple. Sin embargo, en tiempo presente, alterar las frecuencias de tu pensamiento es algo que se hace estando consciente de dónde sostienes tu punto de atención.

"Oh, me gustaría estar feliz, pero, sabes, debo el alquiler." "Realmente me gustaría estar así feliz todo el tiempo, esto que dices está muy bueno, pero mi trabajo es horrible" "Tengo problemas en mis relaciones" "No sé cómo pagar la universidad para mis hijos, oh, me gustaría estar feliz"

Siéntete feliz, porque aquí mismo, justo ahora, donde estás sentado, el pago de la universidad no es importante para ti. Oh, es una circunstancia, pero aquí mismo no es en eso que pones tu atención por el momento. Feliz.

Ahora les voy a pedir que se alejen de "feliz" y regresen en unos momentos. De modo que anótense, una nota mental que dice cómo se siente estar feliz, es lindo. Y luego encuentren la sensación de "neutral". "Neutral" es un gran espacio; crea un enorme permiso. Neutral es donde en el auto pisas el acelerador, hace mucho ruido, pero nada arranca. Solo quédate en neutral. Aquí neutral es, "sí, tengo problemas con el alquiler, con mi relación, con el dinero, con el trabajo, pero en este lugar aquí mismo no tengo problema." Habrá un momento futuro para atenderlos, son reales, pero no están aquí mismo, en este punto de atención; solo estás en neutral. Ahora bien, si juegas en esto, mucho sucede.

Como la emoción solo ocurre en el momento presente, toma una respiración y siéntete feliz de nuevo. Haz de esto un juego. Tienes la experiencia de "feliz", recién hiciste muy consciente ese "feliz", y luego vuelve a "neutral".

Muchos de ustedes están en el programa de Mastering Alchemy, y esto sería el primer día de trabajo. ¿Pueden hacerlo, de todos modos? ¿Pueden dominar esto de estar en "neutral"? Luego, siéntanse "felices" una vez más. Y luego "neutral".

Tan simple como parece, están colocando la atención en el tiempo presente, en crear una nueva plataforma para básicamente reacondicionar cómo ven al mundo en tiempo presente. Sin ansiedad, sin depresión, sin miedo, sin resentimiento. "Sí, todavía tengo problemas para atender, pero ahora mismo, una plataforma me permite mirar a esas circunstancias, problemas, de manera muy distinta de como las he mirado en el pasado.

Les hago una pregunta sencilla, o una observación. Hay un concepto que dice que si siempre hacen lo que siempre hicieron, siempre obtendrán los mismos resultados. Entonces, ¿les gustaría encontrar un punto de atención diferente, en una frecuencia distinta de pensamiento, que permita un resultado diferente de lo que siempre se ha creado desde lo que "ellos" me dijeron que debía hacer cuando sucedían estas cosas?

Ahora otra respiración, y otra vez, encuéntrense en "neutral". Vamos a moverlo en otra dirección. Hacemos la pregunta, respóndanse a sí mismos: ¿Alguna vez has estado seguro, en certeza? ¿Sabes cómo es estar en lo cierto? ¿Sabes qué es la certeza? ¿Eres capaz de estar seguro? Ahora bien, la respuesta viene de la mente racional: "Oh, sí, yo sé lo que es. He estado en lo cierto muchas veces en mi vida". Pero ahora haz algo diferente. Estamos construyendo esta plataforma que tiene que ver contigo, no con lo que opina la mente racional. Toma una respiración y permite al cuerpo sentirse seguro, en lo cierto. ¿Cuál es esa palabra, ese tono de sonido, esa vibración, cómo se siente en el cuerpo? Simplemente toma una respiración y siéntete seguro. Tal vez una respiración más profunda, los hombros van hacia atrás, las manos bajan hacia las caderas, te enderezas en el asiento... Como estando más alerta en tu percepción conciente, y entonces siéntete seguro, como sentimiento.

Déjame hacerte una pregunta tonta: ¿estás seguro de poder atar los cordones de tus zapatos? Contesta esa pregunta como sentimiento; ¿hay alguna duda? Estoy seguro, tengo la sensación de estar seguro de eso, capaz de atarme los zapatos. Capaz de ponerme las medias. Capaz de ponerme las medias cien veces y siempre hacerlo correctamente, en un momento. Oh, sí, estoy seguro. Lo ves, una sencilla pregunta permite un dominio de la vibración. No una pregunta complicada, que la mente racional diga que no está segura. Sencilla. Ahora, vuelve de nuevo a "neutral".

"Seguro" todavía está disponible; "feliz" está disponible, tú los has dominado, los has experimentado, sientes que puedes llamarlos y puedes llevar tu atención a esos sentimientos. Eres capaz de hacer eso. Capaz, qué palabra interesante. Desde "neutral" encuentra el sentimiento de "capaz". Lo conservamos simple, la pregunta es ¿eres capaz de atarte los zapatos? Siéntete capaz, porque aunque parece simple, es muy probablemente una vibración, una forma de pensamiento, una frecuencia de pensamiento que conoces intelectualmente pero que no necesariamente la pasas por el cuerpo en tiempo presente. ¿Hay algo que eres capaz de hacer? Ponlo en un ejemplo común, ¿eres capaz de llenar de agua un vaso? ¿Pregunta tonta? Sencilla. ¿Cuál fue la respuesta? Con certeza "soy capaz" ¿Estás seguro? "¡Sí!" ¿Alguna duda de que eres capaz de llenar el vaso con agua? "¡No! Soy capaz de hacer eso". Ahora, ten la sensación de ser capaz, el sentimiento, y agrega la certeza.

Siéntete seguro de ser capaz de llenar el vaso de agua. Ya sé; simple. Simple. Hay en el cuerpo una certeza respecto a tu capacidad de crear. Soy capaz. Verás; nadie puede quitarte eso. Nadie jamás te lo quitó. Lo único que hicieron fue distraer tu atención de eso hacia algo que tal vez ni siquiera te interesaba, una historia diferente.

Ahora otra vez, nota "capaz", y nota "seguro", y siéntete capaz y seguro. Y luego forma un triángulo y siéntete "feliz". Feliz, seguro, capaz. Esas vibraciones forman un triángulo; son tres, y el triángulo es la geometría más fuerte, la geometría fundacional de la creación. Tres.

Siéntelo, juega con él. Soy capaz, estoy seguro, puedo llenar un vaso de agua. Estoy feliz. Hazlo muy simple. Siéntate en medio de eso, siéntelo. Y nota que estás en tiempo presente; no estás pensando en el desayuno ni en la cena; "aquí estoy".

Otra respiración. Aquí estoy. Gran concepto, gran vibración. Ten sensación de tu presencia. Estoy aquí, soy capaz, seguro de ser capaz, feliz de ser capaz y seguro. Hazlo simple y siéntelo en tiempo presente. Siéntelo, porque el sentimiento es de tiempo presente, y siéntete neutral, pero sigue sintiéndote seguro, capaz, feliz, complacido contigo mismo, pero neutral. Neutral es cuando la mente racional no está pensando, no está enganchada, solo está conciente. Tiene posibilidad, pero no está enganchada. Muy simple. Permite que el "me gusto" se deslice aquí. Pero aquí está ese sentido de presencia. Toma una respiración y permite a este sentido de presencia que esté muy... presente: ¡aquí estoy! En este sentido de presencia otra vibración, otra frecuencia de pensamiento, puede ingresar. De modo que otra vez conciente, en neutral, feliz, capaz (puedo llenar el vaso de agua), sentado aquí estoy seguro, en lo cierto, y estoy feliz. Y estoy presente.

Pero hay otra vibración llamada veteranía, titularidad, ser la autoridad en tu espacio. Este es quién soy. Autoridad, veteranía. No es ser viejo, es sencillamente "este soy yo". Ten la sensación de ser la autoridad en tu espacio, eres el que está a cargo de ti.

Esto es muy interesante, porque muchos van a decir "no puedo hacer eso". Lo que están diciendo es "nunca nadie me dio permiso para amarme a mí mismo, para disfrutar de mí mismo, para ser capaz dentro de mí. Ellos no me dijeron que yo podía hacer eso".

Siente esa sensación de ser autoridad, esta presencia de "este soy yo", porque de eso se trata ese "yo soy"; este es quien yo soy. Seguro, capaz, feliz.

Verán, aquí palabras como "misericordioso" empiezan a cobrar vida, a no ser solo un concepto. Construimos una plataforma: este es quien yo soy. Me gusto. Hazlo simple, sí, todavía está el alquiler, mis relaciones, el problema de la escuela de mi hijo, el de mi trabajo, Pero aquí, aquí mismo, no tienes un trabajo, aquí no tienes una relación. Construir esta plataforma permite una capacidad para manejar esos problemas, esas circunstancias, empieza a instalar una capacidad que no había estado disponible; oportunidad, posibilidad, ver nuevas probabilidades, nuevas circunstancias que empiezan a estar accesibles. Cuando la frecuencia del pensamiento no se ilumina, la ansiedad, la depresión, son demasiado pesadas y nada se logra. Otra respiración.

Luego my específicamente, siéntete seguro, en lo cierto, simplemente la vibración de certeza, y me gusta esto, me gusto, con certeza; tengo permiso para estar en lo cierto. Empiezan a suceder muchas cosas, porque cuando te das a ti mismo de este modo, el aspecto del Yo Superior participa mucho, porque este sí eres tú, y no una historia que llevas puesta. Seguro. Toma una respiración y permite que se amplifique: estoy realmente seguro. Incluso puedo llenar un gran vaso de agua, estoy muy seguro. ¿Eres capaz de levantar ese gran vaso de agua? Digo, realmente; podría ser un desafío. Estoy seguro, puedo levantar el vaso. ¿Estás seguro? ¡Sí! Estoy seguro de eso.

Siente estas palabras, que en términos reales no son palabras, son vibraciones de sonido, llevan una alineación vibratoria. ¿Cómo se sienten la ira, los celos, el resentimiento, el miedo, versus capaz, seguro, feliz, misericordia, gratitud, aprecio? No hay aristas en los sentimientos; las aristas están en las emociones. ¿Qué eliges?

La alteración de las frecuencias de pensamiento ocurre en tiempo presente. Cuando sostienes tu atención en preocuparte por una culpa, soy inadecuado, no estoy bien, esas empiezan a ser estructuras de creencia que se vuelven hábitos, y los hábitos se vuelven repeticiones y patrones inconscientes. Siguen y siguen rodando hasta que tú los interrumpas. La interrupción sucede en tiempo presente. Pasas a menudo por el tiempo presente, pero ¿te das cuenta, eres capaz de reconocer si puedes ser lo bastante consciente para permanecer en tiempo presente? Estoy observando desde el tiempo presente lo que dice la gente en mi trabajo; no estoy enganchando en la emoción, estoy en neutral, observando esto para elegir lo que me gustaría elegir. No para elegir lo que se supone que elija porque ellos lo dijeron.

Otra respiración, y elige una de estas palabras, uno de estos sonidos: capaz, seguro, feliz, misericordioso, autoridad, este es quien soy, reconozco mi presencia. Simplemente elige una, y tráela a la percepción conciente en tiempo presente: me doy cuenta de este sentimiento, esta vibración de pensamiento. Es ligera, fluye, no tiene aristas. Y en este sentimiento, gusta de ti mismo: estoy dándome a mí, estoy conciente de la herramienta, una plataforma de vibración para empezar a elegir de modo diferente.

Sostén este sentimiento, y toma tres respiraciones, y en tiempo presente observa las respiraciones desde la palabra en que estás vibrando.

Y luego tres respiraciones más y toma conciencia de estar conciente de la palabra de respirar en tiempo presente. Estoy prestando atención a mí mismo en esta palabra, estoy dándome a mí.

Ahora, puedes tomar una decisión - si es una decisión que te gustaría - de "voy a asumir esta palabra, la voy a hacer consciente en mí. Y me voy a caer fuera de ella, pero cuando reconozca que no estoy siendo esta palabra, voy a tomar una respiración y ser esta palabra. Voy a crear un nuevo patrón de hábitos, como ser creador que está seguro de lo que quiero tener para mí. Estoy dándome a mí." ¡Muy simple! No necesitas contarle a nadie, no hay nadie escuchándonos, yo no cuento, de modo que se trata de ti. Pero aquí mismo, asume esa palabra, esa vibración, gusta de ti mismo, y luego simplemente permanece en la vibración. Respira abriendo los ojos; no veas nada, ojos fuera de foco, haz la respiración sintiendo la certeza o cualquiera sea la palabra, y luego gusta de ti mismo y siéntete completo. Simplemente permite que esto esté completo; no terminado, solo completo. Sigue siendo esta vibración, por el momento solo estaremos completos con la creación de esta alteración de la frecuencia del pensamiento.

Mueve los dedos de los pies, los de las manos, la nariz, sé esa palabra. Detengámonos aquí; me interesa lo que hayan experimentado, sus preguntas, y les pediré que a través de las preguntas y las respuestas, simplemente les preguntaré si son esa palabra. Noten si se caen de ella, si se olvidan en seguida, no se auto-castiguen, eso es la clave de toda esta experiencia. Cuando se descubran fuera de donde quieren estar, por favor no digan "oh, qué estúpido, lo hice otra vez, qué hay de malo en mí" porque lo que eso hace es crear un refuerzo del hábito viejo, y lo traen a la consciencia. Pero si pueden simplemente reconocerlo y "Epa, me salí de ese lugar" y vuelven a él, no es una meditación, ya conocen cómo estar seguros en tiempo presente. Una respiración, y serlo. Nada de qué hablar, ni en qué pensar. Solo decir, estoy seguro, y ocuparse de sus asuntos.

De modo que paso a Roxane para saber cuáles son sus preguntas y cómo han experimentado esto.


Seminario Online - Jim Self
www.masteringalchemy.com
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

826 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo