Identificación de género, raza y orientación sexual.

Varios/Otros


Identificación de género, raza y orientación sexual: Pros y contras


A menos que hayas estado durmiendo debajo de un árbol durante unos años como Rip Van Winkle (*), probablemente sepas que los Millenials y los jóvenes en general tienen gran interés en la identidad y en la política de identidad. Hay toda una nueva jerga para esto que no conozco del todo, pero básicamente les resulta importante anunciar su identificación de género para que la gente sepa de antemano cómo referirse a ellos, él, ella, les, etc. Este artículo examinará algunas preocupaciones sobre la identificación para ver si podemos llegar a algún entendimiento no polarizado sobre el fenómeno. Incluye otros identificadores como masculino y femenino, raza y color de piel como negro, blanco, marrón, amarillo y rojo, etc. Ten en cuenta que no es lo mismo decir "Me identifico como blanco" que "Me identifico con los blancos".

La identidad es importante para nosotros los seres humanos de varias maneras. Nos da un sentido de definición y “mismidad”, y un sentido de pertenencia cuando somos jóvenes. Es como una estructura a la que podemos aferrarnos para lograr una sensación de estabilidad. Cuando digo que soy un humano, esto significa que no soy un mapache o una termita. Algunos niños excepcionales criados por lobos se identifican con ser un lobo. Las únicas otras personas que podrían decir esto son los chamanes que han aprendido a tomar la forma de un lobo o pertenecen a un clan de lobos. La identidad nos ayuda a encajar y es como tener una dirección, "Yo vivo aquí".

La identidad también puede otorgarle a un grupo oprimido, que ha sido despojado de su identidad, un sentido de poder para mejorar su condición. La identificación como negro, latino, gay o lesbiana puede dar a la persona un sentido de empoderamiento y fortaleza en grupos numerosos.

Así que examinemos por un momento a la identificación en general. Cuando nos identificamos como algo, por ejemplo, LGBT o femenina o marrón entramos dentro de un contenedor más amplio que, por un lado, puede parecer un sostén pero también puede experimentarse como una trampa. La identidad crea un límite alrededor de nosotros mismos que nos distingue de los demás, así como cuando una nación describe sus límites físicos (fronteras) que decretan que las personas que viven dentro son estadounidenses, italianos, canadienses, peruanos, japoneses, etc. Dibujar un límite, un borde o una frontera agudiza la delimitación para que todos sepan que ahora hay una diferencia. Hablando chamánicamente, los límites aumentan la intensidad, incrementan la actividad, incrementan la diversidad en el límite, aumentan los riesgos, las oportunidades y los peligros inherentes a ese límite.

Crea una fecha límite y todas estas cualidades se hacen realidad. Construye un muro o una valla a lo largo de un tramo de tierra y todas estas cualidades se pondrán de manifiesto. Las costas donde el mar y la tierra se encuentran tienen estas cualidades. Son intensas, activas, tienen mayor biodiversidad, crean más oportunidades, tienen mayor riesgo y más peligro. Existe la oportunidad allí de volverse más poderoso o de perder todo. Esto se aplica a todo tipo de borde o límite que puedas pensar ya sea un límite de velocidad, un límite de tiempo, un límite físico, un límite emocional, un límite psicológico, o un conjunto de leyes, o lo que sea.

Entonces, cuando adoptas una definición de tí mismo estás creando una especie de límite alrededor tuyo y tu grupo percibido, afinando la definición que puede mejorar tu posición social o crear un mayor riesgo para tí mismo. Si te presentas como un estudiante universitario (quizás dentro del closet) y luego eliges salir y presentarte como LGBT y/o hombre de color, has afilado el límite y quizás has creado más oportunidades para ti mismo, más relaciones sexuales o actividades entre tú y otros en esa universidad, etc. Puede darte un sentido más fuerte de ti mismo, más confianza, mayor enfoque, más ambición o cualquier otra cantidad de resultados bastante positivos y, sin embargo, puedes estar sujeto a más ataques.

Todo esto es bastante simple, pero ahora llegamos a su complejidad. Con cuantas más etiquetas te identifiques, más confinado estarás a los grupos con los que te identificas. Por supuesto, esto podría estar bien para tí por un tiempo y brindarte mayor comfort.

A la personalidad del cuerpo físico es a la que le dan sentido las etiquetas. Si miras hacia abajo y ves en tí genitales masculinos, eso te dirá lo que eres o no eres, pero eso solo es importante para la personalidad del cuerpo. La personalidad del cuerpo puede no sentirse relacionada con esos genitales y decidir que se los quiten para que el cuerpo se ajuste más a su identidad emocional y psicológica. En un nivel de esencia eso no importa mucho. Esta vida es masculina, aquella vida femenina, esta vida heterosexual, aquella vida homosexual, esta vida blanco/a, aquella vida marrón o negro/a. La esencia está interesada en la diversidad; la personalidad del cuerpo local está interesada en experiencias específicas. Al final de esta vida, cuando tu cuerpo muere, la personalidad de tu cuerpo muere con él, por lo que toda la importancia que puedas haberle otorgado a cualquier identidad particular se muere o se evapora en el aire, aunque sí retienes las lecciones aprendidas.

Si te enorgulleces de ser un hombre supremacista blanco, estás creando una identidad que es muy transitoria. Esta es la razón por la que en muchas tradiciones espirituales avanzadas como, por ejemplo, el budismo zen, hay un énfasis en soltar lo máximo posible. Al final, tan solo se intrometen en el camino. Sin embargo, los jóvenes necesitan identificaciones y las personas que han sido traumatizadas y se les han dado identidades muy negativas tales como “esclavo”, “mujer inservible”, o “marica”, necesitan identidades positivas antes de que finalmente puedan soltarlas.

Muchas almas maduras luchan con todo esto y se encuentran en situaciones difíciles y confusas con respecto a la identidad. Recientemente participé como miembro del personal en una conferencia de liderazgo a la que asistieron un grupo muy diverso de estudiantes, en su mayoría millenials de diferentes razas y orientaciones sexuales. Su tarea consistía en tratar el uno con el otro aquí y ahora con muy pocas instrucciones. El estrés de este entorno rápidamente se transformó en fricción entre los géneros, las razas y las personas con diversas orientaciones sexuales. Algunos tendían a atacar, mientras que otros entraban en negación y otros intentaban evitar el conflicto trascendiendo todas las diferencias obvias. Al final, se descubrió que todas estas estrategias carecen de valor y son ineficaces.

En este grupo en particular, había una cantidad de mujeres blancas que afirmaron con tantas palabras que “Todos somos humanos, ¿no podemos simplemente llevarnos bien y no discutir sobre superficialidades como la raza y el género?”. Las minorías presentes estaban indignadas y altamente provocadas por esta postura, sintiendo que su experiencia era real y que estaba siendo trivializada o rechazada por estas mujeres blancas. Hubo ataques verbales, lágrimas, sentimientos de traición y confusión masiva para estas mujeres. Cuando estas personas expresaron sus heridas, las minorías expresaron su impaciencia con ellas diciendo que no querían ayudarles a resolver sus sentimientos. Estaban cansados ??de ayudar a los blancos a superar su rascismo inconsciente. Estas discusiones fueron largas y brutales, pero produjeron cierta comprensión a largo plazo.

Lo que presencié fue muy doloroso, pero claramente fue un producto de la polarización, que es el problema real. Las minorías tenían razón al decir que no se puede simplemente ignorar el hecho de que el racismo existe y que ha tenido un costo terrible para muchas personas. Notamos si alguien es latino o negro o asiático o LGBT y tenemos juicios sobre ellos, tanto si pensamos que lo hacemos como si no. Tuvimos que ver el hecho de que todo el personal de alta gerencia era blanco, aunque algunos de ellos también eran lesbianas y gays. Así que este es el mundo en el que vivimos y tenemos que reconocerlo. Al mismo tiempo, también podemos darnos cuenta de que todos somos seres humanos probando diferentes identidades en esta vida y que en realidad todos somos todos ellos. No hay razón para que estos dos entendimientos no puedan coexistir.

Me preocupa que muchos jóvenes sientan la presión de definirse como heterosexuales, gays, lesbianas, bisexuales, asexuales o incluso transgénero antes de que hayan tenido la oportunidad de descubrir realmente lo que es verdadero para ellos. Si bien muchos de ellos están mejor informados acerca de las diversas identidades posibles entre las que tienen para elegir, muchos no se han encontrado con una comprensión espiritual más amplia de quiénes son en realidad como seres espirituales.

También descubrí otro fenómeno bastante interesante durante esta conferencia. Muchos de los millenials que asistieron expresaron un descarado desprecio por la autoridad de los miembros del personal que incluían personas de diversas edades y orientaciones sexuales. Nos dijeron directamente a la cara que no estaban interesados en seguir nuestras reglas, nuestros cronogramas, o nuestras estructuras impuestas en la experiencia de aprendizaje de la conferencia. A menudo hacían lo que les placía rechazando las pautas, reuniéndose en el momento que querían, etc. El resultado fue una gran cantidad de caos que los miembros del personal contemplamos con gran curiosidad porque nuestro trabajo también era aprender de la experiencia. Cuando les preguntamos sobre esto, dijeron que su único interés en nosotros era el hecho de que querían "ser nosotros", es decir, estar en nuestras posiciones de autoridad, pero no como nosotros.

Querían saber de la manera más rápida posible que ellos también podrían convertirse en consultores y miembros del personal. No estaban contentos con nuestras respuestas que tenían que ver con reunir experiencia a lo largo del tiempo y aprender tanto de sus propios errores como de los errores y éxitos de las personas más experimentadas.

Los encontré bastante rápidos para descartarme como un viejo hombre blanco. ¿Qué valor posible podría tener para ellos? Los hombres blancos mayores ahora se encuentran en el fondo de la montaña de basura de los millenials, impulsado por todos los políticos y CEOs hombres blancos mayores y su terrible legado en este planeta. En lugar de ofenderme, decidí divertirme con esto y simplemente ser yo mismo lo mejor que pudiera. Al final de la conferencia, algunos de ellos me habían notado con otro tipo de interés. Resulta que estaban interesados en la perspectiva chamánica, incluso si parecía provenir de un viejo hombre blanco. Al final resulté tener un contenedor en el que algunos de ellos estaban bastante entusiasmados.


(*) “Rip van Winkle”: Protagonista del cuento de Washington Irving cuyo nombre se menciona al referirse a alguien que duerme por un largo período y despierta sin entender lo que ha sucedido).





Por José L. Stevens
www.thepowerpath.com
17 de JuLio 2019
2019 All rights reserved. www.thepowerpath.com
Traducción: Marcela Borean
Oneness University Trainer
Terapeuta, Investigadora y Docente de Terapias Florales Nave Terra
Consultora en Decodificación Bioemocional y REORIxINS en Humano Puente
Facebook: Marcela Borean Decodificación Bioemocional
Capilla del Monte, Córdoba, Argentina
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

850 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo