HOME - INICIO
ENERGIA DEL DIA
CONTACTENOS
BUSCAR
SUSCRIBIR
DESUSCRIBIR
QUIENES SOMOS
INDICE TEMATICO
* Audio* Audio
* Libro* Libro
* Video* Video
AdamaAdama
Allan KardecAllan Kardec
Arcángel GabrielArcángel Gabriel
Arcángel MetatrónArcángel Metatrón
Arcángel MiguelArcángel Miguel
AshtarAshtar
Carmelo UrsoCarmelo Urso
CristoCristo
De lectoresDe lectores
Deepak ChopraDeepak Chopra
DianaDiana
Djwhal KhulDjwhal Khul
Domingo DiazDomingo Diaz
El MoryaEl Morya
El Ser UNOEl Ser UNO
EsenciaEsencia
FrancescoFrancesco
Gaia ~ Madre TierraGaia ~ Madre Tierra
Graciela DattoliGraciela Dattoli
HathorsHathors
Helios y VestaHelios y Vesta
HilariónHilarión
Jesús ~ JeshuaJesús ~ Jeshua
KaiKai
Ker-OnKer-On
KiraelKirael
KrishnamurtiKrishnamurti
KryonKryon
KuthumiKuthumi
Kwan YinKwan Yin
La Gran InvocaciónLa Gran Invocación
Madre DivinaMadre Divina
MaríaMaría
Maria MagdalenaMaria Magdalena
MayasMayas
Monique MathieuMonique Mathieu
Omraam M. AivanhovOmraam M. Aivanhov
OshoOsho
P'taahP'taah
Pedagooogía 3000Pedagooogía 3000
PleyadianosPleyadianos
QuadoQuado
RamthaRamtha
Sa-Lu-SaSa-Lu-Sa
Saint GermainSaint Germain
Sanat KumaraSanat Kumara
SatyaSatya
Serapis BeySerapis Bey
SethSeth
SolamaSolama
Sonia y PabloSonia y Pablo
SoremSorem
TobiasTobias
UrielUriel
V.B. AngladaV.B. Anglada
Varios/OtrosVarios/Otros

ARCHIVO
E.D. NumerologaE.D. Numerología
E.D. Onda EncantadaE.D. Onda Encantada
Notas AnterioresNotas Anteriores

  • NOTA SELECCIONADA
  • Escribe tu comentario.     Ir al Final.     Imprimir.


    1208 lectores

    Ramtha
    El nacimiento de la sabiduría antigua


    Ahora, en mi vida, gracias a la confluencia del tiempo, fui capaz de manifestar un puente en el tiempo, porque yo estaba en una posición donde podía hacerlo. Yo quería. Yo quería explorar —ésa era la naturaleza de mi ser— y conquistar lo que no sabía, pero ya no con una espada, sino con una mente pasional que había entablado una amistad con el pájaro nocturno y todas sus generaciones, y todas las lunas creciendo y menguando. Yo conocía bien a Ra y conocía las montañas púrpura, los rayos dorados y el polvo azafrán. Yo lo viví. Y todo ello ciertamente no me redujo como ser espiritual, más bien me hizo crecer, porque yo lo viví, no desde la perspectiva del destructor, sino desde la de un vagabundo, en completa apreciación, y porque yo lo viví tan bien que encontré que la naturaleza nunca cerraría ninguna puerta a alguien que se embelesara con ella en absoluta sinceridad y nunca desistiera. Y yo lo hice. Rendirse no estaba en mi naturaleza.

    Yo pude haber renunciado a la vida hace mucho tiempo. Ciertamente tenía todas las excusas de las víctimas, las mismas que todos vosotros tenéis. Y de la única manera que vosotros hubierais podido ser capaces de conversar conmigo en aquellos días hubiera sido hablándome sobre la tragedia que le sucedió a mi madre, a mi hermano y a mi hermana, y al desconocido que fue mi padre, y vosotros hubierais intentado analizar todas mis dificultades. Ésa es la única manera en la que podríais haberme hablado, pero yo no hubiera tenido nada que deciros, porque no lo veía como una dificultad. ¿Entendéis? ¿De verdad? Entonces esto te causa renunciar a tu crecimiento y renunciar a la gente también. Yo tenía todas las razones para no confiar en nadie.

    Pero yo te digo que si hubiera tenido cualquier sentimiento de culpa o reproche, o de la miseria de los tiempos en los que viví, nunca habría podido tocar a la puerta de la naturaleza, ni habría podido ser capaz de dejar mi cuerpo; yo habría seguido enraizado en esa miseria propia en la que estaba absorto. Bueno, ése no soy yo. Esto ni siquiera estaba en mi conciencia en aquellos tiempos.

    Así, nada me impidió el querer ser un explorador del Dios Desconocido, porque yo lo amaba con todo mi Ser, y nada me podía detener. Tomad nota de esto: cuanto más te lamentes — cuanto más veas tu vida cargada de victimismo, cuanto más te obstines con la falsedad y la traición— menos verás a Dios. Así es sencillamente: menos conocerás a Dios. Y tú estás como la Tierra en aquellos tiempos, nublada por un velo espeso. Ni siquiera puedes ver la luz radiante que trata de agujerearlo. Yo sabía que era un ser divino y yo sabía que toda mi gente eran seres divinos. Y con ese amor y largas horas junto a ellos, hablándoles y enseñándoles comenzó la verdadera escuela espiritual en aquellas antiguas y olvidadas partes de lo que hoy es el nordeste de India. Ahí es donde todo empezó, ahí mismo. Con todo, no era una enseñanza de «no debes hacer esto y no debes hacer aquello». Eso no es una espiritual.

    Lo que sí fue una enseñanza espiritual fue el cobrar conciencia; que cuando ellos adquirieran una extraordinaria cantidad de conciencia, que cuando regresaran a sus cabañas y a sus redes de pescador y a sus hornos de pan, los vieran de un modo diferente. Ellos se volvieron más conscientes. Y si nosotros lo tuviéramos que describir ahora, diríamos que sus bandas habían crecido.(1)

    Así, yo enseñé a mi gente a vivir la vida no absteniéndose, sino separándose de lo aburrido y tedioso —porque nosotros hicimos eso en el camino; levantábamos el campamento y marchábamos— y caminando hacia un modo de vida más simple, que en medio de tal simplicidad sostiene una gran conciencia. Yo les enseñé a ser conscientes y a sentir el viento y los sutiles cambios en la tierra y en las estaciones, y a establecer una armonía con ellos. Cuando lo hicieron, estuvieron en armonía con la naturaleza. Fueron preservables. Bueno, aún vivieron la vida pero eran más nobles, más sabios. Ellos no eran hipócritas ni fanáticos. Vivieron con gracia, y fue su elección quedarse atrás. Si esa es tu elección, si quieres engendrar hijos, hazlo y sé un gran padre para ellos, o una gran madre. Enséñales sobre Ra y el pájaro nocturno y contempla con ellos preguntas que los harán sabios. Enséñales la verdad, no filosofía.(2)

    Si quieres quedarte aquí y trabajar los campos, lábralos no como una carga sino como un placer, como si estuvieras impregnando la tierra con semillas de esperanza. Esa es la actitud que debes tomar. Y nunca tomes de nadie lo que no es tuyo. Créalo tú mismo. Yo les enseñé esto, a aplicarlo en sus vidas, y que ellos eran ese elemento divino. Eso es vida espiritual, que el Espíritu es primero y después sigue el cuerpo.

    Antes de mi partida yo había soñado la jornada de vuestras vidas a través del tiempo. Yo la soñé a través del tiempo, sentado por largas horas en mi pequeña cabaña, donde muy pocos sabían que yo vivía. Pensaban que vivía en el palacio que habían construido, donde ahora vivían los monos. Pensaban que el Ram residía ahí. Y a mí me gustaba, porque ellos nunca me buscaban en mi simplicidad. Pero fue en mi pequeña cabaña, haciendo mi propio pan y sentado junto al fuego, donde soñé con tal pasión vuestras jornadas y que la pasión de la verdad espiritual en el hombre verdaderamente emprendiera el vuelo. Y soñé que esta noche estábamos juntos en un nuevo cielo y una nueva Tierra. Yo soy una extraña entidad, porque vengo con ricas memorias de un tiempo extraño y remoto. Esto es cuestionable para todos los científicos, con excepción de aquéllos que no temen ver la evidencia.

    Yo existo, sabes, y protegí a una gente magnífica, y sobreviví. Sobreviví a la Tierra con sus cambios, a la tecnología y su caída. Sobreviví a la guerra y la barbarie, y sobreviví a mi iluminación. Cuando regresé aquí, elegí muy bien el modo como quería venir y lo que necesitaba enseñarse. Quería venir y mostrarme como algo muy común; y lo he hecho. Y fui capaz de enseñar a un grupo de gente que está viviendo en un planeta al cual llegué —hay algunos viviendo en otros planetas— y todo el tiempo estuve enseñándoles. Y vosotros estáis mirándome en este cuerpo y amándome por lo que no podéis ver, porque no es mi cuerpo; y de la única manera que podéis apaciguar ese misterio es diciendo: «Yo amo lo desconocido». Bueno, yo soy lo desconocido. Tú aún no me puedes ver, pero me amas y me escuchas, quizás más que a cualquier otro en tu vida. Eso es bueno, porque yo sé más que cualquier otro. Pero eso en sí mismo es una declaración, sobre ti, ¿no es verdad?

    Entonces yo soy un ser espiritual, aquello que tú no puedes ver, así como no puedes ver el viento, sólo su efecto. Bueno, vosotros sois mi efecto. Yo soy el viento que se mueve a través de tu vida, y tu vida es afectada sólo por eso. Esto se llama el Espíritu. Eso es lo que yo soy.

    Ahora, yo he enseñado aquí durante muchos años, reuniendo a gente de todo el mundo para estar aquí esta noche, y todos los otros cursos que hemos planeado. Pero realmente no se os ha ocurrido qué maravilloso es esto realmente. Y yo os digo que todo lo que os he enseñado es una verdad y funciona. Cuando esos científicos vinieron y pusieron todos esos cables en el cuerpo de mi hija —que es una valerosa mujer al hacerlo frente a su escuela, aunque ella no tiene nada que ocultar, porque el hecho es que yo soy una enigma—, y el hacer que ellos verificaran que hay algo extraordinario que está pasando aquí que no es normal, bueno, demuestra que soy yo el que no es normal. Lo que ellos verificaron, aquello que yo soy sin llegar a decirlo, eso es lo que soy.

    Bueno, yo quiero que vosotros sepáis que esta mujer es una entidad poco común, con una bendición poco común: la habilidad de permitir al poderoso Espíritu que sea usado aquí. Ahora, si la ciencia dice que esto no es común sino más bien extraordinario, entonces, ¿no sería más valioso escuchar el mensaje de lo extraordinario que de lo ordinario? Bueno, eso es lo que estoy tratando de hacer aquí. El aspecto más importante aquí, de manera común, es no eclipsaros nunca, pues eso sería un error. Lo más importante aquí —cuando tú me has amado como tu maestro y has entendido que aquello que la ciencia dice ser extraordinario te ha amado lo suficiente durante siglos, desde tiempos remotos— es haber planeado con anticipación, haber traído enseñanzas que son tan simples como decir: «¿Qué sabe el árbol que tú no sabes?», y haberte quedado atónito con la pregunta. Yo os digo que hay respuestas, y yo conozco las respuestas.

    Quiero que vosotros sepáis las respuestas, porque vosotros seréis preservables en la nueva Tierra. ¿Y por que? Porque vosotros sois gente espiritual que está siendo resucitada, haciendo un puente en el tiempo desde este día a un tiempo futuro. Y para aquéllos de vosotros que están condenados con una mente intelectual que cuestiona todo lo que hacéis, yo quiero que sepáis que yo no hubiera hecho este viaje en el tiempo para haberos enseñado conceptos que no sirven. No hubiera hecho este viaje en el tiempo para regresar si no hubiera un lugar a donde ir.



    (1) Las bandas, el campo áurico de una persona, que representa su mente.
    (2) La verdad es conocimiento adquirido a través de la experiencia, más que de disertaciones meramente filosóficas.



    Extracto de: Los orígenes de la civilización humana - Ramtha



    Siguiente: Ramtha ~ La evolución espiritual de la humanidad.

    Anterior: Ramtha ~ Reflexiones de un maestro sobre la historia de la humanidad

  • Enviar a un amigo.

  • Ramtha ~ El nacimiento de la sabiduría antigua
    Tu Mail* 
    El Mail de tu amiga/o* 
    Por favor escriba su mail y mail destinatario!


  • Escribe tu comentario aquí.
  • Tu Mail*  
    Apellido y Nombre*  
    Tu País*  
    Tu Comentario*
      Escriba el código aquí


    COMENTARIOS

    Fecha: 21/03/2017 Desde: Colombia
    Comentario de Marcel
    me gustaría tener acceso al tanque y al trabajo de campo SM. Qué debo hacer?

    Marcel desde Colombia

    Trabajadores de la Luz?
    En tu celular, tu movil
    Audio Streaming
    Audio Streaming On Line
    escuchar

    La Gran Invocación
    La Gran Invocacin
    leer masLamina Yo Soy

    Los chakras
    Los Chakras
    leer masLos Chakras

    Mandala del día
    El Mandala de Hoy
    Mandala de Hoy

    Lámina Yo Soy
    Lmina Yo Soy
    leer masLamina Yo Soy
    Imprimir LáminaImprimir la Lmina Yo Soy

    Fase Lunar
    Fase Lunar
    ver masFase Lunar

    Energía del Día
    Energa del Da
    ver masFase Lunar

    Numerologia
    Numerologia
    leer masNumerologia