¿Qué es la ilusión?

Varios/Otros


La ilusión, desde el punto de vista empleado en las comunicaciones por los Seres de Luz en los Mensajes Canalizados, es todo cuanto un ser humano, encarnado en una dimensión de 3D como la Tierra, percibe, piensa, siente, realiza y expresa, estando sumido, basado, proyectado o anclado en una visión de separatividad, individualidad y división con todo cuanto le rodea, es decir, en un estado de desconexión y de no percepción de unidad con el resto de la Creación, propiciado, sencillamente, por el efecto y el ejercicio de la dualidad.

Toda experiencia en 3D, generalmente, vinculada a una perspectiva configurada por mente y ego, toma fundamento en la creencia de la veracidad de ella misma, cuando la naturaleza de estas proyecciones es, en sí misma, irreal, es decir, ilusoria y quimérica. No existen más que en su mundo de ficción, sin cimiento alguno en el presente, el Aquí y el Ahora, aunque, por supuesto, acarreen la respectiva atracción de potenciales que sean afines a ellas mismas.

Se basan, así pues, en conjeturas, comparaciones, averiguaciones y cavilaciones que no paran de trasladar al sujeto, mentalmente, del pasado al futuro, y viceversa, buscando continuas satisfacciones, todas con período de caducidad, en las que poderse sustentar y que en absoluto se relacionan con el estado de percepción presente, atento y alerta, por el cual se adquiere y se afina el nivel de conciencia que percibe y detecta todo cuanto viene a acontecer.

Los Seres Angélicos, por tanto, hacen referencia a la ilusión que embarga la experiencia de vida que transitan las almas, por regla general, en la 3D de la Tierra, apostillando a esto que la vida verdadera y plena se consigue alcanzar en dimensiones más evolucionadas y elevadas, de las cuales ellos provienen y dan fe, en las que no hay resquicios de dualidad y la activación del Espíritu permite el estado de unificación de todo cuanto en ellas habita.

Por otra parte, ya ha sido tratada la funcionalidad del ego en 3D con respecto al sentido de individualidad y separatividad que este aporta, como un factor requerido y necesario para encauzar y dar orientación a la existencia en una dimensión tridimensional.

Por ello, estas condiciones, ligadas a la encarnación en estas dimensiones, favorecen y conducen a la inmersión del ser humano encarnado en un mundo de ilusión, sumido en una verdadera amnesia, siéndole borrando todo rastro y registro consciente de su propia existencia unificada multidimensional, pero, no obstante, será en esta misma tesitura, precisamente, donde la persona está llamada a vivir su respectivo ciclo de experiencias que, sin duda, engrosarán su bagaje de vida y acentuarán el entendimiento de que dispone acerca de lo que es la existencia y de sus características y aspectos.

Asimismo, cabe también señalar que este modo de vida basado en lo ilusorio, obviamente, se establece y se instaura en el conjunto del colectivo de la población en el planeta como una suma acumulativa de los efectos y aportaciones individuales, y que puede empezar a experimentar variaciones y fluctuaciones desde el preciso momento en que haya individuos que comiencen a despertar a otro nivel de conciencia, con otra visión y percepción de vida, que, a su vez, provocarán el despertar de otros de sus semejantes por los hilos de conexión existentes en esta dimensión, donde la percepción de desconexión y separación puede llegar a resultar abrumadora y es patente.

Solo a través del incremento del flujo de energía vital, ya disponible en este plano, por la transmutación de los cuerpos y la liberación de las cargas de otros tiempos, para el que por libre elección y con voluntad firme así lo emprenda, será como se pueda optar a conseguir ir abandonando y desprendiendo un estado de vida en ilusión, promovido por continuas proyecciones y referencias externas, en donde se suelen buscar las causas, explicaciones y responsabilidades de cuanto se produce y se manifiesta.

De esta forma, se conseguirán activar en los cuerpos los correspondientes centros de energía y se dispondrá de una mayor expansión de la conciencia que origine mayor lucidez y comprensión en cuanto a que todo está conectado, a que todo es Uno y a que el exterior es un simple reflejo del interior, y, por tanto, son una sola cosa.


Extracto de 21 PREGUNTAS
LIBRO DE LA AUTOMAESTRIA
AUTOR: RAFAEL MONTAÑO CARMONA

5849 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo