El agua es más clara, la yerba es más verde.

Varios/Otros


Quang, el Buda dijo una vez que el problema de la vida y la muerte es en sí mismo el problema de la atención mental. Si uno está o no vivo depende de si está o no atento. En el Samyuttaka Nikaya Sutra (47.20) nos cuenta la historia que ocurrió en un pueblo:

Al pueblo acababa de llegar una famosa bailarina, la gente se agolpaba en las calles para verla. En ese momento, un criminal convicto era obligado a cruzar el pueblo llevando un cuenco lleno de aceite hasta el mismo borde. Debía concentrarse al máximo en mantener el cuenco estable porque si una sola gota de aceite saltaba al suelo, el soldado que andaba detrás de él tenía órdenes de desenvainar su espada y cortarle la cabeza.

Habiendo llegado a este punto de la historia Gautama preguntó: “Ahora, hermanos, ¿creéis que nuestro prisionero fue capaz de mantener toda su atención tan enfocada al cuenco de aceite que su mente no se distrajo en echar un rápido vistazo a la famosa bailarina, o levantó los ojos hacia el tropel de gente que armaba tal conmoción en las calles, cualquiera de los cuales podía chocar con él en cualquier momento?

En otra ocasión el Buda contó la siguiente historia (que me hizo ver la suprema importancia de practicar la atención mental por uno mismo, esto es, protegerse y cuidarse a sí mismo, sin preocuparse de la manera en la que los demás lo hagan para ellos, que es un hábito mental que produce resentimiento y ansiedad): el Buda dijo:

“Había una vez una pareja de acróbatas, el maestro era un pobre viudo y el aprendiz una niña; ambos actuaban en la calle para ganarse el pan. Utilizaban una larga vara de bambú.

El maestro la sujetaba en lo alto de la cabeza mientras la niña lentamente trepaba hasta lo alto. Allí se mantenía en equilibrio mientras el maestro continuaba andando.

“Ambos tenían que dedicar toda su atención a mantener el perfecto equilibrio para prevenir cualquier accidente. Un día el maestro le dijo a su pupila: “Escucha, Medakathalika, yo te vigilaré y tú me vigilarás para ayudarnos mutuamente a mantener la concentración y el equilibrio para que no ocurra ningún accidente. De esta manera estaremos seguros de ganar lo suficiente para comer”. Pero la niña era muy sabia y le contestó: “Querido maestro, creo que sería más oportuno decir que cada uno se vigile a sí mismo. Cuidar de uno mismo significa cuidar de ambos. De esta forma estoy segura de que evitaremos accidentes y ganaremos para comer”. El Buda dijo: “La niña habló correctamente”. (Samyuttaka Nikaya Sutra 47.19).

Si en una familia hay un sólo miembro que practica la atención mental, todos los demás podrán hacer; lo mismo gracias a esa persona.

Porque la presencia de un miembro que vive con atención, hará que todos los demás vivan con atención. Si en una clase hay un alumno atento, toda la clase estará influenciada gracias al constante recuerdo de ese alumno. La presencia de tal persona puede ser considerada la presencia del Buda.

En la familia que formamos la Escuela de Juventud, debemos seguir ese mismo principio: no te preocupes de si los que te rodean se están esforzando al máximo. Preocúpate sólo de tu propia honestidad. El hacerlo tú lo mejor que puedas es la forma más segura de recordar a los que rodean que deben hacerlo lo mejor posible. Si queremos ser honestos, debemos practicar la atención mental. No lo dudes, solamente practicando atención mental podremos ver a los demás con la mente abierta y con los ojos llenos de amor.

Yo acababa de ser invitado en el piso de abajo a tomar una taza de té, en el apartamento de una amiga que nos ayuda y que tiene un piano, para humedecer la garganta antes de volver a subir y seguir escribiendo. Cuando Kirsten me sirvió el té, contemplé su pila de trabajo y le dije: “¿Por qué no dejas los formularios del orfanato por un momento y me tocas algo en el piano? Kirsten se sintió contenta de abandonar un momento su trabajo y se sentó al piano para tocar una obra de Chopin que conocía desde que era niña.

Esa pieza tiene algunos movimientos que son suaves y melódicos, pero también otros que son agudos y rápidos. Su perro estaba tumbado debajo de la mesa del té y cuando la música comenzó a excitarse, él comenzó a ladrar y gemir. Comprendí que se sentía incómodo y quería que cesase la música.

El perro de Kirsten es tratado con la dulzura con la que uno trata a un niño pequeño y quizás es mucho más sensible a la música que cualquier niño ordinario. Quizás porque sus orejas recogen ciertas vibraciones inaccesibles al oído humano. Kirsten siguió tocando mientras trataba, al mismo tiempo, de consolar al perro; pero él siguió ladrando y protestando. Ella acabó la pieza y continuó con otra de Mozart que era ligera y armoniosa. Durante esta pieza el perro se tumbó pacíficamente y se mostró tranquilo y contento.

Kirsten cuando acabó se sentó junto a mí y me dijo: “a menudo, cuando toco una pieza de Chopin que es al final más aguda, el perro viene y se agarra a mis pantalones tratando de obligarme a dejar el piano. Algunas veces he tenido que echarle para seguir tocando. Pero si interpreto a Bach o a Mozart, se queda quieto y contento”.

Kirsten había leído en alguna parte que los canadienses ponen sus plantas con Mozart durante la noche. Esas plantas crecen más rápido de lo normal y las flores se inclinan en la dirección en la que suena la música.

Otros pusieron varios fragmentos de Mozart diariamente en los campos de trigo y centeno y pudieron comprobar que en esos campos crecían más rápidamente que en otros.

Cuando Kirsten habló, pensé en las salas de conferencias en las que la gente discute y debate con los demás, en las que las palabras airadas y los reproches van de un lado a otro. Si se ponen las flores en esa habitación, lo más fácil es que dejen de crecer si la irritación sigue flotando por ella día tras día.

Pensé en el jardín de un monje que vive con atención, sus plantas son verdes y frescas, alimentadas con la paz y la alegría que emana de su atención. Uno de los antiguos Maestros dijo: “Cuando nace un Gran Maestro, el agua de los ríos se vuelve clara y las plantas crecen más verdes”.

Antes de comenzar cualquier reunión para estudiar o contrastar nuestro trabajo, deberíamos escuchar música o practicar respiración, ¿No crees, Quang?



Thich Naht Hanh
Extracto de: Como lograr el milagro de vivir despierto.

5858 lecturas

1 Comentario de lectores

10/04/2014

Gracias, así mis plantas están verdes y frondosas y se llenan de flores, y a veces fuera de estación también florecen, porque están llenas de mi amor y las cuido como hijas que son, aún creciendo en un gran balcón, son mis tesoros.Junto a ellas las pequeñas hadas y los duendes también las protegen y en este mundo de amor el milagro de la vida renace cada día, cada momento. Gracias por tan hermoso artículo.Bendiciones
NAMASTE

GLORIA desde Uruguay