Una vida plena hasta la vejez. Parte II.

Varios/Otros


Si pudiese hablársele a la juventud en el corazón: ¡Aprovecha cada etapa de la vida para tu crecimiento y madurez espirituales! Pues madurez espiritual significa en la vejez felicidad y una vida con sentido.

Cada día es dado a cada persona para que reconozca e investigue sus contenidos de vida que le muestra el día, para encontrar lo bueno, ampliarlo y desarrollarlo. Para aquel que desee vivir en este sentido, eso significa: no cansarse. Cada día está lleno de energía. El día no muestra ningún cansancio, muy por el contrario, trae consigo más energías para dar el siguiente paso hacia la vida verdadera, que debemos dar hoy.

La debilidad y la pobreza de energía del cuerpo físico, a menudo son sólo expresión de la resig-nación de la persona, su resistencia a aceptar como su tarea de aprendizaje las dificultades de sus circunstancias de vida, para disolverlas después, y no insistir con terquedad y obstinación en que son las circunstancias o sus semejantes los que tienen que cambiar.

Ninguna persona tiene que volverse mentalmente vieja. Quien se proponga sentirse cada día como recién nacido, aceptando su día, sentirá la corriente de fuerza de la vida que está conte-nida en el día.

El corazón de la persona que vaya por la vida con los ojos abiertos empezará a latir con más profundidad. Con la serena alegría del amor interno despierta la consciencia de la unidad. Esta persona ayudará en la medida en que pueda a los animales en su miseria y apremio, y ayudará también a las personas en sus preocupaciones y necesidades. También captará la naturaleza en su belleza, alegrándose por ello, y sentirá al Espíritu creador que sopla y se agita, y que también da aliento en el interior a la persona que aspira a la unidad. De ello surge respeto ante la vida, que es Dios, y alegría por la vida terrenal, para servir.

En más de una persona de edad avanzada despierta el deseo de rezar. También para esto vale el tener que aprender. No deberíamos recitar nuestras oraciones como letanías. Rezar significa llegar a ser, hacer que la oración se convierta en vida. Quien rece así, no necesitará iglesias cons-truidas de piedra sino solamente el aposento tranquilo del que habló Jesús, el Cristo, para reti-rarse a lo más interno, a lo más sagrado, que brilla en la profundidad de nuestra alma.
Rezar con fortaleza de fe significa volverse tranquilo, pues a partir de una oración con fortaleza de fe despiertan confianza y entrega. La entrega al gran manantial inagotable de la luz en nosotros, a lo más sagrado en el fondo del alma, ayuda al que reza de verdad, pues entonces la vida se convierte en plenitud. Una vida con consciencia de la meta significa entonces vida plena. Los días grises y opacos del pasado morirán. La luz en la persona que reza se volverá más luminosa, más perceptible, de forma que en él va madurando el siguiente pensamiento: Yo camino hacia la vida más elevada, hacia la existencia perfecta.
Muchas personas jóvenes desearían recibir sabiduría de los mayores, la sabiduría que pro-porciona la edad, libre de presiones y de sabihondez. La verdadera sabiduría es tener riqueza en experiencia del mundo, lo cual permite comprender y captar en profundidad las situaciones, las circunstancias y la naturaleza humana. La verdadera sabiduría deja la libertad a cada persona; la acoge en base a la ley del libre albedrío –que no se refiere a la persona en particular– con pacien-cia, indulgencia y bondad. Y también sabe callar a tiempo con benevolencia. Tampoco juzga ni condena.
El lector que haya leído atentamente este librito, reconocerá que no son los años los que cuen-tan sino la postura de la persona frente a la vida.
¡Oh, hombre, sé; entonces sentirás mucha, mucha vida!
Al fin y al cabo es una ley de la naturaleza el que toda persona envejezca. Quien sea consciente de su tarea en la vida, no se volverá senil en la edad madura. Cada persona trae al mundo su ta-rea para la vida. Día tras día se le van presentado partes de ésta. ¡Dichosa la persona que lo tenga en cuenta: pues madurará!

Quien aspira a una vida comunitaria y a la unidad, quien en su vida terrenal tiene en cuenta la regla de oro para la vida, no se pronunciará contra otras personas; tampoco matará ningún animal, ni comerá la carne de un animal, ni actuará con violencia contra la Madre Tierra. Las personas que tienen esta consciencia, no serán seres solitarios, sino que hasta la edad avanzada saborearán la dulzura de la vida interna y llenarán así sus días, que entonces verdaderamente estarán llenos de mucha, mucha vida.


http://www.universelles-leben.org/cms/es/quienes-somos/el-mensaje-de-la-verdad/una-vida-plena-hasta-en-la-vejez.html

7769 lecturas

2 Comentarios de lectores

13/06/2012

EXCELENTE Y SUPER ACTIVADOR DE NEURONAS, EN ESPECIAL CUANDO SE TIENEN MAS DE 60 AÑITOS, BIEN POR EL AUTOR DEL ARTICULO

Ana Lia desde Argentina

13/06/2012

LA REGLA DE ORO PRIMORDIAL PARA TODO EN NUESTRA VIDA,UN ARTICULO MUY INTERESANTE Y DE FACIL COMPRENSION,GRACIAS

NIDIA LUCIA desde Estados Unidos