Lo que es la vida cuando la conciencia manifiesta...

Varios/Otros


Mensaje recibido por el Walk-in en canalización

Yo soy María, Reina de los Cielos y de la Tierra.

Bienvenida a vosotros, queridas almas de luz. Así pues, otras formas de vida os han mostrado, demostrado, hecho sentir, hecho volver a sentir, lo que es la vida cuando la conciencia manifiesta las leyes del amor en la estructura.

Lo que la vida manifiesta cuando la conciencia no está ya distanciada, ni separada, cuando la conciencia al fin, ha encontrado su Unidad en la manifestación de los cuerpos, la estructura y la manifestación del Espíritu.

Os ha sido lícito percibir, sentir, lo que será en un futuro próximo vuestra vida humana. De esta humanidad nueva que no conocerá ya la distanciación y la separación y que encontrará lo siembra de la Unidad, la siembra de fraternidad donde cada acción, cada construcción, tanto en la nueva materia como en el nuevo Espíritu, se hará en armonía y en respeto total de las leyes de la Unidad. Por fin habéis encontrado la semilla de lo que sois vosotros: los hijos de la Ley de Uno.

Esto os lo han transmitido otras formas de vida, para de mostraros la vía que esas otras formas de vida experimentan desde hace ahora, muchísimas decenas y centenas de miles de años, en el interior de vuestra propia Tierra. "Hay muchas moradas en la casa del Padre », ha dicho mi Hijo, pero esas muchas moradas no están necesariamente, en los hipotéticos más allá inaccesibles o accesibles únicamente por vuestros medios tan irrisorios de comunicación y de transporte. Hay moradas que están a cada minuto integradas, interpenetradas con vuestro propio nivel de vida.

La revelación de estos mundos de Intra-Tierra ha comenzado hace algunos años pero hoy, a través de lo que os ha dado uno de los Gobernadores de la Intra-Tierra, es como un camino y una vía para la nueva estructura que viene hacia vosotros. La organización social, la organización energética, la organización de la luz se hace de forma transparente, de forma totalmente de acuerdo con la refracción y la difracción de la luz.

Lo que está debajo es como lo que está arriba, efectivamente, pero en planos de manifestación totalmente diferentes, en los planos que están más o menos ligados al Espíritu, a la Unidad del Espíritu. En lo que vosotros habéis leído, queridas almas, hay medios poderosos y simples de transformación, de conectaros totalmente a vuestra realidad última, de conectaros realmente, totalmente, a las otras moradas del Padre, a otros habitantes de estas moradas.

Con el establecimiento de nuevos puntos energéticos y de nuevos puntos de conciencia, hay la capacidad de entrever, desde ahora, la realidad de la Luz, la realidad de la Unidad, siempre estando en un mundo manifestado, en un mundo denso y no en un hipotético más allá, como quisieron haceros creer algunas formas de vida.

La espiritualidad, vuestra espiritualidad (porque cada uno es diferente, para todos los humanos en devenir) es encontrar lo que llamáis el presente que, por sí mismo, engloba todas las dimensiones porque solo en el presente se encuentran todos los infinitos de los tiempos. Porque solo en el presente puede descubrirse la Unidad, estando totalmente centrado en lo que sois vosotros.

Las páginas que habéis leído han sido catalizadores muy importantes que van a permitiros realizar lo que vosotros sois totalmente y preparar sobre todo, las nuevas estructuras sociales, las nuevas estructuras de vida, la nuevas estructuras de comunicación, las nuevas estructuras que van a regir las relaciones entre los seres en un tejido social unificado, en un tejido social donde las formas de expresión y las formas de manifestación de la vida en las que vais a transformaros, serán profundamente diferentes de lo que habéis conocido hasta ahora, desde hace mucho tiempo. Yo diría incluso, muchísimo tiempo ya que la creación de vuestro mundo, la creación de lo que sois en conciencia distanciada y separada, existe desde hace 52 000 años.

Es tiempo ya de volver a la Fuente y como sabéis ahora, esta Fuente no es una Fuente única sino una Fuente Madre y una Fuente Padre. La Fuente Madre es evidentemente este planeta que yo amo por encima de todo, de la que yo soy la Reina. Y una Fuente Padre que podéis llamar Sol, el Único, el gran Uno.

Para aquellos de vosotros que hayan experimentado algunos estados de conciencia de fusión con esta Fuente o en todo caso, de visión de esta Fuente (tal como la experiencia de la muerte inminente que conocéis y examináis hace muchísimas decenas de años) la Fuente a la que os acercáis en esos estados, pero dónde estáis fuera de vuestro cuerpo, es la contrapartida de la Fuente Sol fuera de su cuerpo Sol. De igual forma, algunos de vosotros han podido experimentar y acercarse a la Fuente Madre, a través de lo que yo soy en mis diferentes manifestaciones. Pero esas diferentes manifestaciones, ya sea a través de las aguas, a través del aire, encuentran evidentemente que son el reflejo de la Fuente primera de naturaleza femenina que es vuestro planeta, cuyo corazón, como sabéis ahora, es un cristal fuente. Pero la imagen de esta Madre, de esta Fuente Madre, es una imagen.

Igual que la Fuente Padre es una imagen. Esas 2 imágenes aparentemente separadas son, como decirlo, como una especie de holograma, 2 puntos constituyentes del mismo holograma. Y vosotros, humanidad en devenir, muy pronto experimentaréis que sois los puntos de un solo holograma, para restituir a través de vuestra multiplicidad, vuestra multiplicidad de vías, de encarnaciones, la misma unidad social indisociable de la Unidad del Padre y de la Madre. Así las diferentes estructuras que habéis podido ver desarrollarse ante vuestros ojos, a partir de las estructuras geodésicas de vida, a partir de las Fuentes luminosas de los mundos de Intra-Tierra, pasando por el alimento de la Intra-Tierra, han sido, tanto la ocasión para vosotros de encontrar, de experimentar, lo que será vuestra humanidad y vuestra nueva forma de vida.

Ciertamente esta humanidad en devenir no se construye de un día para otro. Hay tribulaciones muy grandes y transformaciones muy grandes, reversiones muy grandes que deben producirse sucesivamente, en los años que vienen. No os ensombrezcáis. No tengáis miedo. No veáis aquí más que la revelación, a nivel de vuestra Madre Tierra, de la realización de vuestra humanidad en devenir.

Es evidente que todas las formas de vida, todas las formas de manifestaciones bajo la nueva dimensión deben ser diferentes de lo que habéis conocido hasta ahora. A cambio de dimensión corresponde un cambio de estructura.

Una estructura mucho más luminosa cierto, pero también mucho más vibrante, mucho más en armonía con las dimensiones diferentes de la vuestra. La 3ª dimensión, que vuestras almas han experimentado desde hace más de 50 000 años, es de hecho, un mundo en que vosotros aparecéis como separados, donde vuestra entidad individual, vuestra Unidad se presenta y parece estar separada de la Unidad total. Ilusión evidentemente, de ese descenso en la encarnación que algunos de vosotros, erróneamente, habéis llamado, "la caída". Porque la Unidad absoluto, la Unidad única, se sitúa en todas las potencialidades de vida y, eso, en todas las dimensiones.

Esto no ha sido más que la visión de vuestra conciencia que ha cristalizado entorno a vosotros este mundo, estas manifestaciones, estas estructuras rígidas, fosilizadas que han hecho aparecer tanto las religiones como lo que llamáis el dinero. Esas estructuras de cambio han paliado, de alguna forma, vuestra deficiencia, yo diría casi congénita (porque está inscrita en vuestros genes) que os ha ocultado la realidad de las leyes espirituales y la realidad de las otras dimensiones. Esto tiene evidentemente un sentido. Esto tiene evidentemente una fuerza, porque en otros mundos en devenir o que han pasado por donde vosotros vais a pasar, es evidente que la experiencia de la división, la experiencia de la sombra ha sido un momento bendito, un momento de experiencias inestimables para reforzar la luz de que vosotros sois, tanto a título individual como a título social, como a título planetario.

La sacralización qué vais a vivir, la sacralización de vuestra Unidad, la sacralización de vuestro planeta, es un momento absolutamente único en la historia. En efecto con la sacralización, en el momento en que el velo cae, en el momento en que la luz hace irrupción de manera total y no fragmentaria, como lo vivís cada uno de vosotros, la irrupción total de esta luz va a defragmentar totalmente vuestro ser y vuestro planeta y, le va a permitir en un momento preciso que muchos de vuestros escritores han llamado el tiempo cero, encontrar totalmente su potencial de Unidad y de irradiar realmente esta energía de transformación total, con lo que la energía es bastante superior a la energía de la fusión o de la fisión nuclear, que no es más que el pálido reflejo, en la sombra, de lo que es la transformación de luz que vais a vivir.

La revelación de la vida de Intra-Tierra os habrá permitido, queridas almas, prepararos de manera mucho más activa a lo que viene hacia vosotros, tanto en vuestra unión nueva a esta nueva Tierra como vuestra unión nueva a ese nuevo sol que vais a conocer. Se os permitirá permanecer siempre alineados e irradiando esta Luz de la Unidad del Padre y de la Madre, al fin reunidos.

Habrá grandes transformaciones, tanto celulares como a nivel de vuestras formas, como de vuestra luminiscencia, en vosotros y en torno a vosotros. Y lo que habéis podido leer de esta vida de la Intra-Tierra corresponde realmente, a una de las posibilidades mayores de la vida de 5ª dimensión.

En efecto, después de tanto tiempo, los delfinoides de la Intra-Tierra viven según las reglas de la 5ª dimensión: constituyen un cuerpo social unificado, un cuerpo social que vibra en la misma frecuencia de armonización con la luz del Padre y de la Madre, la luz Fuente que mantienen y de la que son garantes y guardianes de la transparencia para que ésta os sea encaminada a vuestro mundo exteriorizado de 3ª dimensión al estado más auténtico y el más cercano a su origen en relación a la Fuente de núcleo de la Tierra. Comprended que vivís al exterior de la Unidad. En efecto ¿cómo podéis concebir que la vida manifestada de manera exterior (tal como vosotros sois en conciencia en este cuerpo, tal como es el mundo de superficie en este planeta) sea el reflejo de la interioridad de la vida cerca de la Fuente? O, paradójicamente, vosotros que veis el sol tan lejos, los de la Intra-Tierra tienen como bóveda estrellada el sol en todas sus partes, como os han descrito tan bien.

Pero más allá, hay esta noción de reversión, repito extremadamente importante, que sobreviene en todas las etapas de la creación de vuestro cuerpo, de la creación de las dimensiones. En cada pasaje dimensional hay reversión, hay pasaje de un mundo exteriorizado a un mundo interiorizado y después de nuevo, de una interiorización a una exteriorización y de nuevo, de una exteriorización a una interiorización. Así va la vida, a través de múltiples reversiones, por el momento en lo que vosotros llamáis las dimensiones alto/bajo, bajo/alto, derecha/izquierda, masculino/femenino. Pero como comprenderéis, en la vida de 5ª dimensión hay reversiones de otras naturalezas que vuestra configuración espacial y cerebral no puede dejaros comprender. Pero sin embargo la percepción que habéis tenido de esta vida en la Intra-Tierra corresponde realmente a lo que ocurre en los mundos donde la Unidad ha sido encontrada entre el Padre y la Madre.

He aquí queridas almas de luz, a través de lo que acabo de deciros, os animo a practicar, a leer, a resonar, a hacer vibrar vuestros nuevos centros de conciencia a fin de entrar de manera auténtica, en contacto con la Unidad del Padre y la Unidad de la Madre, a fin de constituir en vosotros la energía total de lo que vosotros sois realmente: Unidad de luz, Unidad Padre/Madre, realmente unificada en la totalidad de lo que sois vosotros.

Yo os amo, queridas alma de luz que habéis tenido este libro entre las manos y yo os bendigo ahora.



Extracto de "HUMANIDAD EN DEVENIR".

Los estados de lo Divino
El despliegue del Uno a través de las nuevas Unidades
Reencuentros de los niños de la Ley de Uno

OD ER IM IS AL Las 5 claves Metatrónicas
Ki-Ris-Ti, Is-Is, IM, AL La Tri-Unidad (Cristo-María-Miguel)
Visión, Mas allá del Bien y del Mal, Claridad, Precisión, Profundidad, Unidad. Las 7 claves restantes
Humildad, Simplicidad, Atención, Intención, Aquí y Ahora, Etica e Integridad. Abandono a la Luz.
sábado 22 de octubre de 2011
Traducción de Humanité en Devenir Autres Dimensions
HUMANITÉ EN DEVENIR
HUMANIDAD EN DEVENIR
Mensajes de la Intra-tierra
Dedicados a Orionis, a la Orden de Melquizedec
Para la Luminiscencia del Ser.

7730 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo