Reencuentros de los niños de la Ley de Uno. I

Varios/Otros


Y bien, amigo lector, querido hermano de superficie, querido niño de la Ley de Uno. Como has podido constatar a través de esta obra, se han hecho algunas revelaciones, ciertamente, bastante sorprendentes para ti.

Te conviene ahora verificar por tu propia experiencia si esto puede ser admitido o no admitido. Jamás te forzaremos nosotros, igual que los planos espirituales, a adoptar alguna cosa que tú no has experimentado, a adoptar algo que no fuera en el sentido de la Fluidez y de tu sentir.

Conviene comprender que todo lo que se ha dicho participa de un gran plano de evolución, que va más allá de lo que nosotros llamamos la Intra-Tierra, mucho más allá de la dimensión planetaria, sino que concierne a una boda cósmica, una boda espiritual esperada desde hace mucho tiempo y que concierne a todo tu sistema solar y nuestro sistema solar.

Es evidente que lo que debe venir participa de una obra colectiva, de una obra ligada a la Fuente, ligada a la Divinidad del hombre y a la Divinidad simplemente. Te conviene aceptar que muchas cosas deben cambiar en tu interior y en tu exterior. Por eso numerosas profecías, llamad así a las cosas, se han emitido, se han transmitido, se han dado a la humanidad desde tiempos muy antiguos y que conciernen a este periodo de los últimos años, del fin de los tiempos que vais a vivir muy próximamente.

Conviene comprender que esos acontecimientos no están escritos en la trama del tiempo sino que corresponden a los futuros posibles que, a cada minuto, a cada instante, se modulan, se transforman, se agravan o se mejoran, en función de cada uno de los pensamientos de los hijos de la Tierra. No obstante, la probabilidad no ha sido nunca tan fuerte de que estas bodas cósmicas vengan acompañadas de una revolución mayor y considerable, que un planeta como este, no ha vivido jamás.

En relación a esto, nosotros, pueblo de la Intra-Tierra, os pedimos no tener nunca miedo, no intentar jamás saber cuándo sucederá esto, sino simplemente centrarte en tu interior y encontrar en ti, tu escucha interior, tu alineamiento interior que te permitirá, en el momento oportuno y cuando llegue el momento, permanecer centrado y alineado en ti mismo y no en lo que vendrá, lo que podrá parecer como algo bastante fantástico, cualquiera que sea el sentido en el que tú entiendes esto. Te conviene permanecer centrado en cada respiración que anima tu vida.

En efecto, no es tiempo ahora, exceptuado ser tú mismo, de querer interferir en estos acontecimientos, sean los que sean. Te conviene estar en ese famoso estado de alineamiento, en ese estado de concordancia con tu propia Fuente que tú eres, de forma de vivir esto, no desligado sino permaneciendo en el alineamiento Divino de la Fuente.

Los acontecimientos que deben venir y que vendrán ahora, estate seguro, son de todas maneras, un elemento necesario para la germinación, para la creación de la nueva humanidad regenerada en la espiritualidad, regenerada en la conexión a su Fuente. En efecto en el momento oportuno, cada ser humano sabrá realmente que él es, sabrá realmente las elecciones que ha hecho y las elecciones que puede hacer aun, en función de su devenir y de su pasado.

Te conviene sentir esto en lo más profundo de tu ser y adaptar tu conducta a algo que esté en coherencia, en alineamiento con tu Fuente y por lo tanto con la totalidad del respeto de la vida bajo todas sus formas. Yo preciso bien, bajo todas sus formas.

Te conviene, querida alma, querido amigo, querido lector, reforzar con el paso de las semanas, de los años que vienen, tu propia conexión a tu Fuente. Reafirmar a cada respiración, tu unión a la Unidad y tu concordancia y tu Fluidez de la Unidad en ti y comprender bien, que tú participas del misterio Divino de la creación porque tú eres, tú mismo hijo de la Fuente, hijo del Uno y por lo tanto, sometido a la Ley de Uno.

A partir del momento en que tú respetes estas simples exigencias, más allá de las simples contingencias que corresponden a tu vida y eso, en todos los planos, te será fácil, nosotros pensamos, y realmente nosotros lo pensamos, vivir en armonía total con lo que viene.

Es extremadamente importante, querido amigo lector, que tú comprendas también el contenido de las enseñanzas que has leído, retenido, entendido, tanto en relación a la Luz, como en relación al funcionamiento de nuestras ciudades, porque evidentemente, hemos dado aquí una aproximación de lo que debe ser muy pronto tu modo de evolución y tu modo de vida.

Líbrate, repito una vez más, de rechazar creer, de estar de acuerdo o en desacuerdo con lo que hemos transmitido. Pero no obstante la vibración que acompaña este libro debe permitirte no dudar de la realidad de lo que tú has sentido, de la realidad de lo que viene hacia ti.

Nosotros te hablamos indiferentemente en tanto que ser, en tanto que alma. Pero sobre todo, no olvides que para verificar la veracidad de lo que ha sido transcrito, transmitido, tú debes pensar en otras almas, en otras Fuentes de Unidad, de luz, de forma que conectes espontáneamente con otras entidades de luz, con las que tú formarás esta primera Unidad colectiva.

Acuérdate de nuestra historia, hace 320 000 años, donde el primero de nosotros logró, en el espacio de un instante, federar, reunir, a otros 23 seres en encarnación, en ese momento para funcionar de manera unitaria y colectiva por esta célula de 24 y a transmitir, por resonancia mórfica, esta información a todo nuestro pueblo.

El destino de nuestra evolución quedó cambiado profundamente en ese momento. Nos ha permitido pasar a un modo de conciencia y de vida mucho más allá de los dualismos, de la dualidad, de las incomodidades de la vida manifestada en la 3ª dimensión solamente.

Te viene hoy así el honor, amigo lector, de participar en este esfuerzo de evolución a través de 3 cosas simples: tu afirmación a la unión a la Fuente, tu afirmación a tu Unidad con la Fuente, y en tercer lugar re-crear.

Imagina que esto sea posible. Imagina esto como una simple experiencia a hacer, para verificar o invalidar ciertas cosas. Desde el momento en que tú funciones en conciencia colectiva unificada a las 24 Unidades, tú aceptarás más fácilmente lo que acabas de leer, de sentir y de vibrar a lo largo de las páginas.

Amigo, hermano lector, nosotros te deseamos buena ruta en este camino de evolución. Se te pide hoy, recorrer una marcha y recorrerla con paso firme, seguro, sin ningún miedo, porque tu futuro está ante ti. Debe ser liberado de todos los elementos que han sido condicionantes y limitantes para ti, tanto en tu esfera mental, emocional e incluso afectiva.

El tejido social que habéis construido está impregnado de estos condicionamientos y de estas limitaciones. El tejido económico que habéis construido está impregnado de estos condicionamientos y de estas limitaciones.

Todo lo que habéis construido hasta el presente, está necesariamente impregnado de las leyes de la 3ª dimensión que nosotros llamamos acción/reacción. Y en la acción/reacción no hay lugar para la Ley de Unidad, para la Ley de Amor, para la Ley de Servicio. Hoy se te pide desembarazarte de todas esas vestiduras que te has puesto encima y que impiden tu marcha hacia la ligereza, hacia la libertad, hacia ti mismo. Te conviene aceptar algunas experiencias que nosotros hemos sometido a tu juicio, a tu perspicacia. Reproducir esas simples experiencias y verificar por ti mismo la existencia de los campos de conciencia unificados. Cuando tú descubras el campo de conciencia unificado, tu vida no será jamás la misma. Tu vida será profundamente transformada. De igual forma que las personas que tienen experiencias místicas o experiencias a las puertas de la muerte y que deciden finalmente, creer en lo que han vivido y aceptar la transformación última, de retorno a la Fuente.




Extracto de "HUMANIDAD EN DEVENIR".

Los estados de lo Divino
El despliegue del Uno a través de las nuevas Unidades
Reencuentros de los niños de la Ley de Uno

OD ER IM IS AL Las 5 claves Metatrónicas
Ki-Ris-Ti, Is-Is, IM, AL La Tri-Unidad (Cristo-María-Miguel)
Visión, Mas allá del Bien y del Mal, Claridad, Precisión, Profundidad, Unidad. Las 7 claves restantes
Humildad, Simplicidad, Atención, Intención, Aquí y Ahora, Etica e Integridad. Abandono a la Luz.
sábado 22 de octubre de 2011
Traducción de Humanité en Devenir Autres Dimensions
HUMANITÉ EN DEVENIR
HUMANIDAD EN DEVENIR
Mensajes de la Intra-tierra
Dedicados a Orionis, a la Orden de Melquizedec
Para la Luminiscencia del Ser.

7338 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo