Procesos mentales: Ajustando el pensamiento.

Varios/Otros


Qué es la mente? ¿Por qué la mente y sus procesos mentales son tan importantes? ¿Qué es el aspecto pensante del ser humano?¿Quién es el pensador? ¿Quienes son los hijos de la Mente?.

Podría definirse la mente como el quinto principio, el efecto de la electricidad, aquello que produce cohesión, la llave del quinto reino de la naturaleza, la vibración sintética de cinco rayos de energía, la voluntad inteligente o el propósito de una existencia.

La mente se manifiesta de tres maneras en el universo:

Cósmicamente.
Desde el punto de vista del sistema solar.
En relación con un ser humano.

El hombre, en su esencia fundamental, es la triada superior manifestándose por medio de una forma que evoluciona gradual­mente, el cuerpo egoico o causal, y utiliza la triple personalidad inferior como medio de contacto con los tres planos inferiores. Todo esto tiene por finalidad el desenvolvimiento de la autoconciencia perfecta. Por encima de la tríada está la Mónada o Padre en el Cielo -un punto de abstracción cuando el hombre lo contempla desde el plano físico, para quien la Mónada ocupa la posición del Absoluto, en el mismo sentido que el Logos indiferenciado se en­cuentra respecto a la Trinidad, las tres Personas de la manifesta­ción logoica. El paralelo es exacto.

La Mónada. Un ajustador de pensamiento.
La Tríada Divina: voluntad espiritual, intui­ción y mente superior.
El cuerpo egoico o casual, santuario del principio búdico. Este cuerpo se construye con el poder de la mente, siendo la manifestación de los tres.
La triple naturaleza inferior, los puntos de objetividad más densa.
La triple naturaleza inferior es, en esencia, un cuaterna­rio: vehículo etérico, vida animante o prana, kama-manas y mente inferior. Manas o quinto principio constituye el vínculo entre lo inferior y lo superior.

La mente constituye la individualidad o el Yo espiritual, en el aspecto de la Tríada superior, y la personalidad o Yo emocional, en el aspecto de la Tríada inferior. La mente representa el eje de la estructura humana o el centro en el que giran la parte espiritual y material de un ser humano. Un pensador es un creador incipiente que maneja el poder con el fin de hacer emerger las formas mentales por él creadas.

Debido a la complejidad del tema y al interés porque sea comprendido, seguiré un razonamiento inductivo, yendo de lo particular a lo general, del hombre al cosmos.


LOS PROCESOS

Pensar significa reflexión del pensamiento. El ser humano comenzó a pensar cuando adquirió la conciencia y el lenguaje para poder expresar la continuidad de sus pensamientos. Al crear los símbolos, creó también su necesidad de abocar, plasmar y ejecutar de dentro hacia fuera, y dejar constancia de que su pensamiento podía ser transmitido de unos para los otros; primero esto fue verbal, después fue por escrito.

La cognición incluye percepción, emoción y acción: todo el proceso vital. En el reino humano la cognición incluye también lenguaje, pensamiento conceptual y todos los demás atributos de la consciencia humana. El cerebro es una estructura específica a través de la cual este proceso opera. La relación entre mente y cerebro es pues una relación entre proceso y estructura.

Puesto que la cognición se define como el proceso de conocimiento, es importante describir el proceso mental en términos de las interacciones del organismo con su entorno.


Procesos básicos:

Constituidos por seis operaciones elementales:observación, comparación, relación, clasificación simple, ordenamiento y clasificación jerárquica y tres procesos integradores: análisis, síntesis y evaluación. Estos procesos son pilares fundamentales sobre los cuales se apoyan la construcción y la organización del conocimiento y el razonamiento.


Procesos superiores.

Estructuras procedimentales complejas de alto nivel de abstracción como los procesos directivos: planificación, supervisión, evaluación y retroalimentación, ejecutivos, de adquisición de conocimiento, y discernimiento.


Procesos de Aprendizaje:

Mediante la observación el ser humano obtiene datos que luego relaciona con sus conocimientos previos y los transforma en huellas que constituyen memorias de lo que percibe. Esas huellas son las que dan origen a los patrones y esquemas de pensamiento que se pueden aplicar en la adquisición y el uso de nuevos conocimientos.

El aprendizaje llega a ser un proceso metacognitivo que incluye dos tipos básicos de cambio: La asimilación o análisis y la acomodación o síntesis, formación de conceptos complejos a partir de los más simples.

Tres resultados principales del aprendizaje, pensamientos, obras y acciones intervienen tanto en los procesos de síntesis que los convierte en procedimientos, conocimientos o comportamientos, como en los de análisis, que los transforma a través de cadenas de asociaciones y automatismos en habilidades y talentos.

El proceso principal de adquisición de conocimiento, la conceptualización, se efectúa principalmente en la mente concreta, donde se transforman a través de conceptos intermedios, en pensamiento positivo, gracias al circuito dinámico activo también conocido como el “sí mismo” o Yo soy. La metacognición degrada la mayoría de los conceptos a la comprensión, resultado susceptible de entendimiento que puede usarse como símbolo para formar muchos significados diferentes.

El circuito LIDER se activa cuando las tres glándulas: pineal, pituitaria y rima, comienzan a trabajar conjuntamente y en armonía. Se encuentra distribuido en las nueve zonas del cerebro, trabaja en conjunto con las glándulas, que lo necesitan para saber dónde, cuándo y por qué los cristales-pensamientos deben ubicarse en tal o cual zona. Estos cristales serán distribuidos por el circuito lid para que la energía material, síquica y mental se alimenten correctamente, y también para que el lado derecho e izquierdo del cerebro se alineen equilibradamente.

La adquisición del potencial de la capacidad de aprender de la experiencia señala el comienzo del funcionamiento de los espíritus ayudantes. Los ayudantes son la fuente y el modelo original para la conducta de la Inteligencia. Contribuyen al desarrollo de la inteligencia en siete niveles. 1. Intuición. 2. Entendimiento. 3. Valor. 4. Conocimiento. 5. Asesoramiento. 6. Adoración. 7. Sabiduría.

Los ayudantes funcionan exclusivamente en la evolución de la mente experiencial, hasta el nivel de la sexta fase, el espíritu de adoración. (desde otro punto de vista, se diría que la adoración es el séptimo nivel y la sabiduría el primero). La sabiduría utiliza la coordinación de todas las experiencias pasadas y oportunidades presentes para la adquisición de la totalidad de cada cosa que los demás seis servidores mentales pueden movilizar en la mente del organismo correspondiente. La sabiduría es la cima de la realización intelectual. La sabiduría es el objetivo de la existencia puramente mental y moral.


Proceso Creativo:

Cualquier forma mental es una entidad subjetiva y existente capaz de manifestarse, esto es lo que comúnmente se llama “elaborar una idea” o llevar a cabo un proyecto”, a lo que se le denominará un descubrimiento o una invención de acuerdo al nivel de creatividad. La creatividad es el resultado de la concepción mental. Hay una verdadera significación espiritual en la expresión “arrojar luz” sobre un problema. La creatividad es un trabajo grupal y por lo tanto sólo es posible para quienes han dominado el proceso de la meditación y pueden “mantener la mente firme en la luz”

La lluvia de ideas es una técnica de trabajo grupal que facilita el surgimiento de nuevas ideas sobre un tema o problema determinado, y es que en la creación de formas mentales se sigue un proceso análogo al meteorológico. La nube de cosas cognoscibles se precipita en el plano mental. Una nube se forma por la evaporización, luego viene la condensación. Se produce un aumento de calor y la consiguiente manifestación de la forma esferoidal. La esfera de esencia ígnea gaseosa se licúa y empieza a solidificarse en su superficie externa.

El pensamiento es el flujo de activación que ocurre dentro de la nube, el calor es equivalente a la electrodinámica que ocurre en el cerebro, las imágenes equivalen a la precipitación que son las que inician el flujo del pensamiento.

Una vez que se inicia el flujo de pensamiento, continúa funcionando con nuevas imágenes con las asociaciones que realiza. El pensamiento ocurre por conexiones o huellas activadas. Las líneas de flujo del pensamiento tienen unas zonas más activadas que otras. Como las líneas se profundizan y se ramifican, con el tiempo se forman esquemas o redes con muchas ramificaciones y la mente tiende a hacerse rígida o inflexible.

Por medio de la glándula pineal se comprueba el propósito de la idea, por medio de la glándula pituitaria queda disponible el aspecto generador de la forma, por medio de la glándula rima se materializa la forma. Las tres glándulas segregan sustancias que alteran la química de los cristales y los cincelan adecuadamente. Las tres glándulas se unen y forman al nuevo ser energético.

Semen: Glándula pituitaria

Óvulo: Glándula rima

Útero: Glándula pineal

El ser espiritual es el pensamiento que llega a la madurez necesaria. Acumula elementos que lo hacen crecer, expandirse en conocimiento, entendimiento y amor.

El ser espiritual se gesta en la glándula pineal. Está unido al universo a través del cordón umbilical, que lo alimenta de conocimiento, entendimiento y amor universal.

Cuando el ser energético está listo, nace: es pensamiento puro. Se libera para coexistir paralelamente con el cuerpo material, psíquico y mental. Este cuerpo-ser se suma a los otros y es llamado cuerpo energético universal.

Es el hijo de la mente y de la energía. Nace como el pensamiento más maravilloso; nutre a los demás pensamientos, que se alimentan de él produciendo la miel más exquisita para luego nutrir a las dimensiones superiores. Así, ellos podrán emanar las ideas geniales que, a su vez, alimentarán al Cosmos.

La creatividad interior contribuye a ennoblecer el carácter a través de la integración de la personalidad y de la unificación del yo.


LOS SISTEMAS

La habilidad del intelecto humano para concebir, diseñar y crear mecanismos automáticos demuestra las cualidades superiores, creadoras y concertadas de la mente del hombre como influencia dominante en el planeta. La mente siempre anhela:

1. La creación de mecanismos materiales.

2. El descubrimiento de misterios ocultos.

3. La exploración de situaciones remotas.

4. La formulación de sistemas mentales.

5. El logro de objetivos de sabiduría.

6. El logro de niveles espirituales.

7. El cumplimiento de los destinos divinos: supremo, último y absoluto.


Para aproximarse al diseño electrónico el ser humano ha jerarquizado las categorías de creatividad, denominando al todo un sistema, a los subsistemas circuitos y a los elementos del circuito, dispositivos o componentes. La evolución de los mecanismos y dispositivos implica e indica la presencia y dominación del potencial creativo de la mente.

El espíritu es la realidad creadora; la contraparte física es el reflejo espacio-temporal de la realidad espiritual, la repercusión física de la acción creadora de la mente espiritual.


La mente finita.

Para comenzar la magnífica y fascinante aventura de fusionar la mente humana con la divina, a través del espacio mediante la progresión del tiempo, se ha de comenzar por organizar el conocimiento en ideas-decisiones; luego, exhortar a la sabiduría que trabaje sin descanso en su noble tarea de transformar las ideas autoposeídas en ideales cada vez más prácticos pero sin embargo excelsos, aun aquellos conceptos que son tan razonables como ideas y tan lógicos como ideales que el Ajustador se atreve a combinarlos y espiritualizarlos de modo de tornarlos disponibles para que se asocien en la mente finita en forma tal como para constituirlos en complementos humanos reales.

La mente universal imagina constantemente su propia realidad, y la imagina con continuidad y correlación. Cada zona, grado, plano y dimensión tienen su propia imaginación, y esta se adapta a su propia continuidad, que es, a la vez, la continuidad del otro cerebro, y así infinitamente, hasta llegar a la imaginación total de la mente. Para que la imaginación trabaje en conjunto, tiene que tener un comando que impulse y active el generador del orden energético.

La imaginación utiliza formas mentales y pasa de plano en plano dentro de las dimensiones, formando los cristales-pensamientos según la figura geométrica que les corresponde.

Tercera Dimensión (Primaria): Triángulo

Cuarta Dimensión (Secundaria): Cuadrado

Quinta Dimensión (Regular): Hexágono

Sexta Dimensión (Perfecta): Octágono

Dimensiones Etérea (7) , Divina (8) , Sublime (9): Círculo

Cada dimensión moldea la forma de sus cristales-pensamientos según el conocimiento, entendimiento y amor que los caracteriza. Para formar el triángulo, la Dimensión Primaria deberá unir su trilogía.

Energía-materia

Energía-pensamiento

Energía-mental

La Tercera Dimensión pertenece a la trilogía universal. La forma energética de sus cristales es, como su nombre lo indica, triangular. Para que el prisma del triángulo formado por las tres Glándulas funcione correctamente, deberá ser cónico. Significa que tendrá que trabajar con: Volumen (materia-físico) Circunferencia (psiquis-alma) y Profundidad (mente-espíritu). Esto es lo que llamamos Tríada de la Consciencia. Este es el verdadero holograma del que están formados los seres de la tercera dimensión.

Los seres humanos que llegan hasta el tercer grado, que tienden a trabajar solo con los dos primeros ángulos: masa y volumen. La altura se activa cuando el ser entra en el Cuarto Plano de elevación. Es el despertar de la conciencia y del entorno. El yo se convierte en nosotros. El ser tiene conocimiento de su vida. Su interés se expande y su entendimiento se profundiza.


La mente cósmica

La mente cósmica es una manifestación subabsoluta de la mente de la Tercera Persona de la Deidad, y de ciertas maneras, se relaciona funcionalmente con la mente del Ser Supremo en evolución.

La mente cósmica comprende todos los niveles de la mente finita y se coordina experiencialmente con los niveles de la deidad evolucionaria de la Mente Suprema y trascendentalmente con los niveles existenciales de la mente absoluta —los circuitos directos del Actor Conjunto.

Los Espíritus Rectores son la fuente séptuple de la mente cósmica, el potencial intelectual del gran universo.


Hay tres circuitos de espíritu distintos en nuestro universo local:

1. El espíritu del autootorgamiento del Hijo Creador, el Confortador, el Espíritu de la Verdad.

2. El circuito de espíritu de la Ministra Divina, el Espíritu Santo.

3. El circuito de inteligencia-ministerio de los siete espíritus ayudantes de la mente, que incluye sus más o menos unificadas actividades, aunque de funcionamiento diverso.

Los Hijos Creadores están dotados de un espíritu de presencia universal en muchas maneras análogo al de los Siete Espíritus Rectores del Paraíso. Éste es el Espíritu de la Verdad, que es esparcido sobre un mundo por un Hijo autootorgador después que recibe el título espiritual para tal esfera.

Desde la donación del Espíritu de la Verdad, el hombre está sujeto a la enseñanza y a la guía de una triple dotación espiritual: el espíritu del Padre, el Ajustador del Pensamiento), el espíritu del Hijo (el Espíritu de la Verdad), y el espíritu del Espíritu (el Espíritu Santo).

En cierto modo, la humanidad está sujeta a la doble influencia del séptuple llamamiento de las influencias espirituales del universo. A medida que el ser humano bre progresa hacia arriba en la escala de la inteligencia y de la percepción espiritual, siete influencias espirituales superiores vienen finalmente a cernirse sobre él y a residir dentro de él. Y estos siete espíritus de los mundos que progresan son:

1. Los Ajustadores del Pensamiento. Otorgado por el Padre Absoluto.

2. La presencia espiritual del Hijo Eterno.

3. La presencia espiritual del Espíritu Infinito.

4. El Espíritu de la Verdad, donación conjunta del espíritu del Padre Universal y del Hijo Creador.

5. El Espíritu Santo, donación conjunta del Espíritu Infinito y del Espíritu Creador (Madre Divina).

6. Los siete espíritus ayudantes de la mente del universo local. El espíritu-mente del Espíritu Creativo.

7. El espíritu del Padre, de los Hijos y de los Espíritus.

Los siete espíritus ayudantes de la mente, son los llamados “Siete espíritus ante el Trono” y se encuentran en la sede del Universo Local, mientras que los veinticuatro ancianos están presentes en la sede del Sistema Local (Jerusem).

Los espíritus ayudantes de la mente no están de ninguna manera directamente relacionados con la función altamente espiritual y diversa del Espíritu Santo; son funcionalmente antecedentes y preparatorios a la aparición de este espíritu en el hombre evolucionario.

La relación entre la mente cósmica finita y la mente absoluta divina parece estar evolucionando en la mente experiencial del Supremo.


La mente suprema.

La síntesis creadora del poder y la personalidad es una parte del impulso creador de la mente suprema y es la esencia misma del crecimiento evolucionario de la unidad en el Ser Supremo.

La chispa vital —el misterio de la vida— se otorga a través de los Portadores de Vida, no por ellos mismos. En efecto, supervisan esas transacciones y preparan la fórmula del plasma de la vida misma, pero es el Espíritu Materno del Universo el que provee el factor esencial del plasma viviente. De la Hija Creativa del Espíritu Infinito sale esa chispa de energía que aviva el cuerpo y presagia la mente.

Los Hijos de Dios pueden construir las formas de la vida, pero son Los Hijos de la Mente quienes realmente contribuyen con la chispa vital. La función de los primeros cinco ayudantes en el reino animal es hasta cierto punto esencial para la función de los siete como intelecto humano.

Las fuerzas mentales convergen en el Espíritu Infinito; la mente cósmica diferencial y divergente converge en los Siete Espíritus Maestros; la mente del Supremo, que se está volviendo real, converge como experiencia espacio-temporal en lo Majestuoso
LOS AJUSTADORES DE PENSAMIENTO:

Enviados por el Padre Universal para comunicarse con sus criaturas, descienden de las alturas de la gloria para favorecer y morar en las mentes humildes de esos mortales que poseen la capacidad de tener conciencia de Dios o la potencialidad para ello. El hecho de la presencia de Dios en las mentes de las criaturas está determinado por si están o no habitados por fragmentos del Padre, tales como los Monitores Misteriosos, pero su presencia efectiva está determinada por el grado de cooperación concedido a estos Ajustadores por la mente en la cual residen. Dios se ajusta a la mente imperfecta de los mortales del planeta a través de los Ajustadores del Pensamiento.


Naturaleza de los ajustadores.

El Ajustador voluntario se interesa particularmente en tres calificaciones del candidato humano:

1. Capacidad intelectual. ¿Es normal la mente? ¿Cuál es el potencial intelectual, la capacidad de la inteligencia? ¿Podrá el individuo desarrollarse en una criatura volitiva bona fide? ¿Tendrá oportunidad de funcionar la sabiduría?

2. Percepción espiritual. Los prospectos de desarrollo reverencial, el nacimiento y crecimiento de la naturaleza religiosa. ¿Cuál es el potencial del alma, la capacidad espiritual probable de receptividad?

3. Poderes intelectuales y espirituales combinados. El grado hasta el cual puedan posiblemente estas dos dotes asociarse, combinarse, para producir un fuerte carácter humano y contribuir a la evolución certera de un alma inmortal con valor de supervivencia.

No obstante, desde el día de Pentecostés, los Ajustadores divinos se han otorgado universalmente a todas las mentes normales de condición moral.

Aun con una mente dotada del Espíritu de la Verdad, el Ajustador no puede invadir arbitrariamente el intelecto mortal antes de la aparición de la decisión moral. Pero cuando se ha hecho dicha decisión moral, este espíritu asistente toma la jurisdicción directamente


El ajustador y la personalidad.

Puesto que los Ajustadores pueden planificar, trabajar y amar, han de tener poderes de yo conmensurados con la mente.

El reconocimiento es un proceso intelectual que consiste en ubicar las impresiones sensoriales recibidas del mundo exterior en los esquemas de la memoria del individuo. Comprender implica que esas impresiones sensoriales reconocidas y sus esquemas de memoria asociados han sido integrados u organizados en una red dinámica de principios.

Los significados se derivan de la combinación del reconocimiento y la comprensión. Los significados son inexistentes en un mundo totalmente material o sensorial. Los significados y los valores se perciben tan sólo en las esferas más interiores o supermateriales de la experiencia humana.


El ajustador y la conciencia.

La autoconciencia humana implica el reconocimiento de la realidad de los yo distintos del yo consciente e implica ulteriormente que dicho reconocimiento es mutuo; que el yo sea conocido tal como él conoce.

La conciencia de la propia personalidad del hombre, la autoconciencia, es también directamente dependiente de este mismo hecho de la conciencia innata de otros, esta habilidad innata para reconocer y comprender la realidad de otras personalidades, desde lo humano hasta lo divino.

La autoconciencia es en esencia conciencia comunal: Dios y el hombre, Padre e hijo, Creador y criatura. En la autoconciencia humana existen cuatro comprensiones latentes e inherentes de la realidad universal:

1. La búsqueda del conocimiento, la lógica de la ciencia.

2. La búsqueda de los valores morales, el sentido del deber.

3. La búsqueda de los valores espirituales, la experiencia religiosa.

4. La búsqueda de los valores de la personalidad, la habilidad de reconocer la realidad de Dios como personalidad y la comprensión paralela de nuestra relación fraternal con las demás personalidades.

La conciencia social se logra gracias al desarrollo cultural y depende del conocimiento, de los símbolos y de las contribuciones y de las dotes constitutivas del hombre: ciencia, moralidad y religión. Esos dones cósmicos, socializados, constituyen la civilización.

La conciencia social altruista debe ser, de base, una conciencia religiosa si ha de ser objetiva; si no lo es, es una abstracción filosófica puramente subjetiva y por lo tanto carente de amor. Sólo el individuo que conoce a Dios puede amar a otra persona como se ama a sí mismo.

La criatura personal dotada de mente cósmica, morada por el Ajustador, posee habilidad innata para reconocer y comprender la realidad de la energía, la realidad mental, y la realidad espiritual. La criatura volitiva está por lo tanto equipada para discernir el hecho, la ley, y el amor de Dios. Aparte de estas tres prerrogativas inalienables de la conciencia humana, toda experiencia humana es en realidad subjetiva, excepto que la comprensión intuitiva de la validez se asocia a la unificación de estas tres respuestas de realidad universal de reconocimiento cósmico.


El pensamiento reflexivo

Existen tres factores del pensamiento reflexivo que posibilitan que el hombre funcione como una personalidad racional y autoconsciente en los ámbitos de la ciencia, la filosofía y la religión. Dicho de otra manera, el reconocimiento de la realidad de estas tres manifestaciones del Infinito es mediante una técnica cósmica de autorrevelación. La materia-energía se reconoce por la lógica matemática de los sentidos; la mente-razón intuitivamente conoce su deber moral; la fe-espíritu (la adoración) es la religión de la realidad de la experiencia espiritual.

Estos tres factores básicos en el pensamiento reflexivo pueden unificarse y coordinarse en el desarrollo de la personalidad, o se pueden volver desproporcionados y virtualmente no relacionados en sus funciones respectivas. Pero cuando se unifican, producen un carácter fuerte que consiste en la correlación de una ciencia factual, una filosofía moral, y una experiencia religiosa genuina. Y son estas tres intuiciones cósmicas las que prestan validez objetiva, realidad, a la experiencia humana en y con las cosas, los significados y los valores.

Es propósito de la enseñanza desarrollar y agudizar estas dotaciones innatas de la mente humana; de la civilización, expresarlas; de la experiencia de vida, comprenderlas; de la religión, ennoblecerlas; y de la personalidad, unificarlas.


El pensamiento absoluto

Tal como el Hijo Eterno es la expresión verbal del “primer” pensamiento absoluto e infinito del Padre Universal, así el Actor Conjunto es la perfecta ejecución del “primer” concepto o plan creador completo para la acción combinada de la sociedad de personalidades Padre-Hijo, con unión absoluta de pensamiento y palabra. La Tercera Fuente y Centro se eterniza concurrentemente con la creación central o de decreto, y sólo esta creación central tiene existencia eterna entre los universos.

La fe-visión o intuición espiritual, es la dote de la mente cósmica en asociación con el Ajustador del Pensamiento, que constituye el don del Padre para el hombre. La razón espiritual, la inteligencia del alma, es la dote del Espíritu Santo, el don del Espíritu Creativo al hombre. La filosofía espiritual, la sabiduría de las realidades espirituales, es la dote del Espíritu de la Verdad,

Aunque la tarea de los Ajustadores es de naturaleza espiritual, deben, por fuerza, hacer todo su trabajo sobre una base intelectual. La mente es el terreno humano del cual el espíritu Monitor debe evolucionar el alma espiritual con la cooperación de la personalidad anfitriona.

Pero tal dominio del espíritu sobre la mente material requiere dos experiencias: esta mente debe haber evolucionado a través del ministerio de los siete espíritus ayudantes de la mente, y el yo material (personal) debe elegir cooperar con el Ajustador residente para crear y fomentar el yo espiritual, el alma evolucionaria y potencialmente inmortal.

¿Por qué no ayudas al Ajustador en su tarea de mostrarte la contraparte espiritual de todos estos cansadores esfuerzos materiales? ¿Por qué no permites que el Ajustador te fortifique con las verdades espirituales del poder espiritual mientras luchas con las dificultades temporales de la existencia de las criaturas? ¿Por qué no alientas a este ayudante celestial a que te alegre con la visión clara del enfoque eterno de la vida universal mientras contemplas perplejo los problemas de la hora pasajera? ¿Por qué te rehúsas ser esclarecido e inspirado por el punto de vista universal mientras sufres entre las dificultades del tiempo y te pierdes en el laberinto de las incertidumbres que acosan tu viaje en la vida mortal? ¿Por qué no permitir que el Ajustador espiritualice tu pensamiento, aunque tus pies deban caminar por las avenidas materiales de las empresas terrestres?


NOTAS DEL EDITOR

Este artículo fue inspirado en los tres grandes Libros que considero abrieron la mente humana al siglo XXI: El Libro de Urantia, Tratado sobre Fuego Cósmico y El Ser Uno.



Procesos mentales: Ajustando el pensamiento. Por la Hermandad Blanca
http://hermandadblanca.org/2011/05/23/procesos-mentales-ajustando-el-pensamiento-por-la-hermandad-blanca/

8805 lecturas

1 Comentario de lectores

01/08/2011

Siempre e basado mi aprendizaje sobre la máxima de "Como es arriba es abajo" y al conocer que tenemos siete cuerpos: Atmico, búdico, almico, mental, emocional, astral y fisico con su doble etérico, al asumir que el cuerpo mental es parte de mi, comprendí que la mente es una fábrica de pensamiento donde yo soy el Gerente. El cerebro solo registra imagenes de hechos. Esto me permitió darme cuenta que yo puedo controlar a mi cuerpo mental y me di cuenta que la mente nunca tiene poder, soy yo quien la dirijo y aprendí a dejar de pensar pensando para "pensar sin pensar "(máxima del Tao) Un gran abrazo fraternal.

Sarat dese Venezuela