El Amor. 8

Satya


Pregunta: Si alguien no se deja amar, no elige de crecer juntos, de abrir el corazón, de verse con el Alma, ¿cómo me tengo que comportar?

Respuesta:

“Ante todo asegúrate si aquello que ves y sientes es una dificultad de la persona que querrías ayudar y amar, si su reacción es debida a las heridas recibidas o a sus temores, porque en estos casos un ‘Corazón’ puede tener dificultad en recibir y donar Amor, pero puede elegir de hacerse ayudar.

Entonces compórtate totalmente disponible, abierta, misericordiosa, dulce y cariñosa.

Pero cuando un ‘Corazón’ elige no hacerse ayudar, no desea hacerse amar y donar Amor, en ese momento, es bueno callar y apartarse, porque es un Alma y su elección debe ser respetada.

No puedes empujar a nadie, no puedes forzar nada, obligar a nada, por cuánto querrías ayudar, querrías amar, porque cada uno es libre, permanece libre, y amar significa dejar libre.

El verdadero Amor también se expresa así: respetar la libertad, saber callar y encaminarse hacia otros ‘Corazones’, hacia otras Almas, sin amarguras, sin juicios, sin añoranzas, sencillamente con la compasión, con la sonrisa, con el ‘Corazón’ ligero y sereno.”


Pregunta: Además de verlo como un Alma, ¿cómo puedo ver a mi compañero?

Respuesta:

“Relacionaros y sentiros a vosotros como maestros el uno del otro.

Velo como una fuente y asegúrate que él deje emerger desde su interior todo el Amor, toda la Luz, todo el calor.

Velo como un corazón que has encontrado para entrenarte a donar ininterrumpidamente y para consagrarte totalmente.

Velo como un medio para crecer.

Estas son palabras simples, sin embargo, si se viven, hacen que cada uno ofrezca todo, crea la manera para recibir todo. Recuerda que estas palabras no sólo deben ser comprendidas, sino también vividas.

Si se mira al propio compañero como un manantial de agua, un agua que contiene nutrientes, Luz, Amor, se la busca continuamente, se expresa agradecimiento a este manantial.

Si se observa al propio compañero como un medio de crecimiento y posibilidad de entrenamiento a la propia tarea, se le agradece por ello.

Si se ve al propio compañero como un cuenco que llenar, se le da todo, nos consagramos totalmente.

Y he aquí que se entienden del compañero los pasos, las victorias y las derrotas.

En la victoria se celebra, en las derrotas se ama, porque en el entrenamiento es natural que no exista la perfección, aunque si a esta se tiende.”


Pregunta: ¿Cómo es el verdadero compañero de vida?

Respuesta:

“La palabra compañero significa acompañar, vivir todo juntos, y es más que elegir amar, elegir de aceptar el Amor.

Es así que las palabras no sirven más, los corazones se unen permaneciendo libres, las Almas se funden en la Luz y vuelan libres.

En todo caso todo esto no elimina la individualidad, más bien la refuerza, la ilumina, le da el espacio necesario.”


Pregunta: ¿Cómo puedo llevar más Amor a mi familia?

Respuesta:

“Piensa cómo poder hacer felices aquellos niños, porque así los debes ver. Piensa qué expresar para hacerlos alegres, para hacerlos sentir queridos.

Con tu corazón de niña intuirás qué hacer, decir, crear.

No temas si a veces sientes las puertas de sus corazones un poco cerradas.

Cuando no se han recibido atenciones y Amor, es natural vibrar en cierto modo, probar ciertos sentimientos o entrecerrar un poco la puerta del propio corazón, no comprendiendo que todo esto hace alejar aún más el Amor.

Allí es indispensable un esfuerzo.

Dónde no te es expresado Amor, dónde rechazan la caricia que quisiste ofrecer, dónde no te es manifestada atención, ofrece igualmente Amor y crearás la posibilidad de una armonía nueva.

Hace todo para volver a cada uno un niño feliz. Bastan pequeñas cosas.

Este Amor grande que todo comprende, que tiene compasión, que ayuda y dona, hará abrir sus corazones, superar las dificultades, sanar las heridas, enseñará la belleza del querer, del donar, del volver a los otros felices, hará sentir que la cosa más importante y más bonita de la vida es intercambiarse Amor, es vivir en la dulzura, en la ternura, en el afecto.

Recuerda que, no al azar, habéis elegido como Almas de hallaros juntos en aquel lugar.

Si luego de haber hecho todo esto, no existe en todo caso comprensión, no existe aceptación, no existe abertura y permanece el rechazo, deja a todos libres de amar o no amar, de donar o no donar, de recibir tu Amor o rechazarlo.

En ese momento podrás serenamente dirigir la mirada hacia otros ‘Corazones’, otras Almas, para ayudar, para donar Amor y Luz.”


Pregunta: Estoy muy pegada a mis animales.

Respuesta:

“Ellos te han ayudado mucho hasta ahora en el amar, porque todas las Criaturas pueden ayudar en el abrirse al Amor, en el aprender el arte de amar.

Quiere todas las Criaturas, pero debes de estar siempre atenta a los apegos, porque cuando se percibe este su Amor que no hiere nunca, se puede arriesgar de crear apegos, se puede quitar la mirada del Amor hacia todo y todos y amar sólo a ellos.

Debes ser consciente que a menudo uno se aficiona mucho a estas Criaturas, porque ellas aman incondicionalmente, no hacen sufrir, pero esto puede ser un modo para huir del Amor hacia todo, hacia todos.

Cuando no estés segura de si estás evitando o no al Amor, pregúntate:

- ¿Amo así un árbol, una flor? ¿Amo así el viento, la lluvia, el sol, la tierra? ¿Amo así cada ‘Corazón’ que encuentro? -

E en la respuesta comprenderás si el Amor que tienes por aquella Criatura es un Amor incondicional, si de esa manera estás huyendo del Amor o no.

Como puedes ver cada experiencia puede convertirse en un don, una enseñanza que da espacio a comprensiones nuevas.”


Pregunta: Cuándo amo intensamente, todo es más simple.

Respuesta:

“Zambúllete en el Amor hacia todo lo que te rodea y cuando te encuentres frente a una dificultad pídeme de ayudarte a vivirla, de ayudarte a vencer tu batalla, pero luego como una niña ve a expresar tu Amor a quien está junto a ti.

Esto te ayudará a vivir serenamente, a superar cualquier cosa, a ganar las batallas de la vida... y esto te enseñará a protegerte.”


Pregunta: ¿Quieres decir que, si me zambullo en el Amor, sabré también protegerme?

Respuesta:

“También. Antes tienes que haber alcanzado la concientización, la comprensión de tus sentimientos, porque no puedes protegerte de algo que no conoces, sólo sería un cierre.

Cuando existe una lección que aprender, una dificultad que superar, recuerda que ante todo se requiere la comprensión de aquella cosa, de las propias emociones, de uno mismo, recuerda que eres un Destello Divino que todo vencerá, siente a la Niña dentro de ti exultar por tener la ocasión de aprender algo nuevo, luego zambúllete en el Amor, expresa el Amor hacia todo, hacia todos. Y amando intensamente puedes separarte de todas las dificultades, cualesquiera sean.”


Pregunta: ¿Por qué muchos no aceptan el Amor, quizás no lo sepan sentir?

Respuesta:

“Todos sienten el Amor, pero alguno huye, levanta barreras, fortalezas, saca armas para combatirlo, porque siente que permitiendo al Amor de entrar en el corazón, se derrumbarían sus paredes, sus fortalezas.

Alguno tiene temor de expresar aquello que siente, pero el Amor donado con el corazón es siempre percibido.

Aunque no haya sido recibido, no pienses que el Amor donado haya sido perdido: el Amor es una gota de agua, una semilla, un bálsamo, un regalo, que un día será comprendido.”


Pregunta: ¿Me enseñas a amar todo lo que me rodea?

Respuesta:

“Enamórate del Amor y lograrás así amar todo y a todos con la misma intensidad. Verás cada Criatura, cada persona no como una fuente a la cual recurrir o como un jarro que llenar, sino simplemente como un medio para gozar de la alegría del Amor.

Y he usado esta palabra 'gozar’, porque realmente el Amor verdadero crea lo que vosotros llamáis placer, lleva al éxtasis.

Ama cada expresión de la Naturaleza: entrarás en el río del Amor nuevo, le permitirás de correr, y este río correrá.

Cuando estás junto a un árbol, a una flor, siéntelos como medios para expresar el Amor, y así cuando estás entre los brazos de la Tierra, cuando te dejas mecer por las olas del mar, cuando te dejas acariciar por el viento, cuando te dejas calentar por el sol.

Ya no sentirás la necesidad de tener cerca un ‘Corazón’ para recibir Amor y para donarlo, porque sabrás vivirlo con cada Criatura.

Y si un ‘Corazón’ está junto a ti, sentirás la alegría de poder vivir el Amor con él, pero si aquel ‘Corazón’ elige de no donarte y de no recibir tu Amor, tu corazón no será turbado de ello.

Sentirás latir de Amor la flor, el árbol, la Tierra.

Sentirás hablar de Amor el viento, el mar, el fuego. Sentirás que las estrellas y el Cielo te miran con los ojos del Amor.

Por cuánto estas palabras ahora recibes en el corazón, no puedes imaginar lo que sentirás.”



Extraído del libro: Tu mano en la Mía
Autora: Satya
Además de estos libros hemos publicado 22 pequenos-e-book:
http://www.suonidiluce.com/es/libros/libros/peque%C3%B1os-e-books/

5161 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo