Asociaciones de nuevos cuerpos y almas.

Varios/Otros


El proceso de un alma uniéndose a un niño no nacido es un fin apropiado para las historias de los casos que he presentado en este libro. El alma está ahora lista para reencarnación con esperanzas y expectativas para un nuevo rol en la vida. La asociación entre la mente física y la etérea que guía a todos los seres humanos dentro del mundo puede ser uniforme o inestable en las primeras etapas de la infancia, pero es el resultado final y cómo terminamos el curso lo que en verdad cuenta. Durante nuestra vida el alma y el cuerpo se encuentran tan relacionados, que la dualidad de expresión puede confundirnos hasta el punto de hacernos dudar de quien somos en realidad. La complejidad de esta asociación entre el cuerpo y el alma representa una alianza de mucho tiempo de evolución que se remonta quizás hacia finales del Pleistoceno, cuando los humanoides en este planeta fueron considerados apropiados para la colonización del alma. Las ramificaciones más primitivas de nuestro cerebro moderno aun permanecen intactas como mecanismos de supervivencia. Algunas personas, como Kliday en el caso 24, reconocen un contacto con zonas primitivas del cerebro al momento de entrar al feto. Estas son las áreas que controlan nuestras reacciones viscerales y físicas, que son más instintivas y emocionales que intelectuales. Algunos de mis pacientes han dicho que algunos cerebros a los que se han unido parecían más primitivos que otros.

El ego ha sido definido como la personalidad del ser, concebido como una sustancia espiritual cuya experiencia es superimpuesta. La psiquis definiría al alma, pero hay un ego de algún tipo, relegado al cerebro, el cual experimenta el mundo externo a través de los sentidos que gobiernan la acción y reacción. Es el organismo funcional, creado antes de la llegada del alma, la que debe unirse dentro de la madre. En cierta forma hay dos egos actuando aquí y esto se hace más evidente durante las regresiones cuando llevo a mis pacientes al Anillo y posteriormente cuando se unen al feto. Es en el feto donde la asociación de cuerpo y alma realmente comienza. El alma y el cerebro de un recién nacido parecen comenzar su asociación como dos entidades separadas y diferentes que luego se convierten en una mente. A algunas personas les molesta que mi posición respecto a la teoría de las dos entidades, o dualidad de cuerpo y espíritu, signifique que mientras el carácter inmortal de las almas siga viviendo, la personalidad temporal del cuerpo muera.

Sin embargo, fueron el alma en conjunto con la mente de un cuerpo, quienes crearon una personalidad única para el individuo. Aunque el organismo físico del cuerpo muera, el alma que moró en dicho cuerpo nunca olvida al anfitrión que le permitió experimentar la Tierra en un momento y lugar en particular. Ya hemos visto cómo las almas pueden recordar y recrear quienes fueron en determinadas líneas de tiempo. Cada cuerpo físico tiene su propio diseño único y los conceptos, ideas y juicios de cualquier mente humana, están directamente relacionados con el alma que lo ocupa. Algunas combinaciones de cuerpo y alma trabajan más eficientemente que otras. Los psicólogos no saben por qué una emoción intensa puede ocasionar un comportamiento irracional en una persona y acciones muy lógicas en otra. En mi opinión, la respuesta radica en el alma. Cuando la asociación de cuerpo y alma se está desarrollando en el feto del cuerpo de un paciente actual, escucho evaluaciones de muchos de ellos referentes a la sintonización correcta del circuito cerebral o por el contrario, a la confusión que reina en el mismo. Los comentarios de un alma de nivel V, acerca de su entrada a un cuerpo resultan instructivas:

No existen dos cerebros construidos precisamente de la misma manera. Cuando inicialmente entro en el vientre de mi madre, toco gentilmente el cerebro. Floto... buscando... probando... investigando. Es como osmosis. Sé inmediatamente si este cerebro se prestará para una fácil o difícil comunicación. Durante el embarazo, recibiré los sentimientos emocionales de mi madre más que sus pensamientos. Así es como sé si el bebé es deseado o no y esto hace la diferencia que marca el buen o mal comienzo de la vida de un bebé. Cuando entro en el feto de un bebé no deseado, puedo hacer un cambio positivo mediante una unión de energía con el niño. Cuando era una alma joven, sentía la alienación de los padres y tanto yo como el bebé nos sentíamos separados. He estado trabajando con bebés por miles de años y ahora puedo manejar cualquier clase de niño que me asignen, logrando una realización al unirme con él. Tengo mucho trabajo por realizar en la vida para ser retrasado por la asignación de un cuerpo que no parece ser perfecto para mí.

Cuando las almas alcanzan el nivel III, la mayoría es capaz de adaptarse rápidamente al feto. Un paciente me dijo de forma seca, "cuando un alma altamente avanzada y compleja se combina con un cerebro letárgico, es como enganchar un caballo de carreras con uno de labranza". Usualmente mis pacientes expresan estos sentimientos sobre los cuerpos de manera más respetuosa. Hay razones kármicas para las combinaciones de cuerpo y alma. Igualmente, un coeficiente intelectual alto no es indicador de un alma avanzada. No son los coeficientes intelectuales bajos, sino las mentes irracionales y perturbadas las que ponen en problemas a las almas menos experimentadas. En cuanto a la combinación ideal del cuerpo con el alma, las opciones nos son ofrecidas de buena fe para una variedad de diseños de vida. Las elecciones de cuerpo en el Anillo nunca son usadas para atraparnos en algo inapropiado para nuestro desarrollo. La esfera de la Selección de Vidas no es un departamento de ventas de mercancía. Aquellos que planean no están interesados en mezclar almas desprevenidas con cuerpos de "baja calidad". Hay un propósito para ambos egos detrás de cada asociación de cuerpo y alma. Así como el cuerpo deleita al alma como un medio de expresión, tanto física como mental, también puede ocasionar mucho dolor. La lección de esta fusión es forjar una unificación de cuerpo y alma de manera que operan como una unidad. Tengo dos perspectivas que ilustran esta colaboración:

Soy un alma volátil con tendencias apresuradas y prefiero cuerpos agresivos con temperamento que complemente mis propias inclinaciones. Nosotros llamamos esta clase de combinaciones de imágenes reflejadas un doble-doble. Nunca puedo frenarme. Debo admitir que los cuerpos tranquilos con mentes poco combativas me calman, pero luego tiendo a hacerme perezoso y complaciente. Me siento cómodo con cuerpos emocionalmente fríos. También me encantan las mentes analíticas, de tal forma que podemos tomarnos nuestro tiempo antes de comprometernos con ciertas tareas. Dentro de Jane, es como estar en una montaña rusa, es tan inquieta y aventurera, quiero decir que trato de frenarla pero no puedo controlarla y nos ocasiona mucho dolor. No obstante hay mucho placer también, es abrumadora... ¡pero qué paseo tan salvaje!

Ciertas combinaciones de cuerpo producen vidas frustrantes y retos realmente difíciles. Sin embargo, sólo dos veces en todo el ejercicio de mi profesión he tenido almas que pidieron ser reemplazadas estando en el feto con el que encontraron imposible adaptarse. En ambos casos, otra alma tomó su lugar en el octavo mes. Un cambio prenatal debido a incompatibilidad es un caso extremadamente raro porque precisamente de eso es de lo que se trata el cuarto de Selección de Vidas. Ningún alma es innatamente mala cuando se une a un feto. Pero tampoco encuentra una pizarra vacía. El carácter inmortal de un alma es influenciada por los atributos y temperamento del cerebro, los cuales retan la madurez del alma. He dicho que hay almas que son más susceptibles que otras a caer presa de las influencias negativas de la vida. La mayoría de los casos en este libro muestran almas que combaten o trabajan en conjunción armoniosa con sus cuerpos. Las almas que combaten por la necesidad de control pueden no mezclarse bien con un cuerpo cuyo ego está dispuesto a la confrontación.

Por otra parte, un alma cauta, de baja energía podría escoger un temperamento físico pasivo e introvertido con el fin de fomentar audacia, en acuerdo con su cuerpo anfitrión. Cuando un alma se une a un nuevo bebé, puedo estar bastante seguro de que la asociación se enfocará tanto en los defectos del alma como en la mente y cuerpo que necesita el alma. Quienes planean escogen cuerpos para nosotros con la intención de combinar los defectos de nuestro carácter con cierto temperamento del cuerpo para producir combinaciones específicas de personalidad. Pacientes que son médicos y psicólogos me han permitido vislumbrar de manera breve y anatómica la llegada de las almas al cerebro en desarrollo del feto. El caso 54 es un ejemplo. La sugestión post hipnótica ha permitido a pacientes profesionales de estos campos esbozar de manera simplificada lo que tratan de decir sobre estos enlaces bajo hipnosis. Esto me ha ayudado a entender.


Caso 54

Dr. N: Me gustaría saber si la transición inicial dentro del feto es siempre igual para usted.
P: No, no lo es. Incluso aunque tuviese visión de Rayos X para observar la mente del infante durante la Selección de Vidas, mi entrada todavía podría ser difícil.

Dr. N: Deme su más reciente ejemplo de una entrada complicada.
P: Hace tres vidas, me uní a un cerebro yerto y poco receptivo. Él sentía que mi presencia era invasora, lo cual resultaba inusual ya que la mayoría de mis cuerpos físicos habían aceptado mi presencia. Usualmente se me considera un compañero de cuarto.

Dr. N: ¿Me dice que este cuerpo particular lo consideraba una presencia extraña que debía rechazar?
P: No, era una mente torpe con densos paquetes de energía. Mi llegada fue una intrusión en su ausencia de actividad mental... había aislamiento entre áreas del cerebro... creando resistencia a... la comunicación. Las mentes letárgicas requieren mayor esfuerzo de mi parte porque se resisten al cambio.

Dr. N: ¿Cambio de qué?
P: De mi presencia en ese espacio, se requería de algún tipo de reacción para lidiar con este hecho. Hice que esta mente pensara, pero no era una mente curiosa. Comencé a presionar botones y confirmé que no quería ser convocado por mí.

Dr. N: ¿Qué esperaba?
P: De mi observación en la esfera (el Anillo), había visto el resultado final de una mente adulta pero ni vi todas las dificultades que tendría con la mente del bebé... cuando era nueva.

Dr. N: Ya veo. ¿Dice que esta mente consideraba su intrusión como una amenaza?
P: No, sólo una molestia. Eventualmente fui aceptado y el infante y yo nos adaptamos mutuamente.

Dr. N: Volvamos a su comentario sobre presionar botones. Explíqueme lo que significa una entrada estándar dentro del feto de su elección.
P: Cuando entro en un cerebro en desarrollo, suelo hacerlo hacia el cuarto mes del embarazo, nuestros guías nos dan algo de libertad en esto, pero nunca entro después del sexto mes. Cuando entro en el vientre de la madre, creo una luz de energía roja concentrada y la dirijo de arriba abajo en la columna del bebé, siguiendo una red de neuronas hasta el cerebro.

Dr. N: ¿Por qué lo hace?
P: Esto me da una idea de la eficiencia en la transmisión de pensamientos... la transmisión sensorial...

Dr. N: ¿Qué hace luego?
P: Proyecto mi luz alrededor de la membrana que cubre el cerebro y el cordón espinal, la capa más externa del cerebro... suavemente...

Dr. N: ¿Por qué luz roja?
P: Esto me permite ser... especialmente sensible a las sensaciones de esta nueva persona. Esparzo el calor de mi energía al gris azulado de la materia encefálica. Antes de llegar aquí, el cerebro era sólo gris. Lo que hago es encender las luces en un cuarto oscuro con un árbol en el centro.

Dr. N: Me perdí. Explíqueme lo del árbol.
P: (con intensidad) El árbol es la raíz. Me ubico entre los dos hemisferios del cerebro para tener un puesto junto al cuadrilátero y ver como funcionará el sistema. Luego me muevo por las ramas del árbol para estudiar el circuito cerebral. Deseo saber qué tan densa es la energía en las fibras alrededor de la corteza cerebral que se envuelve sobre el tálamo... quiero aprender cómo piensa y siente este cerebro.

Dr. N: ¿Qué tan importante es la densidad de la energía o la ausencia de ella en el cerebro?
P: Una mente con densidad excesiva en ciertas áreas indica que existen bloques que inhiben los puentes de comunicación para una eficiente actividad de las neuronas. Deseo hacer algunos ajustes en estos bloqueos con mi energía, si puedo, usted sabe, mientras el cerebro aun está en formación.

Dr. N: ¿Usted puede influir en el desarrollo del cerebro?
P: (se ríe de mí) ¡Por supuesto! ¿Creía que las almas éramos pasajeros en un tren? Yo estimulo esas áreas de manera sutil.

Dr. N: Bien yo pensé que usted y el bebé... son ambos miniatura por la forma en que usted exhibe la inteligencia en el comienzo.
P: (risas) No hasta el nacimiento.

Dr. N: ¿Está diciendo que puede mejorar la función de las ondas cerebrales con todas estas actividades que me ha descrito?
P: Esa es nuestra esperanza. La idea es equiparar los niveles de vibración y las capacidades con los ritmos naturales de las ondas cerebrales del bebé, su flujo eléctrico, (con exuberancia) Creo que mis cuerpos son geniales para mi asistencia, mejorando la velocidad de pensamiento, (se detiene y luego agrega) Quizás sea un pensamiento muy anhelante.

Dr. N: ¿Qué ve en el futuro del cerebro, con su continua evolución y la influencia del estímulo de las almas?
P: Telepatía mental.

Ciertamente he tenido almas más jóvenes que parecen ser más inactivas después de entrar al cuerpo, que nuestro caso 54. Pero puede resultar mejor mirar desde lejos antes de agitar al infante cuando el alma aun es inepta o exageradamente ansiosa e inexperimentada. La mayoría de las almas prueba a su cuerpo anfitrión buscando información pero en una forma que podríamos describir como "haciendo cosquillas al bebé para divertirlo". Este es un período importante para la integración entre el cuerpo y el alma, con la madre entrando mentalmente en el proceso de conocerse. De ninguna manera el trabajo del alma se enfoca solamente al cerebro; la energía del alma es irradiada por todo el cuerpo del infante. El paciente del caso 54 es un doctor. Mi siguiente caso viene de un paciente que no se relaciona con la medicina, sobre la unión de dos entidades para formar un todo a medida que una nueva vida comienza. Cada alma tiene sus propias preferencias de cuándo y cómo entrar al feto. El siguiente caso nos da una idea del procedimiento utilizado por un alma muy evolucionada y considerada.

Caso 55

Dr. N: Dígame cómo se siente entrar en la mente de un bebé y cuándo lo hace generalmente.
P: Al comienzo pienso en un compromiso. Entré a mi actual cuerpo en el octavo mes. Prefiero entrar en la etapa final del embarazo, cuando ya hay un cerebro más desarrollado y hay más con qué trabajar durante el empalme.

Dr. N: ¿No es inadecuado entrar tan tarde? Quiero decir, tendrá que lidiar con un individuo mucho más independiente.
P: Algunos de mis amigos lo creen así, yo no. Quiero ser capaz de hablar con el feto cuando ya hay reconocimiento mutuo.

Dr. N: (siendo denso para obtener una respuesta) Hablar... hablar a un feto... ¿de qué está usted hablando...?
P: (se ríe de mí) Por supuesto que interactúo con él.

Dr. N: Vamos despacio. ¿Quién dice qué primero?
P: El bebé puede decir, "¿quién eres?" y yo le contesto, "un amigo que ha venido a jugar y ser parte de ti".

Dr. N: (con deliberada provocación) ¿No es eso engañoso? Usted no ha venido a jugar. Usted ha venido a ocupar esa mente.
P: Oh... ¡por favor! ¿Con quién ha estado hablando usted? Esa mente y mi alma fueron creadas para estar juntas. ¿Usted cree que soy una especie de intruso visitante en la Tierra? Yo me he unido con bebés que me dieron la bienvenida como si me esperaran desde antes.

Dr. N: Hay almas que han tenido experiencias diferentes.
P: Mire, yo conozco almas que son torpes. Llegan como toros en un mercado chino, con su ansiedad desmedida por iniciar una tarea. Tanta energía frontal al tiempo genera resistencia.

Dr. N: En su vida actual, ¿estaba el bebé ansioso por su llegada?
P: No, aun no saben lo suficiente como para experimentar ansiedad. Comienzo acariciando el cerebro e inmediatamente soy capaz de proyectar pensamientos cálidos de amor y compañía. La mayoría de los bebés simplemente me acepta como una parte de ellos mismos. Unos pocos se resisten, como mi actual cuerpo.

Dr. N: ¿De veras? ¿Qué fue diferente con este feto?
P: No fue gran cosa. Sus pensamientos eran, "ahora que estás aquí, ¿quién voy a ser?".

Dr. N: Yo creo que si es gran cosa. Básicamente, el bebé está reconociendo que su identidad depende de usted.
P: (pacientemente) El bebé ha comenzado a preguntarse a sí mismo, "¿quién soy yo?". Algunos niños son más conscientes de eso que otros. Unos pocos son renuentes porque, para ellos, somos una irritación a sus inicios inertes... como una perla en una ostra.

Dr. N. ¿Entonces usted no cree que el bebé piense que está siendo forzado a entregar algo de su individualidad?
P: No, hemos venido como almas para darle al bebé... profundidad de carácter. Su ser es mejorado por nuestra presencia. Sin nosotros, funcionarían como frutas sin madurar.

Dr. N: ¿Pero el bebé entiende algo de esto antes de nacer?
P: Sólo sabe que quiero que seamos amigos para que podamos hacer cosas juntos. Comenzamos por comunicarnos mutuamente con cosas sencillas, tal como una posición cómoda en el vientre de la madre. Ha habido ocasiones en que el cordón umbilical se ha enrollado en el cuello del bebé y yo le he calmado, evitando que se retorciera en angustia y sucediera algo peor.

Dr. N: Por favor, continúe explicando cómo asiste al bebé.
P: Preparo al bebé para el nacimiento, que va a ser impactante cuando suceda. Imagínese ser forzado a salir de un lugar cálido, cómodo y seguro para encontrar las luces brillantes de un hospital... el ruido... tener que respirar aire... ser manipulado. El bebé aprecia mi ayuda porque mi primer objetivo es combatir el miedo, calmando el cerebro, asegurándole que todo está bien.

Dr. N: Me pregunto cómo era la situación de los bebés antes de que las almas llegaran a ayudarles.
P: El cerebro era demasiado primitivo entonces como para conceptuar el trauma del nacimiento. Había poca conciencia, (risas) Claro que yo no estaba en aquellos días.

Dr. N: ¿Es capaz de calmar madres angustiadas de alguna manera?
P: Debemos ser eficientes. Durante gran parte de mi existencia tuve poca o ninguna influencia en las madres que sentían temor, tristeza o rabia durante el embarazo. Uno debe ser capaz de sincronizar las vibraciones de energía con los ritmos naturales de la madre y el niño. Se debe armonizar tres tipos de niveles de ondas, incluidos los propios, para calmar a la madre. Incluso tengo que hacer que el bebé patee para hacerle saber a la madre que estamos bien.

Dr. N: Luego viene el nacimiento, ¿supongo que el trabajo duro ha terminado?
P: Para ser honesto, el trabajo no ha terminado para mí. Le hablo a mi cuerpo como una segunda entidad hasta los seis años. Es mejor no forzar la fusión completa. Por un tiempo, jugamos como dos personas.

Dr. N: He notado que muchos niños pequeños hablan consigo mismo, como si tuvieran un amigo imaginario. ¿Es esa su alma?
P: (haciendo muecas) Así es, nuestros guías también disfrutan jugando con nosotros como niños pequeños. ¿También ha notado que los ancianos hablan solos a menudo? Se están preparando para la separación a su manera, en el otro extremo de la vida.

Dr. N: ¿En general, cómo siente volver a la Tierra en una vida después de otra?
P: Como un regalo. Este es un planeta tan multifacético. Sin duda este lugar trae dolor, pero también es increíblemente bello. El cuerpo humano es una maravilla, nunca termino de sorprenderme ante cada nuevo cuerpo y las muchas maneras en que me permite expresarme, especialmente el sentimiento ...del amor.



Extracto de "DESTINO DE LAS ALMAS"
Un eterno crecimiento espiritual
MICHAEL NEWTON Ph.D

5421 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo