Actuar para modificar, sanar y crear. Parte I

Satya


Comentario

La actuación es un grandioso medio para comprender, descubrir, sanar, modificar y crear.

Cuando se recita la parte de un personaje especifico, se pueden comprender los sentimientos, las emociones que él pueda haber sentido viviendo su historia.

Existen varias técnicas y meditaciones muy intensas y eficaces en las que se recitan las expresiones de las emociones y los sentimientos.

Esta representación puede hacer recordar lo que se ha eliminado y que todavía necesita transformación, ser desarmado, sanación y comprensión.

Ayuda a expresar cuánto ha sido reprimido por muchos motivos.

Lleva a descubrir lo que no se ha reconocido y comprendido mientras se vivían diferentes situaciones.

Recitando el llanto pueden caer lágrimas no vertidas que disolverán el dolor que todavía existe en lo más profundo del corazón.

Expresando la rabia pueden emerger expresiones liberadoras que permiten luego un perdón todavía no ocurrido, o no total.

Ellas crean por lo tanto también la posibilidad de una nueva relación con la persona perdonada, y una diferente actitud en demás relaciones.

La expresión de la rabia lleva a reconocer sentimientos y emociones reprimidas, ayudan a descubrir las potencialidades y la fuerza que se tienen.

Recitando la alegría se lleva ligereza al corazón, se puede ver y sentir de manera nueva lo que se está viviendo.

Expresando el Amor puede disolverse aquello que impedía serenamente donarlo, tanto con la expresión verbal como con el tocarse, con las caricias, las ternuras.

La risa intensa puede ayudar a reencontrar el entusiasmo y la fuerza, ambos indispensables para continuar el camino.

Probamos a imitar con el rostro y con el cuerpo los opuestos: la fuerza y la debilidad, el miedo y el coraje, la humildad y la soberbia, la dignidad y el sometimiento, el orgullo y la vergüenza, la prepotencia y el respeto, la sumisión y la libertad, etcétera.

Tendremos la compresión total de cuánto las actitudes influencian nuestro estado de ánimo, pueden penalizar o ayudar a nuestros actos, modificar lo que nos rodea, influenciar las personas que están al lado nuestro.

Las representaciones pueden crear alquimias inimaginables y llevar sanaciones inesperables.

Ayudan a ser como hemos elegido ser, a comportarnos como deseamos.

Para crear todo esto es indispensable seguir estas sugerencias:


- alejar la mente,
- abandonar cada resistencia o prejuicio,
- separarse de la personalidad,
- entrar totalmente e incondicionalmente en la parte,
- actuar con intensidad,
- no mirar aquello que se representa, sino ‘convertirnos’ en
aquello que representamos,
- prestar atención a que exista diferencia entre uno mismo y la
‘cosa’ representada: es necesario convertirnos en un todo,
- olvidarse de ser actores para fundirnos con la situación representada.

Si vivimos la representación con toda nuestra energía, con todo nuestro Ser, ella se transforma en realidad.

He aquí porque la representación puede cambiar todo en nosotros y en todo lo que nos rodea.

Se puede sanar el corazón y el cuerpo.

Puede alejar la mente, la personalidad, y dar espacio a nuestra Esencia de Destellos Divinos, y de esta manera lograr que el Alma sea libre.

Puede cambiar nuestra relación con todos y con todo.

No por casualidad se dice:

“Llora y llorarás solo,
ríe y todo el mundo reirá contigo”


“... Tu camino puede volverse más seguro si por un rato subirás a Nuestro teatro para expresar, como en una representación, la imagen y el papel de las partes de tu Esencia que ahora eliges de expresar.

Puedes elegir de expresar tu Esencia de viajante, que recorre el camino de su vida, con el entusiasmo de conocer cosas nuevas, de descubrir lugares nuevos, de encontrar a otros viajantes, de vivir experiencias ahora inimaginables.

Puedes elegir de expresar la Esencia de la guerrera de la Luz y del Amor, fuerte afrontando cada situación y cada acontecimiento, afectuosa ayudando a quién está en dificultad, feliz de defender la Luz y de llevar Amor.

No te preguntes si ahora eres o no eres una viajante, una guerrera, no te preguntes si te lo serás o si ya lo has sido, pero entra intensamente en la representación y pone toda tu atención solamente allí.

Sonriendo, imagina de ser una actriz que ha elegido interpretar en Nuestro teatro, una actriz a la cual Nosotros hemos dado un papel, el papel de la viajante, de la guerrera, a la cual daremos otros papeles que interpretar.

Cierras los ojos, extiende tu mano hacia Mí y realiza tu elección de interpretar estos papeles, con la certeza de que te volverás estas Esencias recitando junto a Mí, con la seguridad de recibir muchos aplausos porque sabes interpretar bien.

Luego, visualízate subiendo realmente a un escenario y vistiendo las ropas de ese personaje.

Recita ese papel, sólo ese papel, expresándolo completamente, sintiéndolo dentro de ti.

Y pídeMe ayuda para interpretar bien ese papel, y sólo ese papel.

No recites muchos roles juntos, elige el papel que deseas principalmente representar en este momento.

Mientras recitas el papel elegido, podrás oír las voces de los otros roles de tu Esencia que querrían expresarse en ese momento.

Sonriendo, di a esas voces:

– Sobre este escenario ahora no existe puesto para vosotros – .

Y allí vive sólo ese papel, representa sólo ese papel, con todas tus fuerzas.

La fatiga más grande es no personificar o interpretar, sino impedir a todos los otros personajes que existen dentro de ti, de subir al escenario mientras estas expresando el papel elegido.

Los roles de tu Esencia sabrán esperar su momento, pero las partes de tu personalidad insistirán para subir al escenario, para expresarse intensamente.

Impedir a ellos esto, requiere una atención continua, un empeño total, la concientización del esfuerzo inicial.

En Nuestro teatro somos Nosotros los directores, y crearemos las situaciones que te permitirán interpretar totalmente, continuamente.

Permanece atenta a las expresiones, a tu imagen, a la voz, al movimiento, porque todo crea el todo, porque cada expresión crea dentro y fuera de ti.

Aquello que se modificará dentro de ti, luego transformará el exterior.

Aquello que crearás como escena, o realmente cambiarás alrededor de ti, transformará algo dentro de ti.

No sientas que estas fingiendo, sencillamente estas experimentando, aprendiendo, entrenándote.

Las representaciones hechas con Nosotros no serán nunca ficciones, serán siempre ayudas para expresar la propia Esencia, para manifestar toda la propia Luz, donar los propios tesoros.”


Pregunta:

No estoy segura si estoy recitando bien el papel que he elegido...

Respuesta:

“Esta incertidumbre es natural, por lo tanto sonríe y di:

– Ningún actor puede percatarse si recita bien o no, si se mueve correctamente, si tiene la expresión justa. Por eso existen los directores que pueden observar, sugerir, incluso las pequeñas cosas, y ayudar a repetir – .

Y para ayudarte en esto, puedes pedir a alguien de realizar este juego contigo.

Pídele de ser el director, y mientras recitas ese papel, de estar atento a la expresión, al movimiento, a la voz, a cada pequeño detalle.

Estate segura que lo sabrá hacer, si primero juntos, pediréis a nosotros de ayudaros en esto.

Para facilitarte aún más, puedes crear la escena dónde ese personaje se mueve, y vestir un traje que lo caracterice.

Éstas son ayudas simples, pero actúan intensamente en la representación.

Pídele a quién está ayudándote de hacerte repetir cuando no vea la expresión correcta. Tranquiliza a la Niña que está dentro de ti, diciendo:

– Ningún actor conoce el propio papel antes de aprenderlo. Con alegría repetiré muchas veces hasta que lograr la expresión correcta – .

Y siéntete una niña que hace con alegría un bonito juego: a los niños les viene natural interpretar cuando juegan.

Siéntete una niña que está solo jugando, y sonriendo aleja la mente y cualquier otro pensamiento.

Sin dejar de sonreír, repite con frecuencia:

– Estoy recitando lo que ya soy para saberlo expresar totalmente, siempre, en todo lugar, con cualquier persona – .

Esta expresión y este pensamiento, te llevarán la alegría que nace en el descubrir la propia belleza, la propia Luz, la propia Esencia.

Esta expresión extraerá de ti toda la fuerza necesaria para continuar ininterrumpidamente la representación.

Yo te donaré la fuerza para no sentir ningún cansancio, la Luz para iluminar totalmente el escenario, para que puedas estar atenta a los detalles más pequeños que te harán convertir en una actriz perfecta, que sabrá interpretar tan bien al punto de convertirte el personaje que interpretas.

Es así que luego tu Esencia expresarás sin darte cuenta, en todo momento, en todo lugar.”


Pregunta:

¿Pero estoy preparada para representar cada papel de mi Esencia?

Respuesta:

“No dudes nunca de estar preparada y tampoco de tener de ello la capacidad.

Las dudas crean y alimentan las dificultades, hacen sentir de no ser capaces.

Si estos pensamientos llegan, recuerda que eres ya aquello que eliges interpretar, y que para los niños son naturales los sentimientos y las emociones más bonitas, las expresiones de alegría, de felicidad, de entusiasmo.

Esto porque puedes interpretar las partes de tu Esencia, pero también los sentimientos y las emociones que eliges de expresar ininterrumpidamente, o aquellas que tienes dificultad de manifestar.

No existe ningún impedimento, ninguna dificultad.

Es por eso que os ayudamos a vivir y a expresar, estáis siempre listos y capaces.

Entonces con gran seguridad di:

– Ahora estoy lista para expresar esto, tengo de ello todas las capacidades y los medios, y no existe ningún impedimento, ninguna dificultad – .

Naturalmente esto requiere esfuerzo, como en cada entrenamiento, hasta cuando la expresión se vuelva natural.

Si existen dudas, tranquiliza tu corazón diciendo:

– Ya soy lo que estoy interpretando, he elegido de expresar los sentimientos y las emociones que estoy interpretando. Ahora debo simplemente entrenarme interpretando. Esta interpretación es una ayuda para llevarlas al sol, para manifestar en la Luz – .

Debes estar atenta a las pequeñas cosas de esa expresión, observa cuidadosamente tu rostro y el cuerpo, porque todo crea, todo está relacionado.

Esta atención tiene que ser incesante. Sobre Nuestro teatro no se interpreta por un tiempo limitado, sino hasta cuando uno se convierte en lo que se interpreta, se sabe expresar lo que se interpreta, ininterrumpidamente, en todo lugar y con cualquier persona.”


Pregunta:

Mientras interpreto las partes de mi Esencia y expreso intensamente los sentimientos que hora deseo expresar, siento temores...

Respuesta:

“Sonríe a ellos porque son naturales.

Nacen de la mente que no quiere dejar ir lo conocido, no quiere vivir lo que percibe que vivirás, y que hora ella no conoce.

Están relacionados con la personalidad que estas dejando ir interpretando, con todo lo que ya has elegido cambiar.

Eres consciente que la representación creará grandes cambios dentro tuyo y alrededor de ti, te llevará a nuevas decisiones, a dejar lo viejo para dar espacio a lo nuevo: esto siempre puede hacer nacer temores, crear dificultades.

En esos momentos interpreta aún más intensamente y di:

– Ahora estoy liberando mi corazón. Elijo quitar espacio a las representaciones creadas por mi personalidad, para poder manifestar así mi Esencia luminosa, para vivir en la alegría, en el Amor, en la libertad. – .”


Pregunta:

Tengo dificultades para interpretar delante de alguien...

Respuesta:

“Piensa que los actores no se esconden a la muchedumbre, todo lo contrario, se exponen a ella, de otro modo no serían actores...

No temas tampoco de interpretar delante de una muchedumbre, si recitas con Nosotros y sobre Nuestros teatros, si interpretas con el corazón para ser libre, para expresar tu Esencia luminosa.

Ten presente que a menudo recitáis las partes de la personalidad, y lo hacéis con muchas personas...

Incluso sintiendo en el corazón que esa representación no está bien, que puede crear dificultad a vosotros o a alguien, debéis continuar esas representaciones para obtener ventajas.

Las representaciones de las partes de la personalidad, al final quitan la posibilidad de vivir libres y serenos.

Las representaciones de la propia Esencia, interpretadas con Nosotros, llevan a ser alegres, luminosos, a vivir en paz, cantando y amando.”


Pregunta:

¿Me ayudas a no dar más espacio a mi personalidad?

Respuesta:

“Con la alegría de descubrir, vivir y manifestar tu Esencia, sube a Nuestro escenario junto a Mí.

Y antes de vestir realmente, o de imaginar de vestir los trajes de ese personaje, de esa expresión, depone el vestido de tu personalidad, o de aquella parte de tu personalidad.

No temas de tener que dejar para siempre el vestido que has depuesto, porque este temor te impediría serenamente de vivir el personaje que has elegido interpretar, y de transformar tu imagen.

Visualízate simplemente subiendo sobre un escenario con un guión para interpretar y con el traje requerido para esa representación.

Observa tu cuerpo, tu rostro, tus manos, escucha el tono de tus palabras, el sonido de tu voz.

Escucha qué sientes en el corazón y en el cuerpo interpretando intensamente y totalmente esa parte.

Sentirás que estás reencontrándote, que estás reconociendo quién eres, que estás sintiendo aquello que deseas sentir, que estás viviendo como quisieras vivir.

Continua a alejar la mente y alentar el corazón, pensando que los actores cuando interpretan no fingen, sino que crean el personaje y lo donan.

Los actores entran en la parte del guión así tanto y tan bien, que se olvidan de sí mismos y la propia personalidad.

Ahora comprendes como, mientras recitas tu Esencia, olvidarás tu personalidad y olvidarás el traje que has depuesto.

Esta es una manera simple para crecer, para ser cada vez más luminosos.

Es una manera tan simple que la mente lo hace olvidar en continuación, y no le da nunca la importancia que tiene.

La representación llevada a cabo con Nosotros, expresa intensamente, puede crear todo, puede hacer descubrir lo inimaginable, satisface el corazón, dona libertad.

La representación lleva a dejar ir aquello que provoca peso y que crea dificultad, permite de vivir en la alegría y en el Amor, de sentirse orgullosos de la propia Esencia luminosa.”




Extraído del libro: Sanarse y ayudar a sanar
Autora: Satya
Además de estos libros hemos publicado 22 pequeños-e-book:
http://www.suonidiluce.com/es/libros/libros/peque%C3%B1os-e-books/

3422 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo