El triángulo planetario.

Varios/Otros


CARTA A LOS GRUPOS

Mes de Tauro 2020

EL TRIANGULO PLANETARIO

Nuestra Tierra tiene un centro de fuerza, un triángulo Maestro compuesto por los tres centros o vórtices de energía más importantes del planeta: Shamballa, la Jerarquía Espiritual y la Humanidad.

Así como el ser humano tiene sus centros de energía, sus chakras, el Señor del Mundo, Aquel en Quien vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser, tiene sus centros de energía. La analogía es perfecta. Shamballa es Su centro coronario, la Jerarquía, Su centro Corazón y la Humanidad, Su centro laríngeo.

SHAMBALLA es el centro coronario, el lugar donde la Voluntad de Dios es conocida. Es el centro más oculto del planeta, desde donde se dirige el Plan de Dios para esta Tierra. Allí se encuentra la Cámara del Concilio regida por Sanat Kumara y sus 6 Kumaras. Ejercen control sobre todo el planeta, por medio del centro Corazón, la Jerarquía y por medio del centro Laríngeo, la Humanidad. Desde Shamballa se administra todo el Karma planetario. Está relacionado con el Sol Espiritual Central.

LA JERARQUÍA ESPIRITUAL es el centro cardíaco, el lugar en donde el Amor de Dios se manifiesta. También se le conoce como el Gran Ashrama del Señor del Mundo, dirigido por su gran discípulo, Maitreya. Está relacionado con el Corazón del Sol.

LA HUMANIDAD es el centro laríngeo, el lugar donde la Inteligencia de Dios origina el proceso evolutivo. Está relacionado con el Sol Físico.

En Shamballa se guarda El Plan y desde allí se crea un impulso magnético que capacita a los Maestros a organizar el Plan y ponerlo en movimiento. Los Maestros ejecutan el Plan en la escena física a través de sus discípulos encarnados. Y así se desenvuelve El Plan de Divino en el planeta a través de estos tres centros principales.

Si la fuerza contraria al Plan, lo que llamamos la Logia Negra, puede intervenir en los asuntos planetarios es porque este triángulo de fuerza no está debidamente consolidado. Todo el desequilibrio que vemos por el mundo nos está mostrando el poder adquirido por la fuerza del mal y el desbalance que hay en el triángulo Maestro. El Maestro D.K. revela que cuando este triángulo esté consolidado y su carga eléctrica logre un poder de recepción determinado, cierto Avatar Cósmico nos mirará y el mal cósmico será expulsado del planeta. Este mal cósmico se refiere a un mal mayor que ese mal que el proceso de encarnación va purificando. Se refiere a algo más oculto, y cito a Maestro D.K.: “La verdadera naturaleza del mal cósmico halla su principal expresión en el pensamiento erróneo, los falsos valores, el supremo mal del egoísmo materialista y el sentimiento de asilamiento separatista.” (Los Rayos y las Iniciaciones, Pag. 617.)

Si bien la conexión entre Shamballa y la Jerarquía es fluida y constante y entre la Jerarquía y la Humanidad, con sus altos y bajos, también se puede decir que está algo consolidada por el Discipulado y el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, la conexión entre Shamballa y la Humanidad está débil, es casi inexistente. Es un Antakarana a construir, un hilo a tejer.

Para llegar a esa gloriosa es necesario la consolidación del triángulo maestro. Pensando en esta tarea, cómo llevarla a cabo, cómo participar para reforzar el triángulo de fuerza en el planeta, me di cuenta de que quiero formar parte de los tejedores de ese hilo. ¿Cómo, Dios mío, como lo puedo hacer? Les confieso que me sentí tan pequeña e ingenua, sin embargo, la voz interna se dejó oir:

“Visualizando, invocando la energía del Señor del Mundo, del Señor de la Eterna Primavera, Sanat Kumara, reconociendo su presencia en el planeta como nunca tu corazón la había reconocido. Viendo su belleza expresada en cada amanecer, en cada atardecer. Sintiendo su vida en cada florecita del camino, en cada hoja, en cada partícula de este planeta Tierra.”

Entonces me di cuenta de que ese sendero es el sendero de la devoción, habilitado por el saliente Sexto Rayo, que es el regalo que nos deja el que sale y entrega lo mejor de sí. Y entonces, a través de la profunda devoción al señor del Mundo, y la Belleza que El representa vamos tejiendo una hebra de ese hilo, con la intención de unir Shamballa y la Humanidad. Y lo vamos tejiendo unidos todos, sintiendo que somos un grupo muy grande de soñadores que buscan en la belleza a su Padre Celestial.

Dice el Maestro D.K. “Si les explico que el ritmo del ceremonial de la vida cotidiana de Sanat Kumara, complementado por la música y el sonido, llevados en ondas de color que abaten las riberas de los tres mundos de la evolución humana, desentraña – con las notas, tonos y matices más puros – la incógnita de Su propósito, ¿les significaría algo? Apenas si tendrá sentido para ustedes y lo considerarán como un mero escrito simbólico que he utilizado para impartirles lo incomunicable. Sin embargo, NO escribo simbólicamente, sólo he dado una exacta versión de la realidad. Así como los más grandes aspectos de la belleza irrumpen en la conciencia humana, el ritual de la vida cotidiana de Sanat Kumara es impartido, imperceptiblemente. Más no puedo decir.” (Los Rayos y las Iniciaciones, pág.208)

Imaginemos el ceremonial del Señor del Mundo cada mañana. La belleza, parte femenina de la Voluntad Divina, nos ayuda a tejer este hilo. Imaginando sus colores, matices, tonos, vamos creando espacios en la conciencia para que la luz, el amor y el poder de Shamballa impacte nuestras conciencias y, como estamos dentro del sistema Humanidad, llega también a ese centro. La visualización es un poder muy grande porque es el aspecto constructor de formas de la imaginación creadora. Con estas formas autocreadas, de contenido espiritual y propósito divino, trabajan los Maestros y adquiere forma el propósito jerárquico.

Imagina la Belleza del Señor del Mundo, piénsalo como el amor que sostiene y acompaña toda vida en el planeta. No está lejos, está en cada expresión de la vida de nuestro mundo…Está más cerca que tus propios pies...

El Señor del Mundo es un Padre amoroso. Que puedas percibir algo de su inefable gloria y su mágico esplendor. Que tu alma le cante alabanzas eternamente. Que las formas creadas por tu imaginación puedan servir como lazo de unión entre Shamballa y la Humanidad.

Vamos todos a convertirnos en hebras de ese tejido de luz entre Shamballa y la Humanidad.

Con el amor de siempre,
Carmen Santiago - fdnpcaracs@yahoo.es


COMPARTIENDO COMPRENSIONES

Hermanos Que la Conciencia de pertenecer todos a una única Humanidad, dentro de la cual “vivimos, nos movemos y tenemos el ser” se ancle en cada uno de nosotros para el bien del todo mayor.

Todo depende del color del cristal con que se mira. Si, desde donde cada uno de nosotros mira las personas, las conductas, los hechos, tienen una connotación positiva o negativa. El holograma chino de “Crisis” quiere decir también “oportunidad”, depende desde que mapa mental mires, vas a ver de manera muy diferente.

Tú puedes mirar la imperfección, de lo que carece, lo que le falta, o lo que tiene, lo que ha logrado, lo que es bueno, bello y verdadero. Según desde que creencia mires, tomaras decisiones y ellas irán configurando la historia de tu vida.

Una de las miradas sobre la que me gustaría compartir con ustedes es la mirada que tenemos sobre “los otros”, los que no son yo o “los míos”. Que diferente hablamos sobre nuestros errores y sobre los errores de los extraños, los que no he logrado integrar a mi mundo.

Quiero dejar bien claro que estamos todos en una misma barca, nuestro diminuto planeta azul, la Tierra y que, lo que ocurre a uno de nosotros, en verdad nos está ocurriendo a todos de alguna manera. Es lo que enseñan las grandes filosofías de los pueblos sabios, el Ubuntu, la Filosofía Maya, los que supieron vivir en armonía con todo lo creado.

Es tan grande la distorsión que, dentro de la misma Humanidad, creamos “al enemigo” lo convertimos en nuestro adversario, al que hay que, de alguna manera eliminar, por el solo hecho de pensar diferente, tener un color de piel diferente, creer en una religión, que no es la que yo sostengo. Llegamos a tener “enemigos” en nuestra propia casa, en nuestra propia familia. ¡¡¡Nos hemos matado, destruido y despedazado en el nombre de Dios!!!

¿Como ha sido esto posible? Lo hemos facilitado cada uno de nosotros cuando descalificamos al que piensa lo opuesto de lo que pienso yo. El que dice exactamente lo que no me gusta escuchar. El que elige lo que jamás hubiera elegido. ¿Quién soy yo para descalificar las creencias, opiniones políticas, preferencias de cualquier orden, por el solo hecho de que no coinciden con las mías? ¿Cómo hemos llegado a justificarnos en tan grande desatino? Si ustedes revisan la historia, esa construcción del enemigo es lo que nos ha llevado a las guerras de exterminio, de alta destrucción.

Creo que ha llegado la hora de observar cómo miramos: ¿Lo hacemos desde la soberbia de creernos superiores porque somos más blancos, más ricos, vivimos en una casa mejor, en un país más poderoso? Entonces es hora de reconocer que ésa es la mayor herejía, como dijo la Sra. Helena Petrona Blavatsky, la Herejía de la Separatividad.

Hagamos el aporte mayor a la Vida, dejemos de creer que tenemos el derecho de dividir y separar.


Marta Paillet – martapaillet@gmail.com


NOA SHAMBALLA
RedLuz del Noroeste Argentino
googlegroups.com/group/noa-shamballa

531 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo