Maravilloso regalo de la Madre Divina.

Varios/Otros


Veo lo que pienso es una mujer, pero por el momento la imagen es borrosa.

Se acerca a mí. Siento ahora una energía de una inmensa dulzura que me trastorna profundamente. Es como si fuera mucho más que mi madre. Ella me dice:

« Yo soy una parte ínfima de la Energía de la Madre Divina. Vengo a ti de la misma manera que vengo a todos vosotros para deciros que si me invocáis yo podré ayudaros. Como una mamá, puedo leer en vuestros corazones, como una mamá, conozco vuestras necesidades y puedo ayudaros.

Ciertos seres que, como esta maravillosa personita que habla en mi nombre, han percibido la energía que emana de mí, me han llamado "La Virgen María".

Quisiera deciros: queridísimos hijos, nombradme como lo sientan vuestros corazones, ¡esto no tiene ninguna importancia! Para algunos puedo ser la Virgen, para otros puedo ser la Madre Divina, puedo también ser Isis. Podéis darme todos los nombres, ¡esto no tiene ninguna importancia! ¡Lo importante es lo que soy y quien soy! Estoy aquí, cerca de vosotros, para ofreceros mi regalo de Amor y de Luz.

Desearía que acudierais a mí mucho más a menudo, sin necesariamente darme un nombre, que tuvierais consciencia de que al recurrir a lo que yo soy, recurrís igualmente a lo que vosotros sois, es decir, a esa parte que yo llamaría "Madre Divina" en cada uno de vosotros. Yo estoy aquí también para revelároslo. En vosotros se encuentra la energía Padre-Madre, porque vosotros poseéis una parte de aquello que nosotros somos. ¡Esta parte se llama simplemente la Vida!

He venido para despertar todo esto en vosotros, para permitiros sentir esta fuerza de Vida, este Amor, esta dulzura y esta bondad. He venido también para ofreceros un inmenso Amor.

¡El Amor que tengo para ofreceros no es el Amor de una mamá terrestre! Es como si os envolviera totalmente en mis brazos de Luz, como si os estrechara contra mi corazón al tiempo que os digo: ¡vosotros soy yo y yo soy vosotros! Yo os amo más allá de lo que un ser humano puede concebir del Amor. Yo os estrecho contra mi corazón de Luz para despertar vuestro propio corazón de Luz. Yo os entrego totalmente mi Amor para despertar el inmenso Amor que duerme en vosotros.

Yo, vosotros y este pequeño canal vamos a hacer silencio para que cada uno pueda sentir mi presencia durante algunos segundos, y luego sentir mis brazos de Luz alrededor de sí.

Os pido igualmente esto: desahogad sobre mí vuestros miedos, vuestros sufrimientos, todo aquello de lo que desearíais deshaceros; ¡yo os liberaré de todo aquello que no es útil!

Venid contra mí como si vinierais a estrecharos contra el corazón de vuestra mamá humana. ¡Lo que yo puedo aportaros es tan superior a lo que puede daros una mamá humana!

Hago silencio unos instantes para permitiros reflexionar sobre lo que vais a ofrecerme, sobre aquello de lo que queréis soltaros. Haré todo lo que esté en mis posibilidades para transmutar y transformar todo aquello que deseéis soltar a la Luz".

...

Ella me dice:

"¡Tened confianza en mí! ¡Tened confianza en vosotros! Para mí, ¡todo es tan sencillo! Yo soy una realidad fuera de vuestras posibilidades de comprensión. Yo soy una energía de Amor que puede tomar forma para venir en vuestra ayuda. Yo soy una energía de Amor tan poderosa que podéis acurrucaros en mis brazos para que yo os ayude. Yo os ayudaré".

Siento algo tan fuerte que habla a mi corazón; es como si mi corazón se abriera en grande para que esta maravillosa Energía de Amor lo llene, y que no quede la más mínima partícula de mi corazón que no esté colmada de este Amor.

Imaginad algo inmensamente poderoso con una dulzura infinita, un tipo de Amor que puede hacernos derramar lágrimas de felicidad, un tipo de Amor que calma todas las angustias, que responde de cierta manera a nuestras interrogantes.

Tengo la impresión de que es como una fuente de juventud que fluye de ella hacia mí, y luego, como por milagro, todo lo que fluye de la Madre Divina hacia mí, fluye hacia la vida, hacia todos aquellos que, en todo el mundo, necesitan este Amor.

Es lo mismo para vosotros. Lo que yo describo, cada uno de vosotros puede vivirlo, aunque no emplee las mismas palabras, aunque no sienta totalmente lo que yo describo. Cada uno recibe el inmenso Amor que he descrito.

¡Esta presencia siempre está aquí! Tengo la impresión de que nos envuelve cada vez más en su Luz, porque hay millones de pequeñas partículas de Luz, doradas, plateadas y de un rosa ligero que bailan por todas partes en este lugar. También hay partículas de luz blanca, pero no la luz blanca que yo conozco. ¡Es inexplicable!

Ella me dice ahora:

"Durante unos segundos, voy a trabajar en la apertura de vuestro corazón al Amor verdadero , (no al Amor-ilusión), al Amor real que podréis ofrecer a vuestra vez.

¡Tened consciencia del regalo que os hago!"

...

Ella me dice:

"Si hay algunas lágrimas en vuestro corazón, provenientes de experiencias no resueltas, de sufrimientos, de interrogantes, yo secaré esas lágrimas y las remplazaré por los múltiples colores del arcoíris celeste. Yo colmaré vuestro corazón de este Amor que allí permanecerá. Después, dependerá sólo de vosotros el hacerlo crecer, el hacerlo brotar como un fuego de artificio, para que inunde totalmente lo que sois, para que podáis ofrecerlo permanentemente.

No olvidéis: todo lo que yo os doy permanecerá, ¡pero os corresponde a vosotros el hacerlo crecer y el ofrecerlo! Es como si yo hubiera venido a sembrar una semillita de Luz, una semilla de Amor en vuestro corazón, en vuestro magnífico jardín interior.

No olvidéis que una semillita requiere de cuidados, de atención y de Amor para crecer más y más, y para invadir todo lo que vosotros sois con su Amor y su Luz".

Me siento totalmente aquietada, como si la vida fuera extremadamente simple y yo no tuviera el más mínimo deseo de complicarla de ninguna manera. De hecho, ¡la vida es simple! Lo siento así quizás porque ella ha puesto un nuevo Amor en mi corazón.

Veo ahora esta forma magnífica multiplicarse, como si una pequeña parte de ella se colara en cada uno de nosotros. Ella me dice:

"Hijos de la Tierra, yo participo, por la entrega que hago de mí misma, por el Amor que os ofrezco, en la aceleración de vuestro despertar, en la aceleración de las tomas de consciencia sucesivas que os permitirán comprender verdaderamente que sois Trabajadores de Luz que han venido a este mundo para ayudar a su transformación, Trabajadores de Luz que han venido igualmente a ofrecer su Amor.

¡Veréis! ¡Poco a poco, todo esto tomará cuerpo en vosotros! ¡No olvidéis mi presencia! ¡No olvidéis lo que os he regalado!"

Ella me dice ahora:

"A ti, mi pequeña y bella alma; A ti, que te haces mil y una preguntas para las cuales nunca tienes respuesta; A ti, que eres tan fuerte y tan frágil; A ti, cuyo Amor es inmenso e infinito; A ti, que sirves fielmente a la Luz; voy a llevarte a planos donde verás la vida de manera diferente.

Tengo la impresión de que me toma de la mano y de que echo a volar, de que ya no tengo ningún peso, de que soy otra, de que soy yo misma totalmente Luz y Amor. Echo a volar en nuestro sistema solar.

Veo una forma muy luminosa y sigo teniendo la impresión de que esta forma me toma de la mano. Me muestra colores inimaginables, los colores de las galaxias, los colores de los soles, los colores de los planetas. Me muestra la vida en un esplendor que ningún ser humano puede imaginar.

Siento la vida y el Amor de estas galaxias, el Amor de esta Luz, el Amor de estos soles, y puedo deciros que me fusiono con la Vida, que me fusiono con el Amor, que no hay ninguna barrera, que yo soy el universo, que yo soy la Vida. En esta consciencia, tengo la impresión de ser también Dios, porque Dios está en mí, ¡Dios es la Vida!

Fusionarme con el universo es el más bello regalo que pueda hacerme. Ella me dice:

"Te hago este regalo simplemente con el fin de darte ánimo para proseguir tu camino una vez que hayas regresado a la Tierra . Yo sé que tú, que tienes tanto Amor que ofrecer y que ofrecerte, sólo tienes un deseo: ir hacia los planos luminosos, correr por el universo, volar de mundo en mundo, conocer el Amor en todas sus formas. Eso llegará, ¡lo has conocido y lo volverás a encontrar!

Antes de devolver a esta hija, a esta alma magnífica a su cuerpo de materia, querría deciros esto:

¡Cada uno de vosotros puede abrazar el universo! ¡Cada uno de vosotros puede hacer el mismo viaje! Cada uno de vosotros puede sentir el Amor Universal, puede percibir la música de las esferas, puede captar la Vida más allá de la vida.

Si he hecho hacer este viaje a este pequeño canal, es porque es posible para cada uno de vosotros.

¡Yo os amo, os amo tanto! Me gustaría que por un solo segundo cada uno/a de vosotros/as pudiera sentir el Amor que tengo por él/ella. Así pues, voy a hacer algunos segundos de silencio. Intentad una y otra vez abrir vuestro corazón para que se llene lo más posible del Amor que os ofrezco.

...

¡Yo os bendigo! ¡Os bendigo con todo mi Amor!"

La veo levantar el vuelo en ramilletes de luz que podrían dañar los ojos.

¡Si pudiera haceros ver todo lo que yo veo, si pudiera haceros sentir lo que yo siento!

Yo sé, porque ella me lo dice, que vosotros habéis sentido muchas cosas, y que seréis transformados.

Ella me dice:

"Velo por vosotros como una mamá terrestre vela por sus hijos. ¡Velo por vosotros!"


Se puede reproducir este texto y distribuir copias con las siguientes condiciones :
Que no esté cortado
Que no haya ninguna modificación de contenido
Que se haga referencia a nuestro sitio Web https://ducielalaterre.org
Que se mencione el nombre de Monique Mathieu

154 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo