El Despertar del Alma. III

Satya


Comentario

Alma Luminosa,

la palabra ‘Despertar' es el término con el que se describe aquello ocurre cuando iniciamos a comprender que somos Almas en camino, que como Almas hemos elegido todo lo que vivimos, que somos Almas libres, y, por lo tanto, artífices de nuestra vida.

Son tan libres, que podemos completar o no el diseño hecho por nuestra Alma antes de reencarnarse en esta vida; también podemos modificarlo, o ampliarlo.

Estas conciencias nos llevan a cambios radicales, tanto dentro de nosotros como alrededor de nosotros.

Sentimos derrumbarse aquellos muros de protección que hemos erigido para sobrevivir. Vemos desaparecer las seguridades que habíamos creado, o que creímos tales, porque descubrimos que son ilusiones.

Se vuelve natural poner en tela de juicio lo conocido, lo aprendido, aquello en que creímos, las cosas que creímos indispensables.

Tenemos la sensación de ‘despertarnos’ de un sueño profundo, sentimos que hay cosas que recordar, intuimos que hay mucho por descubrir.

Todo alrededor nuestro no es más como antes, y percibimos que existe otra realidad además de la que vemos.

El Despertar siempre es un huracán: hace que se derrumben muchas cosas, perturba, y, en un principio, crea confusión, vuelve inciertos nuestros pasos.

Puede ocurrir lentamente o rápidamente, porque cada uno tiene su historia, su programa.

Somos libres de permitir que el Despertar ocurra con los tiempos que elegimos, y, también, de seguir durmiendo…

Despertarse es como limpiar una casa que está cerrada desde hace mucho tiempo, con tanto polvo por todas partes.

Para limpiar bien es necesario mover lo que está adentro, tomar en mano cada cosa, y, a veces, incluso, llevar todo fuera de las habitaciones.

En ese momento existe mucha confusión, el polvo que vuela a menudo opaca todo, y vuelve pesada la respiración.

A menudo uno quisiera cerrar los ojos, o dejar ese lugar, o pedir a otros de hacer ese trabajo por nosotros.

Pero si resistimos y completamos la limpieza, luego podemos gozar de la casa, descubrimos aquello objetos bellísimos que el polvo había cubierto. Algunos de estos objetos se vuelven muy útiles, otros indispensables para nuestra nueva vida.

Nuevos colores, nuevos perfumes, nuevas sensaciones, nuevas emociones, nos donan un bienestar nuevo, nos hacen sentir cómodos en aquella casa antes nos parecía desconocida.

Puede ser bastante diferente a la casa anterior, pero sólo allí nos sentimos realmente en casa, entre objetos aparentemente nuevos, pero que sentimos de haber ya conocido, amado, usado, y que nos pertenecen.

Oímos la alegría de ser nosotros mismos, de iniciar un bonito viaje para descubrir nuestra Esencia, alcanzar nuestra meta.

También para mí el Despertar ha sido muy tormentoso, muy intenso y largo, tan largo que todavía no me siento un Alma ‘despierta’...

A menudo en esta nueva ‘Casa’ he limpiado a fondo, he reordenado con cuidado cada cosa y todo con mucho esfuerzo, con gran empeño y mucha voluntad.

Y en cuanto me sentaba para disfrutar todo, he aquí que un ‘ráfaga de viento’ abría la puerta y volaba por el aire todo, de nuevo entraba el polvo en todas partes, creando así bastante desorden y la necesidad de volver a hacer todo.

Y esto no ha ocurrido sólo a mí.

Son estos los momentos en que se piensas que cada esfuerzo, cada fatiga, no valga nada, que, quizás, al final, se está peor que antes.

Pero una voz dentro de nuestro corazón nos recuerda que antes del Despertar, para superar las dificultades, tomábamos ‘tranquilizantes’, de diferentes tipos, en modos diferentes.

Antes no vivíamos plenamente la vida, porque no observábamos con la conciencia todo lo que en ella ocurría, no gozábamos de muchas cosas, porque nos pasaban inobservadas.

Antes no vivíamos totalmente nuestras potencialidades, no expresábamos nuestras emociones, como luego hemos aprendido a hacer.

Ahora soy muy feliz por todo lo que he hecho de no simple, de no fácil, para continuar mi Despertar, porque las conciencias del Alma han quitado cada posibilidad de temores, de angustias, de desesperación.

Con ellas ha aumentado las alegrías por aprender cómo vivir plenamente la vida.

Ahora siento que todo lo que ocurre, dentro y fuera de mí, son grandes ocasiones de crecimiento, de Despertar, que me ayudan a conocer la verdadera realidad, el significado de cada cosa.

Esto me lleva a amar al sol, a la lluvia, al viento, al mar calmo y a las olas altas, porque ahora mi casa es el Universo y todo lo que en él existe es bueno para mí, todo lo que en él ocurre es justo para mí, para mi Alma.

Y sonrío a las ráfagas de viento que llegan, porque he experimentado que ellas traen lo nuevo, crean lo nuevo, y lo nuevo siempre es maravilloso, si también yo me convierto en nueva, junto a aquello nuevo.



Pregunta:

Me siento trastornada, confusa, y vivo sensaciones opuestas...

Respuesta:

“No temas el momento que estás viviendo. Tú sabes que estoy a tu lado y te ayudaré en todo, amándote tiernamente.

El Despertar es como abrir una puerta y salir al aire libre: uno se siente atraído por los rayos del sol que nos invitan a salir, y de esta manera salimos de todo lo que antes podía parecer seguridad, protección.

Pero cuando caminamos al aire libre, es inevitable que lleguen lluvias y vientos. Son lluvias de limpieza, de transformación, son vientos que quitan todo lo que cubre la Esencia, reprime la luminosidad del Alma, impide la libertad.

Cualquier persona que elija un Camino de crecimiento, en el Despertar encuentra estos vientos, estas lluvias, que se alternan con momentos de gran sol, pero el viajante sabe que son importantes, y, poco a poco, aprender a amar a todos por igual.

Y digo ‘poco a poco’, porque nadie quisiera encontrar los vientos y las lluvias cuando ha elegido el sol y la tibieza de sus rayos.

No temas, estaré siempre cerca con mucho Amor, te donaré el calor que necesitas, y todo lo que te es necesario para el camino.

PídeMe de ayudarte diciendo en voz alta:

– Ayúdame a vivir este momento donde los vientos me sacuden, las lluvias me mojan, donde siento frío. Sé que son necesarios, pero les temo, y temo perderme –.

Y siente que comprendo tu temor.

También pueden llegar las nieblas densas dónde podemos perdernos, en ese momento sientes Mis manos que aprietan fuerte las tuyas, Mi corazón que late junto a ti. No temas nada, Conmigo cerca, no te perderás, y Yo te calentaré.

Contigo todo viviré, en todo te ayudaré.

Y cuando vuelva el sol y volverá la serenidad, quiérela con toda la intensidad, goza de sol con todo el Amor, la gratitud, alégrate por todo y gozas de todo.

En el mismo momento prepárate, permaneciendo serena, a otras lluvias, vientos, nieblas, que podrían llegar: forman parte de la aventura, de vivir al aire libre, siempre en camino.

Quien vientos ya ha encontrado, muchas lluvias ha vivido, pueden ayudarte a comprender que todo forma parte de la aventura, y que merece la pena hacerlo, porque es siendo libres, que encontramos las verdaderas alegrías, las verdaderas fuentes que calman la sed, confortan, renuevan.

Siempre en el camino puedes encontrar quien esto haya vivido, haya experimentado, quién en esto puede ayudarte.

Aprieta Mi mano, aprieta la mano de quien está a tu lado, de quien encuentras, de quien conoce todo esto, porque ya ha caminado con vientos, lluvias y nieblas, pero no se ha perdido, ni se ha detenido, y ahora puede alentarte, compartiendo contigo las alegrías nuevas que ha conocido.

Acepta aquella parte de sufrimiento que cada despertar lleva, y trata de no soltar nunca Mi mano, las otras manos.

Escucha Mi reafirmación, las seguridades y los estímulos amorosos de quien todo ya ha vivido antes, escucha el llamado del Alma.

Luego, pasan los vientos, pasan las lluvias, desaparece la niebla y vuelve el sol, esto es inevitable.

En un día de lluvia no puedes ver el sol y del sol sentir su calor. Acepta la lluvia y el viento, con la certeza de que el sol volverá pronto.

Protégete bajo Mis alas, protégete bajo las alas de quién puede calentarte, tranquilizarte y hablarte de Amor.

Incluso actuando con responsabilidad, viviendo como una guerrera que todo sabe afrontar, sientes de ser también una niña que necesita de estas alas, de este calor, de este Amor.

Así sabrás luchar como una guerrera, difundir Luz, ser responsable de tu vida, pero también sabrás, aún más, pedir Amor, protección, contención, comprensión.

Siéntete una guerrera, siéntete una niña: dónde hay que luchar, lucha como una guerrera.

Luego, regresa como una niña que se deja abrazar, mimar, querer, porque es así que, el día después, podrás ser de nuevo una guerrera.

Es así que, luego, sabrás ayudar, alentar, otros ‘Corazones’.

Deja que las cosas ocurran, vive abandonada, incluso sintiéndote artífice de todo: eres artífice de tu libertad, de tu paz, de tu felicidad.”



Pregunta:

Siento que este Despertar es tormentoso...

Respuesta:

“Con alegría y Amor estoy a tu lado en éste despertar.

Es un Despertar en un mundo mágico, que ningún sueño puede hacer intuir, ni siquiera una parte.

Compórtate como si ello fuera un juego que hora no conoces, porque realmente es un juego, y tiene que seguir siendo un juego, un juego hecho Conmigo, para vivir en alegría, con ligereza.

Si lo así lo vivirás, estate segura que te llevará la alegría que estás buscando, la paz que deseas, la fuerza necesaria para vivir todo.”



Pregunta:

¿Por qué desde cuando he comenzado el Camino del crecimiento, en algunos momentos me siento confundida y perdida?

Respuesta:

“Porque cuando se entra realmente dentro uno mismo, en el propio corazón, es inevitable sentirse en confusión, sentir de perder los puntos de referencia.

Lo que estás haciendo es en efecto esto: dejar lo conocido, poner en tela de juicio lo aprendido, dejar ir la personalidad creada en este viaje, sacar todo para descubrir tu Esencia, liberar tu perfume, y permitir a tu flor de florecer libre.

Pero mientras quitas no ves nada que construir, nada desde donde agarrarte, y esto crea las sensaciones que estás viviendo.

El Despertar es el momento más difícil para cada ‘Corazón’, para cada Alma, que ha elegido de caminar en la Luz.

Es necesaria mucha fuerza para continuar el Camino.

Es requerida la Esencia del guerrero que no teme a nada, la fuerza del guerrero que va adelante incluso estando cansado, el gran credo del guerrero que está seguro de vencer también cuando se siente perdido y debilitado.

Es conquistar una Alta Cumbre, redescubrir la propia Esencia, hacer el viaje hacia uno mismo. Y esto no con la mente, no con las palabras, sino con todo nuestro Ser.

Comprenderás más adelante, cuántos se ilusionan de vivir esto porque hacen muchas cosas, pero en realidad permanecen siempre distantes de sí mismos, porque lo hacen con la mente o no viven lo aprendido con el corazón.

Continúa tu Camino con serenidad, consciente de la gran fuerza, del gran coraje que tienes navegando tu interior, viviendo tu despertar con todo tu Ser.

DaMe siempre tu mano, pídeMe ayuda en todo, debes de estar segura que de esta manera, no podrás perderte nunca, que llegarás a tu meta.”




Pregunta:

He conocido muchas cosas nuevas, he vivido emociones nuevas, ahora siento como de haber vuelto a casa. Tengo mucha alegría en el corazón y quiero continuar mi Camino, pero también siento el deseo de descansar…
Y no sé cómo relacionarme con mi familia que, no siempre, acepta todo lo que estoy eligiendo vivir.



Respuesta:

“Con Amor te recibo, como una hija que ha ido errado por el mundo durante mucho tiempo, y ahora entre Mis brazos puede descansar.

ImagínaMe y siénteMe así: que te recibo, sonriendo, alegre, diciéndote que eres muy inteligente porque has sabido hallar tú Casa después de equivocarte tanto.

Ahora, entre Mis brazos puedes dejarte ir, puedes dejarte alimentar por Mí. Yo velaré por ti, te protegeré, cuidaré de ti.

He aquí que luego, alimentada, con la sed calmada, descansada, confortada, cuidada, amada, te despertarás nueva, con un resplandor nuevo, con una seguridad nueva, y, sobre todo, con una gran alegría nueva, nunca antes conocida.

Es la alegría de quien se ha despertado y ha reconocido su verdadera Casa.

Es la alegría de quien puede resplandecer en el mundo, puede ir serena por el mundo, sabiendo que por la tarde volverá a su Casa.

Es la alegría de quien también puede ir hacia la confusión, en el polvo de las calles del mundo, pero luego puede volver a Casa y renovarse nuevamente.

Has comprendido que no te detendrás más, que continuarás tu viaje.

Sientes que hora tu viaje estará lleno de Luz, de alegría, de Amor, porque has llegado a un punto donde puede detenerse el aprendizaje en el dolor del no conocimiento, de la inconsciencia, e iniciar los aprendizajes en alegría, en Amor, y vivir con conciencia y libertad.

Ahora permítete este momento de descanso para renovarte. Abandonados entre Mis brazos, para sentir Mi Amor, saboreando luego las alegrías de poder continuar tu viaje en la Luz, en el Amor, en la alegría.

Has llegado a un umbral y sin darte cuenta, los has ya pasado.

Es natural por lo tanto, que todo lo que exista detrás de este umbral, quedará fuera de tu Casa, de tu vida, porque cerrarás una puerta para poder respirar el aire nuevo, de una Casa nueva.

Vive esto, y visualízate justo allí: más allá del umbral.

Ésta que has pasado es una puerta que se cierra de prisa, porque todo lo que existe detrás, ha tenido su tiempo, te ha dado la riqueza que te tuvo que dar, te ha ayudado como tu Alma había elegido.

No sentirás la fatiga de cerrar esta puerta, y sentirás la alegría de continuar más allá del umbral, porque no te sentirás en una casa nueva, sino en tu Casa, porque todo has ya conocido de esta Casa.

Si tomarás en mano los objetos, al principio pueden parecerte nuevos, pero en realidad los ha ya tomado en mano, los has ya usado, y por lo tanto, ya no los sentirás nuevos.

Y, aun siendo al inicio de tu despertar, por lo tanto una alumna en una escuela nueva, ya puedes ayudar otras Almas a despertarse.

En esta escuela existe un grande crecimiento e infinitas oportunidades de evolución para uno mismo, y también uno mismo se convierte en medios para muchas Almas.

La propia familia pertenece a las muchas Almas que se ha elegido ayudar, de despertar.

Siempre existe un cambio entre Alma y Alma, porque cada Alma en todo caso algo da, empuja a un algo, es un medio para algo.

Es natural, por lo tanto, sentirte muy diferente cuando estás entre Almas que has elegido ayudar.

Es como ser una maestra que entra en una escuela para enseñar: se sentirá un poco sola, un poco diferente, porque es mucha la distancia de los niños a los que está enseñando.

Sólo cuando encuentra otra maestra, siente algo en común, siente algo que puede permitirle de abrir el corazón, de poder ser comprendida, ayudada, contenida. Pero luego, cuando vuelva al aula con sus alumnos, de nuevo se sentirá un poco sola.

Siempre encontrarás a otros enseñantes que, como tú, tienen sus aulas, sus alumnos, y que, como tú, han conocido esta soledad, esta diversidad, pero han comprendido que esta ha sido elegida por el Alma para ayudar otras Almas a despertarse.

Puedes ver tu familia como muchas Almas que has elegido despertar, para los cuales eres una oportunidad hacia el despertar, pero que, no reconociéndote como su maestra, no quieren comportarse contigo como alumnos.

No dejes que esto te toque, da con humildad tu Luz, aquello conocido.

Siente a tu familia, una de las muchas aulas tuyas, y no observes si lo que das es aceptado o no.

Puede ser que con el tiempo, lo que no es aceptado ahora lo será, o en sus corazones cuánto das es aceptado, pero no te lo demuestran, ni tanto menos te dan las gracias por ello. Puede ser que todo lo que ahora das, creará frutos para otros viajes.

Siempre podrá ocurrir esto con las Almas que ayudarás.

Algunas podrán reconocerte como una despertadora, quererte y estar agradecidas por esto y por cuánto tú a ellas donas.

Otras Almas te volverán la espalda y se alejarán de ti sintiéndote un peligro, porque, incluso habiendo elegido el Despertar, en ese momento eligen seguir durmiendo, y tu música no permitiría hacerlo.

A menudo aquello que buscabas en tu familia y de ella no has recibido, lo recibirás de otras Almas que encontrarás en tu camino.

Naturalmente quedan las heridas por aquello que no recibido, por sanar, por cerrar, pero podrás recibir mucho más de otras Almas que serán para ti padres, hermanos, hermanas, compañeros.

Y tan luego, sentirás gratitud hacia tu familia de origen, porque, comprenderás que, no ofreciéndote eso que precisabas, te ha empujado a buscar una familia mucho más grande, a sentir el Universo tú Casa, tu familia, porque es esto que sentirás.

A menudo en la propia familia sucede esto.

Otras veces no es así, porque hay otras motivaciones, otras elecciones del Alma, otras lecciones, otras evoluciones.”



Extraído del libro: Estoy a tu lado
Autora: Satya
Además de estos libros hemos publicado 22 pequenos-e-book:
http://www.suonidiluce.com/es/libros/libros/peque%C3%B1os-e-books/

4799 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo