El Consejo de Ella. Enero 2020

Varios/Otros


Somos el Consejo de Ella. Nos situamos en la intersección del tiempo esperando una puerta para abrir, recordándoles que en su interior viven tanto ella como él, el Dios y la Diosa. Cuando la diosa (Dios en nosotros) se activa, no tiene género ni especificaciones. Cuando vinieron a la Tierra, le dijeron al Universo que eran capaces, y que no se preocupase, que harían el trabajo. Siendo terrenales, los cubrió una gran densidad. Su luz cambió y sus contratos se convirtieron en una carga. En esa carga, perdieron su deseo, perdieron su pasión, perdieron su impulso. Encuentran que hay muy poca en la Tierra que los satisfaga. Quieren ser felices en su trabajo de luz. Quieren ser felices en su trabajo de sanación. Quieren ser felices en su vida, pero han perdido el dinamismo, han perdido su pasión. Estos contratos y cargas que llevan sobre sus hombros son como baldes de miel de una vida oriental repleta de lo que hay que desechar.

Tratan de nacer de nuevo todos los días, pero nadie aplaude sus conclusiones cósmicas, sus revelaciones humanas y sus logros. ¿Dónde está el aplauso? ¿Dónde está el reconocimiento que busca su alma? Ha caído una gran depresión sobre la raza humana, una tristeza planetaria, un desistimiento antes de que cambien las mareas. Esta energía proviene de un recuerdo del ADN de un tiempo que está alineado con las tres caídas de la Atlántida. Una época en la que trataron tanto de elevar al mundo, de elevar la luz, de elevar a otros a un lugar de seguridad, y no lo lograron. Vida tras vida, existencia tras existencia, se han entregado al 100% y no han visto la finalización del contrato.

Nosotros, el Consejo de Ella, les pedimos que "lo lleven hasta el límite una vez más". Les enviamos cometas, asteroides, erupciones solares y nuevos planetas para ayudarlos a comprender. Les enviamos postales de Sirio, de las Pléyades, de Arcturus y de Andrómeda. Les enviamos mensajes del césped verde y las canciones con la vibración única de los pájaros. Todo lo hacemos por ustedes, para evitar que se rindan, porque ustedes son la esperanza del planeta. Son los que nunca se dieron por vencidos, aún queriendo hacerlo. En esta vida llegan a despejar a nivel celular las tres caídas de la Atlántida. No solo de la Atlántida terrenal, sino la destrucción de la estrella Atlantis y las energías que acaecieron.

Llegaron a Dios Todopoderoso, al Gran Espíritu, a todo lo sagrado a lo largo de todos los tiempos y religiones. Sus oraciones cayeron en oídos sordos y corazones cerrados. ¿Cómo pudieron su Madre/Padre Dios, su Creador, su Salvador no salvarlos, no ayudarlos, no mostrarles la salida? Vienen a la Tierra para despejar conscientemente los tiempos en que eran los videntes, los chamanes y los santos sabios, los sacerdotes, los que creían cuando nadie más creía. Mantuvieron esa creencia hasta el último aliento una y otra vez. Han representado al bien y a Dios en cada nivel de su ser y ahora les pedimos que mantengan esa confianza y creencia un día más, un pensamiento más, un latido más. Llévenlo al límite de su luz una vez más.

Descubrirán que el Dios que han venerado, el Dios al que le han rezado no es más que una división de lo que percibían como Dios. Ustedes han visto y experimentado solo una porción de ese "Pi Cósmico de Luz". El Universo está a punto de descomprimir sus limitaciones y abrirse para que vean exactamente lo que necesita nacer. Las vibraciones que les llegan ya causan confusión en el cerebro. Están oyendo tantos niveles de comunicación, están viendo en tantos niveles de luz, están viendo en tantos niveles del corazón, están experimentando tantos niveles de oscuridad que están venciéndolos a todos en la misma respiración, en el mismo día, en el mismo pensamiento.

Cada singularidad que son se divide en millones de componentes. Cada uno de sus pensamientos está tocando todo. Todo a través de su pasado, todo a través de su sangre y su historia familiar, todo a través de las estrellas, todo a través del Universo y todo tiempo y todo espacio y todas las dimensiones. Son el lugar donde la vida se cruza con la vida. Si pudieran ver el tejido de luz del que provienen, si pudieran conocer el registro akáshico en torno a cada uno de ustedes, comprenderían que no hay errores, no hay fallas. Siempre duraron hasta el último minuto y nunca se rindieron, incluso cuando el Universo no se les mostró. Ustedes creyeron incluso cuando su pueblo no se salvó, incluso cuando no pudieron sanar a su tribu, incluso cuando ocurrió el desastre.

Sabemos que han sufrido muchas decepciones y están enojados con el Creador. Sabemos que a veces sienten que sus oraciones no han sido respondidas. Sabemos que sienten que los han descartado y abandonado, pero eso no puede ocurrir nunca. Les pedimos que lo lleven al límite una vez más por todo lo que siempre han creído y todo lo que no pudieron probar. Somos el Consejo de ELLA. Vivimos dentro de ustedes así como ustedes viven dentro de nosotros. Somos un océano y ustedes son los arroyos, los riachuelos, los ríos y los estanques a los que les abrimos nuestros brazos y nuestros corazones. Los dejamos con un conocimiento que es más fuerte que cualquier cosa que hayan descubierto.



Extracto de EL DESPERTAR CUÁNTICO
ENERO 2020 Número 251
Gillian MacBeth-Louthan
PO Box 217 - Dandridge, Tennessee
7725-0217
www.thequantumawakening.com - thequantumawakening@gmail.com
Traducción: Susana Peralta

656 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo