Procesando reuniones del consejo.

Varios/Otros


Durante una sesión de hipnosis, llega el momento cuando el paciente me dice que su reunión del Consejo ha terminado y ellos están listos para dejar la cámara y retornar a su grupo de almas. Este es un momento de intensa reflexión y juntos evaluaremos la información recibida. Las apariciones frente a nuestro Consejo Espiritual involucran materias de responsabilidad para la vida recién vivida y es aquí cuando utilizo los apartes más relevantes de esta información para evaluar la vida presente de mi paciente. Dentro de la textura de la evaluación de cualquier alma por su concilio es donde se empieza a tejer el hilo del perdón divino. Los Mayores proporcionan un foro de interrogación y compasión y despliegan su deseo de sostener la confianza del alma para sus esfuerzos futuros. Un alma que partía afirmó lo siguiente:

Cuando los Mayores han terminado conmigo siento que ellos me han dicho mucho más acerca de lo que hice bien que cuando me equivoqué. El Consejo sabe que he tenido reuniones críticas con mi guía acerca de mi desempeño. Ellos no me apoyan, pero siento que parte de su trabajo es elevar mis expectativas. El Consejo dice que ellos prevén grandes cosas para mí. La última cosa que los Mayores me dicen es que deje de buscar en otros la autoaprobación. Cuando los dejo, siento que ellos han absorbido todos mis temores y me han limpiado.

Las personas me preguntan si las almas sienten remordimiento durante y después de las reuniones del Consejo (si estuvieron involucradas en actos de crueldad). Por supuesto que si, pero a menudo debo recordar a quienes me preguntan que la responsabilidad por los actos malos frecuentemente viene con la selección del siguiente cuerpo para el pago de las deudas kármicas. Las almas están directamente involucradas en este proceso de selección a través de su Consejo porque esto es lo que ellos desean para sí mismos. Aunque el Karma es asociado con justicia, su esencia no es punitiva pero si busca traer equilibrio a la suma de nuestros hechos en todas las vidas pasadas. Hay otra pregunta subsiguiente que se me hace con respecto a la conclusión de esas reuniones del Consejo. "¿Es todo dulzura y luz para aquellas almas que no han estado involucradas en actos crueles, o algunas almas regresan infelices con el carácter general de la reunión?". Yo respondo esas preguntas explicando que he tenido unos pocos pacientes que dejan la cámara del Consejo un poco insatisfechos. Son almas que sienten que pudieron haberse presentado a sí mismos un poco mejor ante un Mayor en particular. Hay otros casos no comunes, especialmente con jóvenes, almas rebeldes, donde he tenido la impresión que ellos están peleando con lo que llaman "un acto de contrición" al estar enfrente de los Mayores. La siguiente cita es un ejemplo:

Estoy un poco enfadado con los Sabelotodos. Ellos te calman con complacencia porque quieren que tu les digas todo. Seguro, cometí una cantidad de errores pero es culpa suya por enviarme a la Tierra en un cuerpo que me metió en problemas. Cuando me quejé sobre la Tierra ellos no estuvieron de acuerdo conmigo. Son tacaños con la información. ¡Les dije que la vida implica tomar riesgos y mi director me pidió moderación! Le dije, "Está muy bien para ustedes decir cosas aquí seguros y confortablemente mientras que yo estoy luchando por sobrevivir abajo en una zona de guerra".

Estas almas inmaduras no se dan cuenta que para ser parte de un Consejo, un Mayor ha sobrevivido muchas zonas de guerra. En contraste, la siguiente cita es de un alma vieja y avanzada cercana a completar sus encarnaciones en la tierra:

Como mi sesión con el Consejo está próxima a terminar, los Mayores se levantan y se acercan, me rodean. Una vez en posición levantan sus brazos (extendidos como un pájaro gigante), envolviéndome con alas de unificación. Esta es una demostración por un trabajo bien hecho.

Yo no creo haber tenido un paciente que se visualice a sí mismo asistiendo a una reunión del Consejo sin ninguna clase de temor, penitencia y la necesidad de reconciliación. Ellos llevan estos sentimientos de regreso a sus grupos de almas. Por esta razón, no estaba preparado para aprender sobre la ley del Silencio. A continuación citaré un caso que involucraba privacidad de la mente, la cual se extendía no sólo al grupo de almas sino a mis propios cuestionamientos sobre las reuniones del Consejo. Existen aspectos de las reuniones del Consejo que están fuera del alcance de la realidad presente para mis pacientes. Por una variedad de razones espirituales y personales, la gente es incapaz de recordar todos los detalles de esas reuniones. Algunas partes de este bloqueo pueden ser deliberadas por parte del paciente. En el caso 33, el paciente evidentemente sabe lo que no desea contarme. Con otros pacientes ellos no saben porque no pueden recordar.

Caso 33
Dr. N: Ahora quiero adelantarme a la parte más significativa de su discusión con el Mayor sentado a la derecha del presidente de su Consejo.
P: (con dificultad) No estoy cómodo con esto.

Dr. N: ¿Por qué?
P: No quiero romper la Ley del Silencio.

Dr. N: ¿Conmigo, quiere usted decir?
P: Con cualquiera incluidos los miembros de mi grupo.

Dr. N: ¿No se intercambian los miembros del grupo toda la información?
P: No toda, especialmente las comunicaciones más privadas y personales con el Consejo. La Ley del Silencio es una forma de probarnos a ver si podemos guardar las verdades que son sagradas.

Dr. N: ¿Podría ser más específico?
P: (riéndose conmigo) ¡Entonces debería estar diciéndoselo!

Dr. N: Yo no quiero violar nada que considere sagrado para discutir pero, después de todo usted vino a verme por una razón.
P: Si, y he ganado mucho. Es sólo que no deseo compartir con usted todo lo que estoy viendo ahora en mi mente.

Dr. N: Respeto eso. Sin embargo, encuentro curioso que no quiera compartir esto con sus almas compañeras.
P: La mayoría de ellos tienen un Consejo diferente al mío, pero hay otra razón. Si compartimos todo nuestro conocimiento, eso puede causar estragos en una persona que no está preparada para ciertas cosas. Lo profundo puede ser usado impropiamente y así por violar la Ley del Silencio, generamos interferencia con otra alma.

Dr. N: Ya entiendo, pero ¿esta ley también tiene que aplicarse a nuestra conversación acerca de su crecimiento y aspiraciones personales?
P: (sonriendo) ¿No se da por vencido, cierto?

Dr. N: Si fuera fácilmente disuadido de hacer preguntas acerca de la vida en el mundo del espíritu, yo sabría muy poco y sería menos eficaz para ayudar a la gente.
P: (suspiros) Yo no quiero hablarle de ciertas cosas sagradas que me pertenecen.

Las mayores implicaciones que tienen que ver con la privacidad mental entre las almas en los grupos de este ejemplo ha sido corroborada por otros. Parece muy disparejo para mí que las almas no quieran comparar notas con sus amigos acerca de todo lo que les ha pasado en las reuniones del Consejo. Quizás ésta es una razón por la cual miembros de un mismo grupo de almas son raramente llevados al mismo Consejo. Aquí hay otro ejemplo de privacidad:

Yo no discuto mis encuentros con nadie más que dos de mis amigos. Aún así, nosotros tres somos cuidadosos de discutir lo transpirado en nuestras reuniones y hablamos de una forma general, como "Yo sé que necesito hacer esto o aquello porque un Mayor me dijo cosas y cosas sobre mí".

Considerando que nuestra vida entre vidas se desarrolla en un mundo telepático, desde una etapa muy temprana de mis investigaciones me preguntaba cómo las almas podían mantener algunos pensamientos escondidos para otros. Encontré que las almas jóvenes tienen gran dificultad en enmascarar sus pensamientos a las almas de más experiencia, especialmente sus guías. En el nivel III, la telepatía mental se convierte en una forma de arte y esto incluye bloqueo en beneficio de la privacidad. Sin las restricciones emocionales de un cuerpo humano como la vergüenza, culpabilidad y envidia, no hay motivos para el subterfugio. En un mundo telepático la principal consideración entre las almas es su respeto por la privacidad personal. Las almas viven en comunidades con intensa socialización grupal donde trabajan en sus propias lecciones y las de otros. Abren sus mentes entre sí en una magnitud tal que parece imposible intentar ocultar. Esto estimula la franqueza absoluta en materias kármicas las cuales afectan aquellas almas que serán conectadas en la tierra. ¿Cómo son las almas telepáticas capaces de comprometerse en pensamientos selectivos de protección y bloqueo? Este es un proceso que conozco poco, pero he descubierto algunos detalles. De lo que he podido conocer, cada alma tiene un patrón de vibración mental distintivo, como una huella digital. El patrón es similar a un cesto herméticamente tejido con cuerdas concentradas alrededor y un centro individual de carácter. Las cuerdas son películas de pensamiento cuya transferencia es a voluntad del alma. Esto involucra ideas, conceptos, pensamientos, símbolos y distinciones personales particulares a esa alma. Con experiencia, el alma tiene la habilidad de enmascarar un cuadro de película en cualquier momento. Así, mientras nada está escondido en un concepto general, es posible no abrir las cuerdas del centro para permitir una buena distinción de pensamientos a menos que un alma desee que otra entre. Habiendo dicho todo esto, encuentro esta práctica usual en guías y Mayores para sondear por debajo de un umbral mental particular de las almas menos avanzadas. Esto es para el beneficio de esas almas. Ya sé que esto suena ominoso, y seria si todo eso ocurriera en la Tierra. Nuestros profesores también se comprometen en una selectiva protección mental hacia las almas que ellos desean sondear mentalmente. Esto es porque los guías no desean recargar las almas jóvenes con conceptos para los cuales aun no están preparados, particularmente los que involucran el futuro. Cada uno respeta la santidad y sabiduría de su Consejo. La información es considerada privilegiada y muy personal. Una vez retornan a sus grupos individuales después de esas reuniones, las almas no desean que sus pares sean tentados por segundas interpretaciones de ciertos pensamientos derivados de los Mayores. Un paciente me dijo, "decirle a mis amigos sería como hacer trampa en un examen oral. Ellos serían incapaces de resistir sus propias interpretaciones de las reuniones para ayudarme". Por otra parte en la mesa del Consejo, los Mayores animan silenciosamente, porque ellos saben que si la privacidad es honrada, esto asegura gran franqueza con las almas que vienen delante de ellos. Una indebida interferencia posterior por su grupo de compañeros espirituales, aunque fuese bien intencionada, podría tergiversar los mensajes de los Mayores. La única excepción que he visto a la Ley del Silencio involucra almas más avanzadas entrenándose en grupos especiales. Ellas parecen disfrutar compartiendo lo que consideran "información gremial" sobre sus reuniones del Consejo. Como el mundo espiritual tiene un ambiente eterno, yo uso las reuniones del Consejo como un trampolín terapéutico para rápidas revisiones kármicas, las cuales abarcan centurias. Colocando todo en espera, llevo a mis pacientes hacia atrás para codificar uniones de sus vidas pasadas involucrando decisiones críticas. Dirijo al paciente hipnotizado a recrear momentos en sus vidas pasadas que son relevantes para el tópico que está en discusión por parte de los Mayores. Muchas de nuestras actitudes y alteraciones del ego vienen de otras vidas y viéndolas desde un contexto diferente dan al paciente una nueva perspectiva en el tiempo presente. Con frecuencia percibo el apoyo de mi guía y también del guía de mi paciente. A través de esta forma de intervención terapéutica mi paciente y yo buscamos pistas de modelos de comportamiento presente. Esto puede abrir la puerta hacia una reprogramación saludable. La terapia de reencarnación es más que entendimiento cognitivo. Las personas necesitan ver que los giros en sus vidas tienen interpretaciones y propósitos. También puedo llevar a mis pacientes hacia adelante a la habitación de Selección de Vidas para discutir por qué los Mayores les ofrecieron sus cuerpos presentes. Si se supone que el alma no debe conocer todavía aspectos de su futuro en esta vida, él será bloqueado. Cuando he terminado, saco los Mayores del estado de espera y la reunión del consejo continúa sin perder información. Nunca olvido el hecho de que soy sólo un intermediario temporal en la dinámica entre mi paciente, su guía y el Consejo de Mayores. Sé que ellos están ayudándome porque de otra manera mis pacientes no serían capaces de visualizar las reuniones del Consejo cuando están en trance. Con el uso de la hipnosis profunda tengo la ventaja como regresionista espiritual de utilizar tanto la mente del alma como el ego humano presente. La mente superconsciente opera dentro de un marco eterno, donde el subconsciente es capaz de procesar dentro de la realidad presente. La importancia del reconocimiento de nuestro verdadero ego interior no puede ser super enfatizada para una vida productiva. No estoy sugiriendo que una sesión de regresión espiritual de tres horas ofrezca una rápida solución o ajuste para una persona perturbada. No obstante un renovado conocimiento consciente de nuestra verdadera naturaleza, el conocimiento acerca de nuestras vidas pasadas y nuestra vida inmortal en el mundo del espíritu puede proporcionar bases sólidas para una terapia más convencional en el área local del paciente. Por otra parte, una simple regresión espiritual para un cliente mentalmente sano puede hacer maravillas para el reconocimiento de su interior y su propósito.

Extracto de DESTINO DE LAS ALMAS
MICHAEL NEWTON Ph.D 2001

6092 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo