La evolución del progreso del alma...

Varios/Otros


Antes de continuar con la evolución del progreso del alma, listaré las diferencias que he descubierto acerca de sus existencias una vez han sido creadas.

1. Hay fragmentos de energía que parecen retornar a la masa de energía que los ha creado, incluso antes de que lleguen a la guardería de almas. No conozco la razón por la cual son abortadas. Otros, que alcanzan a llegar a la guardería no son capaces de aprender a "ser" en el plano individual durante la etapa de temprana maduración. Más tarde, serán asociados con funciones colectivas y por lo que he podido determinar, nunca abandonan el mundo espiritual.

2. Hay fragmentos de energía que poseen una esencia espiritual individual que no tiene la inclinación, o no tienen la capacidad mental necesaria para encarnar físicamente en ningún mundo. Ellos a menudo se encuentran en mundos mentales y también parecen moverse fácilmente entre dimensiones.

3. Hay fragmentos de energía con esencia espiritual individual que encarnan únicamente en mundos físicos. Entre vidas, estas almas pueden recibir entrenamiento en el mundo del espíritu con esferas mentales. No los veo como viajeros entre dimensiones.

4. Hay fragmentos de energía que son almas con la habilidad y aptitud para encarnar y funcionar como individuos en cualquier tipo de ambiente, sea físico o mental. Esto no necesariamente les confiere mayor o menor iluminación que a las otras clases de almas. Sin embargo, su amplio rango de experiencias les favorece para muchas oportunidades de especialización y asignaciones de responsabilidad.

El gran designio para las almas recién nacidas comienza lentamente. Una vez que han sido liberadas de la guardería, estas almas no encarnan inmediatamente ni tampoco entran a hacer parte de un grupo de almas. He aquí una descripción de este período de transición de una joven alma de nivel I cuyos recuerdos aun están frescos y que tan solo tiene en su haber un par de encarnaciones:

Antes de que fuera asignado a mi grupo de almas y comenzara a venir a la Tierra, recuerdo que se me permitió experimentar, como forma de luz, un mundo semifísico. Era un mundo más mental que físico porque el medio que me rodeaba no era completamente sólido y no había vida biológica. Había otras almas jóvenes conmigo y podíamos movernos fácilmente alrededor del suelo como bulbos luminosos con la semblanza de una forma humana. No actuábamos, sólo éramos, y percibíamos la sensación de lo que representaba ser sólido. Aunque el ámbito era más astral que temporal, estábamos aprendiendo a comunicarnos unos con otros como seres vivos en una comunidad. No teníamos responsabilidades. Había una utópica atmósfera de enorme amor, y protección por doquier. Ya había aprendido que nada es estático y que éste, el momento inicial, sería el momento más fácil de nuestra existencia. Pronto existiríamos en un mundo donde ya no estaríamos protegidos, lugares que nos depararían recuerdos de dolor y soledad, pero de placer también y todos estos son parte de la enseñanza que se graba en la memoria.

- Ámbitos espirituales

Durante el trance mis pacientes describen muchas imágenes visuales del mundo del espíritu con simbolismos terrenales. Ellos quizás crean imágenes estructurales de sus propias experiencias planetarias o han sido creadas por sus guías con el fin de acrecentar su confianza con ambientes que sean familiares. Después de discutir este aspecto de la memoria inconsciente en mis conferencias, hay personas que afirman que independientemente de la consistencia de estas observaciones, ponen a prueba la credibilidad. ¿Cómo podría haber aulas de clase, bibliotecas y templos en el mundo del espíritu?

Respondo estas preguntas explicando que la memoria visual pasada es metafórica desde la perspectiva actual. Las escenas originales de todas nuestras vidas nunca abandonan la memoria del alma. En el mundo del espíritu, ver un templo no es el registro literal de unos bloques de piedra sino una visualización de lo que significa el templo para dicha alma. De vuelta en la Tierra, los recuerdos de eventos pasados en la vida de nuestra alma son reconstrucciones de circunstancias y eventos basados en interpretaciones y el conocimiento conciente. La memoria de todos los pacientes se basa en observaciones de la mente del alma que procesa la información a través de la mente humana. Independientemente de la estructura visual de un ámbito espiritual, siempre miro el aspecto funcional en el que actúa el paciente.

Una vez que las almas dejan su capullo protector, entran a la vida en comunidad. Al iniciar sus encarnaciones, descripciones de los lugares y estructuras que han visto entre vidas toman el mismo sentido de aquellas almas más viejas que vienen a la Tierra. Algunas de estas descripciones no son muy terrenales. He escuchado relatos de estructuras de vidrio con forma de catedral, estancias de cristal, construcciones geométricas con muchos ángulos y adornos sutiles en forma de cúpula sin líneas. También mis pacientes podrían decir que sus ámbitos no poseen estructuras, sólo campos de flores y escenas naturales con bosques y lagos. Las personas bajo estado de hipnosis demuestran un sentimiento de temor a medida que relatan el momento en que flotan hacia su destino en el mundo del espíritu. Algunos se han alterado tanto que no pueden describir adecuadamente lo que ven.

Escucho muchas explicaciones sobre el diáfano movimiento de las almas en transición, moviéndose de un lugar a otro. El siguiente relato es de un alma de nivel IV que utiliza formas geométricas para describir las propiedades de los diferentes ámbitos que ve:

Viajo mucho en el mundo del espíritu. Las formas geométricas que veo representan ciertas funciones para mí. Cada estructura posee su propio sistema de energía. Las pirámides representan soledad, meditación y curación. Las formas rectangulares representan el estudio y análisis de vidas pasadas. Las formas esféricas son usadas para examinar vidas futuras y los portales cilindricos son para viajar a otros mundos para lograr mayores perspectivas. A veces paso por grandes centros de actividad espiritual, como un aeropuerto con personas que se registran telepáticamente. Estos centros son como enormes ruedas prismáticas con radios en forma de curva que se alejan. Es concurrido pero muy bien organizado, (risas) No debe apresurarse mucho o podría pasarse la fila de salida que está buscando para abandonar el centro. Estos centros son puertos de llamado con almas anfitrionas que dirigen el tráfico y buscan atender las solicitudes de los viajeros. Todo se desarrolla dentro de un suave, cómodo y flotante movimiento, con hermosos tonos armónicos que las almas, por medio de vibraciones, pueden encontrar y seguir para llegar a su destino.

Hay una declaración en Upanishads (libro sagrado de India) con relación a nuestros sentidos, los cuales son arrastrados en la memoria después de morir. Considero este viejo texto filosófico correcto al asumir que los sentidos, las emociones y el ego humano son un patrón o camino a la experiencia infinita, la cual provee conciencia física al ser inmortal. Estos sentimientos fueron expresados por un paciente mío de manera muy convincente:

Podemos crear cualquier cosa que queramos en el mundo del espíritu para recordar los lugares y las cosas que disfrutamos en la Tierra. Nuestras simulaciones físicas son casi perfectas, para muchos son perfectas. Pero sin un cuerpo... bueno... me parecen imitaciones. Me encantan las naranjas. Puedo crear una naranja aquí e incluso aproximarme a reproducir la esencia de su dulce sabor. Pero aun así no es lo mismo que morder una naranja en la Tierra. Esta es una de las razones por las que gozo de mis reencarnaciones físicas.

A pesar de los comentarios de este paciente, otros me dicen que ellos ven el mundo del espíritu como la auténtica realidad y la Tierra como una ilusión creada para enseñarnos. Puede que no haya contradicción en esto. Las personas en la Tierra ha desarrollado apego a los gustos, por lo que las naranjas y los seres humanos se encuentran existiendo en armonía. Hay grados de realidad. El hecho de que nuestro universo sea un campo de entrenamiento no lo hace irreal, simplemente no es permanente. Lo que puede ser una ilusión temporal en el entorno de los seres humanos no desmerita el hecho de que una naranja comida por un ser terrenal tenga mejor sabor que el de una creada en el mundo del espíritu e ingerida por un alma. Con el mismo simbolismo, la realidad de un mundo espiritual interdimensional con su falta de absolutos permite darle al alma una magnitud de experiencias que van mucho más allá de cualquier concepción física.

Mis pacientes describen sus centros espirituales como una imagen maravillosa para ellos. Todos los estereotipos culturales combinados con aspectos de simbolismo metafórico recordados por la mente humana están en juego, pero estos replanteamientos en la vida espiritual de una persona no son menos reales. Cuando el alma retorna a la Tierra con la mortaja del olvido, debe adaptarse a un nuevo cerebro sin memoria conciente. El nuevo bebé aun no posee experiencias pasadas. Lo contrario es verdad justo después de morir. Para quien realiza la hipnosis espiritual hay dos fuerzas operando en regresión. Por una parte, tenemos la mente del alma trabajando con su enorme cantidad de recuerdos de vidas físicas pasadas y de su vida espiritual. Por otra parte, también tenemos los recuerdos concientes de un cuerpo actual y presente comprometido con la imaginación descriptiva mientras el paciente se encuentra bajo hipnosis. La mente consciente no es inconsciente durante la hipnosis. Si así fuera, el paciente sería incapaz de expresarse de manera coherente.



Extracto de "DESTINO DE LAS ALMAS"
Un eterno crecimiento espiritual
MICHAEL NEWTON Ph.D

6961 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo