Coloquio Con Un Ser De Las Estrellas. Flash 1.2

Varios/Otros


La conceptualización expresada en la pregunta: ¿Cómo están hechos Ellos? Supone la aceptación imprescindible de la forma para abarcar un concepto tridimensional de la materia.

Indiscutiblemente la energía pura, reacia a toda conceptualización de forma, no puede por lo tanto pertenecer a lo tridimensional.

El agua, por citar un ejemplo, no tiene forma propia sino la del envase que la contiene. Sin embargo, la gota que persiste colgada al alambre telefónico después de la lluvia parece olvidarse de esa circunstancia limitativa y toma, como si lo hiciese provisionalmente, su forma esférica que mantendrá siempre que no vuelva a establecer contacto con otra cantidad de líquido en el cual pudiera haber caído. Así pues, el agua nos aparece como una atrevida irrespetuosa por lo que a forma se refiere; pero apartando esta observación, que más adelante volveremos a considerar, difícilmente encontraremos en la naturaleza algo que no busque respetar el concepto de forma. Por esto se Cree Que Nada Puede Alcanzar La VE LO CIDAD DE LA LUZ.

Piensan nuestros sabios que la masa disminuiría con la velocidad y si algo tuviera que moverse con la velocidad de la luz, su masa proporcionalmente tendría que disminuir tanto y tan rápidamente que perdería finalmente su forma hasta transformarse en energía pura. Eso tridimensionalmente hablando, ya que no hay obstáculo de esta naturaleza para algo que aspira trasladarse sin forma y con un concepto de masa que únicamente podría ser energético. La energía pura (ejemplo la mente y por mente no entiendo absolutamente el cerebro) puede trasladarse a velocidades insospechadas, la mayoría de las veces con matices de instantaneidad.

Prácticamente, resumiendo, lo que no tiene forma tiene límite de velocidades superiores inaplicables por la conceptualización tridimensional humana, nada raro tendría que Ellos al trasladarse a través de los infinitos corredores del vacío estelar adquieran una inconsistencia energética en sustitución de la forma primaria vinculativa para que su traslado se efectúe en la coherencia pura de lo instantáneo o, en determinados casos, con aceleraciones tales que hacen eliminar todo concepto de tiempo hasta lo inaceptable del pretiempo como lo de la consecuencia que se adelanta al hecho: “Sabrás ayer lo que pasó mañana.”

Toda esta elucubración mental, sencillísima por otra par te en la síntesis de la pura lógica universal, para justificar las reservas necesarias a la contestación de la pregunta: “ están hechos Ellos?” De todas maneras, Dios, Evidente —Mente, no quiso jugar a los dados con el Universo. Existen leyes tácitas no vinculativas ni justificativas, por cierto; pero evidentes hasta para nuestras limitadas posibilidades de observación. En todo ser viviente las orejas suelen ser dos y puestas a ambos lados del cuerpo, con preferencia de la cabeza, casi todos poseen un órgano de reproducción, el mismo acto amoroso parece ser universal, todos ellos caminan, nadan, vuelan o se arrastran; pero ningún animal u organismo posee ruedas para trasladarse; una gran mayoría come por la boca y defeca por un tubo anal; todas las criaturas por nos otros conocidas aman, se defienden, operan pensando, duermen y juegan. Un hombre, una gallina, un sapo, un caimán se parecen enormemente; cada uno de estos cuatro ejemplares tiene corazón, hígado, lengua y todos ellos gozan felices rascándose o tomando la siesta. Quiero decir que, aún indiscutiblemente siendo sobresalientes las características que distinguen a un individuo de otro, es impresionante el hecho de que todo organismo haya sido planificado con un mismo fin respetando en su concepción determinados valores convencionales, como si la forma no hubiese tenido importancia decisiva cuando el Sumo Arquitecto decidió darle aspecto tangible a la nada. Esa nada que así interpretada, ausente de forma, podría muy bien ser un todo. Por lo tanto: ¿Cómo son Ellos, los hermanos del espacio que vienen de las Pléyades, desde las profundidades más insospechadas dominando el movimiento adireccional vibratorio y las intransigencias más increíbles del magnetismo molecular. ¿Cómo serán Ellos, Hijos espontáneos, virtualmente ligados a este universo curvo, infinito pero limitado? Muy vasto tendría que ser el conocimiento de mi mente para poder asomarse hasta los límites desbordados del sinfín, para averiguar quién vive allí. Utilizando el microscopio psiónico, instrumento de la moderna investigación, que ha sustituido el lente convexo por la neurona y la intuición telepática a la cámara de burbujas de Wilson, podemos, aunque los científicos no lo acepten, racionalizar que los seres más cercanos a nosotros se parecen más a nuestra forma y los más lejanos, menos parecidos son. De todas maneras, hasta donde la forma siga siendo factor primor dial de ¡a esencia, encontraremos quizás seres que se parecen a medusas, hermanos con las manos parecidas a las . . . de los cangrejos; otros quizás tendrán pies como las patas de los palmípedos; será su piel roja, verde o amarilla; sus ojos fosforescentes como los de los gatos o casi ciegos como los de los peces abismales; pero aunque las teóricas distancias hayan alterado atribuciones específicas, existe latente un principio, respetuoso siempre de la forma misma, representativo estrictamente de los valores intrínsecos de toda esencia orgánica. Ellos, los que yo conozco, gracias al contacto que cariñosamente quisieron establecer conmigo, Ellos (los hermanos provenientes de las Pléyades) en uno de sus aspectos relacionando con la forma, se nos parecen bastante.

Hay que considerar que las Pléyades es una constelación en Tauro que dista, según cálculos terrenales, alrededor de 100 años luz; si la velocidad de la luz es de 300.000 kilómetros por segundo podemos establecer la distancia de las Pléyades con respecto a la Tierra en 94.608 X 10 a la 10 kilómetros. Si tu viéramos por lo tanto que aceptar los conceptos terrenales clásicos de espacio-tiempo, todo contacto físico entre es tas enormes distancias sería imposible. Pero mientras en la tercera dimensión consideramos imposible toda forma de movimiento superior a la velocidad de la luz, en otras dimensiones se utilizan otras arquitecturas dinámicas capaces de desarrollar velocidades superiores como la vibración magnética que alcanza conceptos dinámicos 17 veces más rápidos que la velocidad de la luz. Quizás muy pronto la mecánica ondulatoria y la física ultramoderna encuentren los factores cuánticos necesarios a la evaluación de estas aceleraciones. Los componentes dinámicos de estas enormes velocidades representan curvas vibratorias de frecuencias tan ultracortas que el concepto de movimiento queda absorbido por otro de estabilidad relativa. Dicha estabilidad, por su relatividad, posee componentes iónicos en aceleración progresiva que constituyen una de las propulsiones utilizadas por los extra terrestres en sus rapidísimos movimientos adireccionales.

Es obvio hacer resaltar, insisto sobre este aspecto peculiar, que todas estas aceleraciones ultrafotónicas están total mente desprendidas de todo concepto de forma. Estamos ha blando de vibraciones muy cercanas a la energía pura. Ya los esfuerzos humanos han logrado transformar mínimas partes de materia en potencial energético. Y este potencial lo hemos llamado energía nuclear; pero, en realidad, se trata de una parte limitada de energía que el hombre ha logrado sacarle a la materia a través del deterioro del núcleo, mejor dicho de la fusión y fisión nuclear.

Posteriormente; el cerebro humano sospechó que las grandes aceleraciones de partículas pudieran de una u otra forma engendrar potencial energético y de allí la costosa carrera de los enormes ciclotrones y otros complejos aceleradores de hechura más moderna. Todavía el hombre no ha llegado a entender la verdadera íntima constitución del átomo, de vez en cuando alguna chispa cerebral ilumina transitoriamente la relatividad del conocimiento científico, al encontrarse el técnico con la evidencia de nuevas partículas elementales indicadoras de futuros horizontes. La evidencia del protón, del neutrón y del electrón (evidencia muy cuestionada, únicamente justificada por una teoría de probabilidad qué se basa en trayectorias distorsionadas por las emisiones fotónicas de la Cámara de Wilson) ha cautivado casi totalmente la atención del investigador; pero la verdadera esencia de la materia se descubrirá en este plasma-nada don de parecen flotar los componentes desconocidos del átomo. Cuanto más los hombres dominen las temperaturas extremadamente frías (frío y temperatura son expresiones de nuestra dimensión que no determinan totalmente, con sus —273°C, el estado natural de la materia) más pronto se acercarán a nuevas velocidades íntimas de la estructura electrónica de los elementos. Cuanto más se acerquen al estado término natural de las cosas, más pronto encontrarán contestaciones de coherencia en las reacciones arquitectónicas de la estructura molecular. Así como el germanio nos proporcionó la estructura adecuada para la realización de las teorías semiconductoras; así como el rubí excitado fotónicamente nos proporcionó la estructura coherente del láser; así como la baja temperatura del helio líquido proporcionó la realidad de gotas congeladas de electricidad, las llamadas Sólido de Wigner; el conjunto de rayos láser a través de finísimos lentes ópticos capaces de concentrarlos en insospechadas proporciones con el auxilio de las bajas temperaturas de los superconducto res y de potenciales electrónicos estáticos, proporcionarán al “hombre nuevo” los medios para que pueda participar final mente en el gran esfuerzo colectivo y en el seno de la gran hermandad cósmica.

Esta amplia y al mismo tiempo tan limitada contestación espero que sirva para empezar a considerar la posibilidad de contestar a la pregunta — son Ellos? —En algún libro de fantaciencia pueden leer sobre hombrecitos verdes, de rubios mozos, de ojos azules, de monstruos gelatinosos, de tentáculos silbantes, de mujeres venusinas de despampanantes siluetas, etc., etc.

Extracto de:
SAO ME HA DICHO…
Coloquio Con Un Ser De Las Estrellas
FUNDACION SAO A.C.

8328 lecturas

2 Comentarios de lectores

25/06/2011

DONDE PUEDO ENCONTRAR MAS INFORMACION SOBRE "SAO ME HA DICHO..."

ma. magdalena desde Mexico

-.-.-
Hola Magda!

Si bien he publicado gran parte del libro en éste sitio. Existe un archivo "Coloquio con un ser de las estrellas - Fundacion Sao.pdf" circulando por internet.

Oso de Luz

24/06/2011

Es un gran placer leer estos artículos con tanta información conmovedora.
En nuestro grupo de trabajo tenemos a una amiga que canaliza a Thot, Sananda, JHVH y sus mensajes sobre nuestra misión son reveladores, su nombre cósmico es RAMASOL.
Gracias por sus mails

Marta Isabel desde Argentina