El proceso de recepción, transmutación y transmisión...

Varios/Otros


EL PROCESO DE RECEPCIÓN, TRANSMUTACIÓN Y TRANSMISIÓN DE ENERGÍAS EN LOS CUERPOS
EL SERVICIO EN LOS CUERPOS Y PLANOS SUPERIORES
LA EVACUACIÓN HIPNÓTICA INVOLUTIVA
DIMENSIONES EN LAS QUE TRABAJA CADA UNO DE LOS CUERPOS



16/11/1995

La gran diferencia entre vuestro nivel de evolución y el nuestro es que no vivís ni utilizáis conscientemente los diferentes planos de manifestación. El ser encarnado tridimensionalmente tiene una densidad tal, que no puede ni imaginar que existen otros planos, otras realidades o niveles de conciencia. Ese es el gran salto que habréis de dar y que os llevará desde la tercera hacia la cuarta o quinta dimensión, según los seres. Esto ocurrirá, en general, a los seres que logren ser rescatados de alguna u otra forma, en alguno de sus cuerpos.

También entre vosotros se encuentran los que llamáis Maestros, y que son seres que han llegado desde la sexta o séptima dimensión a ayudar al planeta en su paso sutilizador, de forma totalmente consciente y voluntaria. Estos seres volverán a sus dimensiones de origen, renovados y reforzados en Amor y pureza.

Vosotros os encontráis encadenados a la tercera dimensión mediante un cuerpo físico; eso es cierto y sabemos que es una experiencia difícil. Pero en el nivel en el que os encontráis, es preciso tomar mayor conciencia de que ya podéis y debéis trabajar en vuestros otros cuerpos. De hecho, estos cuerpos se encuentran dentro de un Servicio muy activo, y es muy importante tomar consciencia plena de esto.

Además, vuestros cuerpos están transformándose, transmutándose y sutilizándose. Deberéis ser flexibles y dóciles respecto a esto para no crear interferencias y que todo se realice de la manera más armónica posible. Eso es lo que os pedimos, ya que contribuirá en gran medida a vuestro crecimiento.

Tomar consciencia de la globalidad de vuestro ser y de los diferentes procesos y trabajos que se están dando en vuestros cuerpos, es algo de suma importancia en estos momentos y debe contemplarse siempre desde la perspectiva total del planeta, como ser que se encuentra en una etapa crucial en su evolución.

Por lo tanto, los cuerpos experimentan la transmutación, la elevación o la evacuación; cada uno en distinta forma y medida, y en diferentes niveles evolutivos.

CUERPOS INFERIORES
Sutilización a través de la transmutación energética
* Cuerpo físico
* Cuerpo etérico (transmutación genética)
* Cuerpo astral inferior
* Cuerpo mental inferior

AYUDAS EN EL PROCESO
* No interferir con la personalidad
* Fe, entrega y Servicio correcto y útil
* Purificación
* Alineación de los cuerpos (equilibrio energético)

CUERPOS SUPERIORES
* Cuerpo astral en su vibración superior
* Cuerpo mental en su vibración superior
* Cuerpo de luz
* Espíritu
* Mónadas proveen la alimentación de los cambios a través de las energías puras.

CUERPOS SUPERIORES
* Captadores de las energías cósmicas
* Catalizadores de las energías cósmicas


- Mónadas: Preparan el viaje interdimensional hacia la sétima dimensión.

- Espíritu: Anima a los demás cuerpos y sus trabajos evolutivos.

- Cuerpo de luz: Recibe las energías cósmicas, las clasifica y las dirige a los otros cuerpos según las necesidades.

- Cuerpo mental superior: Recibe y transforma energías cósmicas masculinas.

- Cuerpo astral superior: Recibe y transforma energías cósmicas femeninas (TAIKUMA).

A través de la recepción-transmutación-transmisión de energías, el ser trabaja en varios propósitos que son UNO:

1. Transformación y purificación del ser inferior.

2. Elevación de su Ser superior.

3. Recepción-transmisión de energías hacia el planeta y sus seres.

4. Toma de consciencia en la colaboración UNA en el Plan del Padre a nivel cósmico.
- Los cuerpos inferiores trabajan a nivel planetario.
- Los cuerpos superiores trabajan a nivel cósmico:
* Galáctico
* Intergaláctico
* Intrasistémico
* Extrasistémico
* Interdimensional

Es por esto que los cuerpos superiores, en su núcleo central, ya están de camino hacia otras galaxias; hacia la quinta dimensión y algunos incluso hacia la sexta o la séptima.

El viaje del alma, el espíritu o las mónadas no ha de entenderse como un “desplazamiento” hacia algún punto lejano. Esas son especulaciones de la mente. Veamos esto por partes, porque es preciso aclararlo bien:

1. Los cuerpos astral y mental superior están a la vez -al menos- en la cuarta y quinta dimensiones, y de ellas recogen energías, información, Amor y fuerza. Por ejemplo, toda esta información procede de la quinta dimensión, o plano puro o de pureza. Y este plano es el que trabaja con las energías que transforman y elevan. En él ya se están realizando Servicios por los hermanos. La cuarta dimensión es el plano etérico, al que vais mientras vuestro cuerpo físico duerme para realizar trabajos específicos en la transformación del propio ser, en la de otros seres o en la del planeta.

2. El cuerpo de luz o cuerpo puro trabaja desde la quinta hasta la séptima dimensión ya que se encuentra adelantado en evolución. Es el que posibilita la recepción de energías a los demás cuerpos. Este cuerpo es energía cósmica pura y, por eso es susceptible de recibirla e incluso almacenarla y adaptarla para que los cuerpos astral y mental en sus vibraciones superiores puedan actuar a su vez de receptores-transmisores de la energía pura catalizada y armonizada para enviarla allí donde se precise. En vuestro Servicio, recibís energías para la transmutación planetaria y, al armonizaros con ellas para transmitirlas al planeta, el cambio también se produce en vosotros.

3. El espíritu es el que dirige toda la operación en unión a las Jerarquías cósmicas, sobre todo solares en este caso. A él le corresponde supervisar todo el proceso y vigilar para que todo se cumpla como corresponde.

4. Las mónadas son las que ya están de camino hacia su verdadera morada: la quinta, la sexta y la séptima dimensión. Pero quisiéramos que entendiérais algo y es que, el viaje de las mónadas, no es interespacial, sino que es INTERDIMENSIONAL. Es decir, no se trata de que las mónadas se dirijan hacia un punto lejano en el espacio, sino que el “viaje” es un término alusivo al cambio de dimensiones, de conciencia y de energías. Los demás cuerpos, en la mayoría de los seres encarnados en la Tierra, no han sobrepasado la quinta dimensión, a no ser el cuerpo de luz en muy determinadas ocasiones para recoger energías especiales. En cambio, las mónadas se dirigen hacia la séptima dimensión para preparar la morada a los demás cuerpos.

Las mónadas siempre son las pioneras, las primeras en llegar a los niveles más altos de evolución. Y mediante el impulso monádico, los demás cuerpos tienen más fácil el camino a seguir, ya que ha sido recorrido previamente por las propias mónadas. Éstas, al ser mucho más sutiles, pueden actuar más libremente y, por eso se encuentran ya camino a la séptima dimensión. Muchas ya han llegado y cumplen su Servicio al Padre, en alabanza universal.

Así pues, hay que entender que el espacio no es amplio en distancias, pero sí en dimensiones. Si las distintas dimensiones se “aplanan” por la mente en tres solamente, imaginaremos un espacio “largo, ancho y alto”. Pero la realidad es más que eso, porque existe un gran número de dimensiones, de planos y de subplanos; y cada uno de estos a su vez, contienen infinidad de expresiones. Sabemos que imaginarse o entender todo esto es casi imposible para la mente tridimensional. Os podemos decir que la amplitud y la riqueza del Universo que soléis imaginar, es sólo una ínfima parte de su extensión, sobre todo en profundidad y en amplitud de escalones dimensionales y evolutivos.

Las formas más simples son expresiones de seres o entidades evolutivas jóvenes. Cuando la evolución va aumentando, las formas adquieren expresiones mas complejas.

El nivel vibratorio varía desde una densidad grande, que produce una vibración lenta en las formas poco evolucionadas, hasta seres con muy alta vibración y gran velocidad en ella. Esto produce una pureza energética que se expresa en Luz (en energía pura luminosa).

Todo esto os lo explicamos para que entendáis que nuestra concepción del Universo no es plana.

Y es por esto que nuestro tiempo de viaje entre dos puntos se hace tan corto e inexplicable observado desde la mentalidad tridimensional. Nosotros utilizamos y manejamos las diferentes dimensiones y también las puertas interdimensionales -que son lo que llamáis “agujeros negros” - que atravesamos para pasar de una dimensión a otra.

También podemos viajar tridimensionalmente o pasar a la cuarta dimensión, que es la que utilizamos en los trabajos y Servicios al planeta, y mucho más en estos últimos tiempos. Las apariciones en tercera dimensión son escasas y, en ocasiones muy puntuales porque nuestra misión no es convencer a nadie. Los autoconvocados obrarán a través de su propia fe y no podemos perder tiempo y energías en hacer creer a los que no creen. Eso ya pasó. El que no acepte en sí las energías nuevas perderá esta oportunidad y habrá de esperar otras oportunidades evolutivas. Nuestro Servicio se sitúa, sobre todo, en la cuarta y la quinta dimensión, en lo que se refiere al planeta y a los seres que habitan su superficie.

Normalmente estamos operando en la cuarta dimensión para los trabajos en el planeta. La cuarta dimensión nos permite ser invisibles para la mayoría de los seres encarnados. Cuando nos dejamos ver en la tercera dimensión, y después súbitamente desaparecemos, es porque pasamos, normalmente, a la cuarta o quinta dimensión y no porque nos hayamos alejado “físicamente” en términos de espacio, sino en términos vibracionales, dimensionales. Cambiar de dimensión supone cambiar de vibración.

Nosotros por ejemplo (el comando Wythaikon), viajamos en quinta dimensión. Existen naves que trabajan y viajan en sexta y séptima dimensión en esta galaxia; por ejemplo, la nave de Taikuma y la de Samana. Fuera de este sistema planetario, sobre todo, existen seres de mucha mayor Jerarquía cósmica, al igual que también de menor, dentro y fuera del sistema.

Para cambiar de dimensiones o de planos utilizamos, como ya os contamos, las puertas interdimensionales. Estas son espacios situados entre dos distintas dimensiones, por las que se puede pasar MEDIANTE LA CONCIENCIA.

Nuestras naves son dirigidas mediante la conciencia. Es por esto que los seres tridimensionales no podrían dirigirlas, porque los conceptos de espacio, de tiempo y de energías son otros. Estas puertas interdimensionales son espacios sin energía manifiesta; lo que Einstein llamó antimateria.

Es precisamente esta “ausencia de dimensión”, por llamarlo de una manera comprensible para vosotros, lo que permite pasar de una dimensión a otra, o de un plano a otro.


UNA DIMENSION --> SE DIVIDE EN PLANOS --> Y ESTOS SE DIVIDEN EN SUBPLANOS

Ejemplo:

TERCERA DIMENSIÓN
- PLANO FÍSICO
* mineral
* vegetal
* animal
* humano
- PLANO MENTAL INFERIOR
* pensamientos
* juicios
* relación con el entorno externo
- PLANO ASTRAL INFERIOR
* emociones
* pasiones
* creaciones artísticas burdas
* ataduras emocionales con el entorno


Así pues, sin conciencia no se puede manejar una nave como las nuestras, que pueden llegar hasta la séptima dimensión.

Las naves involutivas no pasan del plano etérico, es decir de la cuarta dimensión. Los seres que las comandan no tienen la conciencia superior desarrollada y no tienen la capacidad de conseguir energías de más alta vibración que les llevarían a dimensiones más sutiles. De todas formas, los seres involutivos no pueden soportar vibraciones de alta frecuencia, por lo cual, la autoprotección está asegurada en este sentido. Pero lo que sí pueden hacer es atacar o dañar nuestras naves cuando están trabajando en la cuarta dimensión. Por ello, tenemos que tomar medidas preventivas porque ya se ha registrado más de un altercado en el plano etérico.

Y es que hay algo muy importante que los hermanos deben saber, y es que se está produciendo una evacuación hipnótica por parte de las naves involutivas. Muchos cuerpos mentales apagados por la ignorancia y el miedo están siendo sometidos y secuestrados por estas naves. El ser que no se abre al Amor y a la hermandad puede oscurecer su entendimiento y esto puede producir facilidad para que las fuerzas involutivas “hipnoticen y secuestren” su cuerpo mental, llevándole a planos de menor evolución. Es un proceso análogo a la evacuación. La gran diferencia es que la evacuación involutiva se produce a la fuerza, sin el consentimiento de los seres; y la evacuación hacia la Luz se realiza con el consentimiento pleno y consciente de los cuerpos superiores.

Pero en estos procesos poco podemos hacer, ya que cada ser ha dado ya su propia respuesta, y en el momento del JUICIO MAYOR en el que estamos, cada cual deberá escoger su opción. Lo que se ha llamado “a la derecha del Padre” simboliza el lado evolutivo de la energía; y la “izquierda” sería el lado involutivo.

Todo esto está ocurriendo ya y seguirá cada vez más fuertemente y nuestra misión conjunta es ayudar a que cada ser decida por sí mismo de qué lado quiere estar. La elección es fundamental para la evolución de los seres del planeta y por eso es tan necesario prepararos energéticamente y mediante información para que “aquellos que quieran, puedan”. Eso es todo lo que podemos hacer todos, vosotros y nosotros. Para los que se decidan por la Luz, estaremos siempre a su lado, acompañándoles en el paso evolutivo, así como vosotros acompañáis a tantos y tantos seres.

En otros niveles evolutivos más altos, ya no se decide entre evolución e involución; el libre albedrío desaparece y es reemplazado por la conciencia superior. El ser se reconoce en la Luz y decide en función de formas y expresiones en su Servicio y evolución, y no pierde más tiempo ni energías en dudar o en escoger entre Luz y oscuridad, porque entiende que todo es Luz y Amor.

Así pues, aprended a entender el Universo como un todo entretejido, con distintas dimensiones y planos contenidos unos en otros. Esto ocurre igual con los seres. Los diferentes cuerpos son expresiones de formas que actúan también en distintos planos y dimensiones. También ocurre lo mismo, pero a mayor escala, con el Universo. Así pues, trasladarse a otro punto del Universo es cuestión de nivel de conciencia y energías, y no de tecnología o distancias.

Veamos en qué dimensión o dimensiones trabaja cada uno de vuestros cuerpos:


CUERPO FÍSICO: Tercera dimensión

CUERPO ETÉRICO: Cuarta dimensión

CUERPO ASTRAL: Desde la segunda dimensión en la escala más densa en los seres de menos evolución (las pasiones animales), hasta la quinta a la que consiguen llegar algunos seres en la parte superior de este cuerpo.

CUERPO MENTAL: Desde la segunda dimensión en minerales, animales (instintos) y plantas. También en seres de aspecto humano sin evolución (instintos violentos y excesos de todo tipo). Este cuerpo trabaja mucho en la tercera dimensión y la cuarta durante el sueño. En la quinta los seres más evolucionados realizan sus conexiones y Servicios a través de él.

CUERPO DE LUZ (O DE PUREZA): Este cuerpo actúa en los hermanos autoconvocados desde la quinta dimensión, pasando por la sexta y llegando hasta la séptima en los seres más evolucionados. En él se trabaja con las energías puras.

ESPÍRITU: Desde la quinta donde ya está, hasta la séptima dimensión en seres de mayor evolución (Maestros, Avatares, etc.)

MÓNADAS: Están camino a la séptima dimensión, abriendo paso a los demás cuerpos. Cuando la integración de las mónadas a su Regente quede completa, los seres podrán integrarse plenamente a la séptima dimensión, sin necesidad ya de los cuerpos inferiores.


Todos estos datos se refieren a la mayoría de los hermanos autoconvocados y no a la gran masa de seres con distinta evolución que puebla vuestro planeta. Hay muchos seres entre vosotros que aún no poseen cuerpo emocional o mental en sus vibraciones superiores, y muchos más que no poseen cuerpo de luz. Estos cuerpos se encuentran todavía o sin formar o desactivados, por lo cual les cuesta mucho reconocer el llamado de su propio espíritu, porque éste se encuentra alejado de su expresión tridimensional. Hasta que el ser no construye su propio cuerpo de luz, no se establece el puente consciente entre el espíritu que lo anima y su parte encarnada.

Si no hay conexión superior -conexión que establece el cuerpo de luz- no puede haber contacto con el espíritu, ya que se encuentra en la quinta dimensión.

De esta manera se puede entender por qué hay seres tan negados hacia lo intangible; que no creen en nada que no sea material. Y es que su conexión con la “realidad” ha sido perdida por ellos, o todavía no ha sido establecida, como ocurre en el caso de los seres evolutivamente jóvenes. Hay muchos de esos seres en estos momentos en el planeta.


Paz y Amor
Wythaikon




Extracto del MANUAL DEL CAMINANTE ETERNO
Comandante Wythaikon – Taikuma – Asthar – Consejo de Ancianos de Erks
Confirmación para el alma del sendero directo hacia su retorno al Origen Uno y Universal.

10409 lecturas

2 Comentarios de lectores

06/10/2010

Es muy bueno el trabajo que hacen. En lo personal he estado dentro de la gnosis y por ciertas injusticias me he alejado, entiendo que en estos tiempos es importante estar en grupos. La mejor forma de salvarse es no pensar en salvarse, sino pensar en ayudar a salvar a los demás. La clave es el amor universal.

maria desde Uruguay

-.-.-

Gracias por tu comentario!.

La idea es no estar pegados, sino unidos.

Abrazo de Oso de Luz

02/10/2010

---- PAZ A VOSOTROS y muchas gracias por tan detallado relato; que desde el punto mas elemental de la luz, nos da la mas amplia definicion de las dimensiones; aun que por el hecho de ser y poseer una consiencia y mente individual cada cual lo podria interpretar e idealizar de distinta manera. Sera erntonces tan necesario tratar de imaginarlo y de idealizarlo con los ojos del corazon y con el mas puro amor y ferviente dedicasion al servicio cosmico de nuestra mision en Gaia. En el papel se mira tan sencillo pasar una dimension a otra,dejar de pensar en espacios y distancias... Tan solo traspazar el portal dimensional, lo que nos niega ese acceso directo a mejores octavas de armonia y de luz, es que seguimos esclavizados al cuerpo fisico sus sentidos y necedades, se hace necesario regresar a la forma sutil al ser eterico e inmortal que somos y no hemos clarificado para emprender el camino a la monada empezando por encontrarnos en armonia con la morada espiritual del alma. Agradesco en abundancia tan valiosa informacion y un gran abrazo hermanos de la luz desde sinaloa mexico.

Jesus Abel desde Mexico