Mide el tiempo de siembra y el tiempo de cosecha.

Varios/Otros


Saber medir los tiempos, hace al sabio recoger su oro, como de la cizaña el trigo limpio.

Ahora y a la hora del despertar masivo de la humanidad, ¿quieres ver en tu templo si aún estoy? entonces pregúntate una y otra vez, a que has venido, "quien eres".

Espera una señal que te prepare para vivir la experiencia, no creas que estás solo, no pienses que todas las cosas son malas, no te encapriches con la vida, ni retengas para ti lo que no puedes comprender, avanza para lo que has sido creado, dedicado comprende, cual es el camino que te ha recibido aquí en la tierra, no busques donde no debes buscar.

Solo es al corazón a quien debes atender, si algo está pasando en ti, es porque ha llegado el momento de tomar en tus manos decisiones sagradas. ¡Pero detente!, lo sagrado no quiere decir estupidez, sino sabiduría, aunque ella te haga mirar, por los ojos de los demás y por el filo de otras lenguas. Nunca desafíes tu legado, pues este se volverá contra ti, si lo enfrentas.

Hay veces que deberás saber esperar, y veces deberás avanzar despacio o rápido. Y mas hasta correr. En el momento de hacerlo será, y cada momento lo que debas.

Maestros:

- ¿Hay maestros en otras categorías?

Estos son para aprendizaje de categorías afines, a las que cada uno confiere desde la esencia conectarse. Hay alumnos que llegan a maestros iniciales, para preparar alumnos que descarten a estos otros, por su contrariedad con respecto a lo que se dice desde el ejemplo no realizarse. El maestro al grado que compete, al alumno superarlo.

El buen maestro es aquél que cumple con las leyes establecidas del cosmos, control de si mismo, elevación, y evolución. Estos conceptos se llevan a cavo con disciplina, despojo de las tentaciones, y desarrollo interior a través de vivir conectados a lo máximo de la esencia cósmica, y la vida que llevamos como personas individuales. Aunque todo está puesto en el lugar que debe.

- Maestro: ¿el silencio hace al sabio poder consolidar sus poderes?.

M... El ser maestro indica que todas las pruebas a la que se le es sometido debe superar, y en la misma deber aceptar y enseñar. El maestro en sí tiene el poder de cambiar las energías negativas, para establecerlas en positivas, como lo contaminado a lo purificado.

El maestro debe saber cuando los cambios son y en el momento de ser ejecutados. Un maestro no se pierde en imágenes, ni se degrada por poderes que los hombres establecen para sus obras, un maestro lleva a la obra del cosmos como función necesaria, para cambiar el rumbo equivocado de las cosas. Solo el maestro puede saber que le es importante al universo en el que vive, porque todas las cosas vienen a él, como una definida y marcada posición que la naturaleza le hace reconocerlo.

Aunque sabe bien, que hay cosas que sabias, los poderes materiales del hombre, la degradan.

El maestro no hace alarde de sus conocimientos, tampoco de sus habilidades para conectarse con La Gran Esencia, sabiendo que lo que obtiene es producto de su humildad, poder que muy pocos pueden llevar dentro de las estructuras, que el hombre establece desde objetivos materiales.

Un maestro no hace alarde de milagros, ni de sanaciones, ni de piedras maravillosas o arquetipos materiales, para manipular y someter. Un maestro solo enseña con el ejemplo, y solo con él se establece, dentro de lo tenebroso y oscuro, como una pequeña luz con fuerza, para iluminar donde se encuentre.

Nadie llega al Padre sino por su ejemplo elevado... a través de ello, el Padre llega.



"Maestro del sol"
"La llave"
Autonomía propia.
Mario Cannas

5355 lecturas

1 Comentario de lectores

05/06/2014

Estos articulos, son maravillas, que nos llenan el camino espiritual que elegimos de mucha mas FE y Amor,
Adoro compartirlos, con los que van subiendo en la escalera con nosotros, y en los que pretenden subirla
Gracias
Lo siento. perdoname - gracias - te amo
Martha
Solian, Antaya de Lemuria

Erminda Delia desde Paraguay