¿Qué son estas oleadas de luz?

Varios/Otros


El segundo jueves de cada mes Jim Self brinda un seminario online. En este caso habla de estas oleadas de luz que llegan a la Tierra, especialmente en equinoccios y solsticios, de sus efectos, de nuestra percepción cambiante del paso del tiempo, de cómo promueven cambios acelerados, y también habla del concepto del karma.
Afectuosos saludos de Cris

-.-.-

¿Qué son estas Oleadas de Luz?

¡Hola bienvenidos! Qué bueno estar con ustedes, como siempre. Hay un número de ustedes que son nuevos, es lindo tenerlos, gracias por estar aquí. Un número de ustedes son viejos, lindo tenerlos también.

Este tema de conversación en que vamos a jugar es muy interesante, pienso yo, y uno de los temas en que me gustaría empezar es que en mi realidad aquí es casi como si no hubiéramos hecho esto ¡durante meses! De hecho, ni siquiera meses; es casi como si no pudiéramos recordar cuándo fue que hicimos esto la última vez. Y realmente solo pasó un mes. ¿Alguno de ustedes está notando este aspecto del tiempo? Ahora el tiempo se está moviendo. No es solo notar que, vaya, parece más largo. Es si están notando que el tiempo parece funcionar de modo diferente. No necesitan saber qué significa esto, pero ¿lo están notando? Como sugerencia, empiecen a notar cuando han hecho algo ayer o hace dos días y alguien les pregunta al respecto, y se dan cuenta, vaya, eso fue hace solo dos días, parece que fue hace un mes; o si miran más profundo, es “Casi no recuerdo hacer esto.

Sé que lo hice, pero no puedo ponerle fecha. Fue el otro día, lo sé intelectualmente, pero al mirarlo no puedo relacionarlo con el marco de tiempo”. Empiecen a prestar atención a esto, porque es un lugar muy interesante al que estamos yendo.

De modo que esta conversación que tendremos hoy es bajo el título de estas oleadas de luz. Estas oleadas de luz ahora mismo son todo, y qué significa “todo”. Una cosa que hemos señalado en el pasado, es prestar atención a estas oleadas de luz en términos de equinoccios y solsticios que parecen ser hitos, indicadores, de que algo está sucediendo. Y en este equinoccio pasado en septiembre hubo cambios significativos en términos del tiempo, pero también significativos en términos de cómo las cosas empiezan a moverse hacia lugares diferentes.

Uno de los aspectos de estas oleadas de luz es que empiezan a ser una oportunidad para que experimentes, a diferencia de lo que has experimentado tradicionalmente, o de los hábitos que has tenido, o tus creencias, o tus verdades, en cuanto a cómo navegas. “Esto es una verdad. Así es como funciona. Estas son las reglas. Estas son las estructuras.” Pero lo que realmente se está rompiendo, en términos de la oportunidad, es que estás empezando a experimentar este reinicio. Hemos hablado de este reinicio, especialmente en el proyecto Banco del Parque, y hemos hablado cierto número de veces en esta sesión en meses anteriores.

Pero una cosa que está sucediendo – hablemos por un segundo sobre el tiempo – es que cuando empiezas a mirar a estas oleadas de luz a medida que entran y a medida que influyen sobre ti, que empiezan a permitirte observar de modo diferente, una manera en que podrías empezar a tener una percepción conciente, esto es una información que tendrá sentido cuando sea observada. Y esta información es que si miras al tiempo en una forma lineal en relación con el solsticio y el equinoccio, y lo miras como una oleada, simplemente de frecuencia que inicia en el equinoccio y va hacia el solsticio y luego regresa al equinoccio siguiente y va por debajo de la línea (N.T. ¿del Ecuador?) hacia el solsticio de invierno para regresar hacia el equinoccio. Pero no es lineal; en realidad se parece mucho a una espiral. De modo que si tomaras la línea y, en lugar de mirarla sobre un pedazo de papel, la giras 90 grados, esa espiral va rotando alrededor de la línea.

Una cosa que empieza a suceder es que, cada vez que ahora llegas a estos equinoccios es una pausa, es como tener un péndulo que oscila; llega a un cierto punto y se detiene, y luego invierte su dirección. En cada uno de estos equinoccios, desde hace un par de años, pero en especial ahora hay una tremenda aceleración. La aceleración ocurre en este reinicio, cambiando desde una consciencia tridimensional hacia una consciencia multidimensional de quinta dimensión. En cada uno de estos puntos de equinoccio el tiempo cambia. Hagamos esto simple. Lo que también cambia es... usaré el ejemplo de que empiezas a funcionar en una vereda móvil diferente. En ese punto del equinoccio, esa pausa, empiezas a entrar en una configuración vibratoria de consciencia diferente. Ha estado sucediendo durante algún tiempo. Pero entre este equinoccio de septiembre y el punto de solsticio de diciembre y el equinoccio siguiente va a haber muchos cambios.

No necesariamente me refiero a cosas como las elecciones, cambios físicos en términos de cómo ven desplegarse la vida 3D, sino dentro de ustedes. Son genéticos, están en el ADN, están en el conjunto cambiante de constructos que empiezan a ser traídos a la percepción conciente para que tú elijas. En estos constructos, que están entre tú, tu Yo Superior y tu Alma, empiezas a renegociar – no es buena elección de la palabra – el cómo juegas el juego. Muy excitante.

Pero esta excitación viene a jugar desde un lugar de madurez. Realmente requiere una pausa, una observación, una elección de acciones, desde un punto de referencia conciente. No es desde el espacio 3D donde simplemente actúas, donde empujas en contra, donde no te gusta eso debido a esto – dualidad – En realidad empieza a ser un conjunto de opciones. Un conjunto de opciones desde un punto de referencia maduro, permitirte a ti mismo madurar. Pausar y elegir. Es algo que permitirá la oportunidad de empezar a pensar desde el corazón, desde el espacio de quinta dimensión, versus pensar desde la mente racional. Digo, siendo muy positivo, pensando que yo sé lo que hago, soy una persona espiritual, puedo resolver esto. Esa es la mente racional. Está configurado en base a lo que tú conoces en las reglas y estructuras de la realidad tridimensional.

A medida que empezamos a entrar en una suma de la eliminación – eh, no, esa palabra no es la correcta - una suma de la madurez en cada una de nuestras partes, simplemente podemos mirar el constructo de reglas y estructuras del juego tridimensional, mucho de lo cual ni tenemos conciencia porque así es como son las cosas desde ese punto de vista tridimensional. Una palabra como “karma” para muchos es una verdad, una verdad espiritual. Pero no lo es. Cuando empiezas a mirarla, como lo haremos en unos minutos, una palabra como “karma” desde un lugar de madurez, reconoces que tienes una opción para continuar creyendo esa verdad que ha sido puesta en su lugar al vivir en el juego tridimensional, o bien desde un punto de madurez mirarla y ver si realmente está en tiempo presente para ti, al empezar a verla desde ese punto del Yo Superior, el Alma, y tú, empezando a renegociar – no es la palabra del todo apropiada – a reestructurar –esta palabra es mejor – el cómo navegas hacia adelante.

Esto es gran cosa, esto de la secuencia de equinoccio y solsticio y luego el 2021.

Una cosa quiero decir a los que juegan en Mastering Alchemy: sus herramientas van a ser absolutamente, increíblemente valiosas para ustedes. Realmente querrán volverse conscientes y prestar atención a permanecer de su lado de la Rosa, permitiendo que los demás sean exactamente lo que son, indignantes, pero ¿pueden permitirlo sin arrojarles piedras? La capacidad de estar conectado a tierra, en el centro de su cabeza, en la mente superior, y observando desde ese espacio, y desde dentro del corazón, van a ser sus herramientas que les permitirán simplemente reconocer estas enormes capas de la consciencia que están entrando con estas oleadas de luz.

Entonces, empezaremos a concentrarnos más en esto, tendremos una sesión del Proyecto Banco del Parque este próximo domingo (11 de octubre), básicamente la última del Proyecto Banco del Parque, ya que lo iniciamos el año pasado y dijimos que sería por un año. Pero no será la última, hablaremos de ello este domingo en la sesión del Banco del Parque.

Para aquellos que están jugando en el Nivel 1, vamos a hacer una serie en tres partes sobre las herramientas, en los siguientes tres domingos, solo para darles esta información. Estas herramientas, de manejarse desde su centro de la cabeza, de su mente superior, de su corazón, de su lado de la Rosa, van a ser muy valiosas para ustedes al avanzar, en términos de cómo elegir. Eso creo.

Quiero decir una cosa sobre esa línea de tiempo y los equinoccios y solsticios, al girar alrededor de la línea central, ese punto de consciencia que ustedes sostienen, todo gira alrededor de ustedes. Es realmente similar a las fases de la luna; las plantas, en ciertas fases lunares descansan, y en otras fases lunares crecen. Ser capaz de reconocer el crecimiento y el descanso, una expansión al pasar de una vereda móvil a la siguiente, al siguiente rango de frecuencia, eligiendo el siguiente rango de frecuencia, pasando a la vereda móvil siguiente, creemos que va a ser muy valioso para ustedes.

Mucho va a cambiar en este próximo año. La última vez dijimos que sería al principio, y ahora decimos que va a ser tres meses antes del comienzo de este año que viene. Entonces, solo una información. Tomen una respiración, recuéstense en su asiento.

Estas oleadas de luz están brindando una simplicidad; realmente simple. La parte interesante de “simple” es que es muy complejo. Simple es muy complejo. Sentarse en la cima de la montaña, puramente observando la belleza. “Vaya, esto es espectacular”, no hay un discernimiento de la belleza, no hay un discernimiento de por qué esos árboles están verdes en otoño, por qué esos otros árboles están rojos y amarillos. Eso es complejidad. Tan pronto te apartas de la simplicidad de la belleza, empiezas a entrar en la complejidad.

En el pasado, entrar en la complejidad en 3D muy a menudo ha estado en “Esto es muy difícil. Yo no sé. No soy lo bastante inteligente. No sé qué hacer.” En tanto entrar en esta complejidad desde “simple”, desde esta estructura de 5D en que estamos jugando en esta vereda móvil, empieza a ser fascinante, excitante, ¿por qué esos árboles son verdes y por qué aquellos árboles son rojos? ¿Recibes alguna respuesta? Y luego hay una fascinación, y profundizas, todo en tiempo presente, estando fascinado en lugar de estar preocupado o temeroso, o inseguro, o incapaz. Otra respiración; ya hemos comenzado.

Complejidad. En la complejidad hay diversidad. Entonces el espacio en que empezamos a movernos desde este último equinoccio, en la vereda móvil, en un estado expandido de consciencia, hay una elección en esta transición. Una opción es la resistencia, otra opción es abrazarla. Pero moverse a través de esto desde el constructo de la estructura 3D, y solo asumiendo “no puedo, no sé cómo”, eso es el magnetismo de las reglas, de la estructura de 3D que está empezando a desmoronarse y volverse consciente mientras se desmorona en cada uno de nuestros espacios. De modo que la oportunidad es realmente excitante. Pero la oportunidad es observar desde el corazón, no desde la mente racional. No hay nada de malo en la mente racional, pero esta transición es para pensar desde el corazón.

Hay una condición. Ahora bien, eso es una palabra interesante, porque las condiciones son estructuras de la 3ra. dimensión, pero hay una condición y es una condición muy interesante. Aquí es donde hay un cambio de oportunidad. Es un lugar donde empiezas a reconocer las estructuras del juego tridimensional no como verdades sino como bloques de armado. Realmente, si alguien te diera un martillo, solo hay un uso para un martillo: golpear clavos. Pero ¿alguna vez lo consideraste como un tope de puerta? Que está bueno que sea un martillo. Piensa en tu jardín. O podría servir como pisapapeles. Tiene aplicaciones múltiples. Pero en un constructo de 3D, las reglas están bastante fijas, y en la inconsciencia respecto a las reglas, son algo que simplemente hemos tomado como verdad. “Esto es para esto. Y eso es todo.” Aun si lo reconoces. Esto es una verdad; es absoluta. Pero esas verdades y esos absolutos han creado muchas limitaciones.

El espacio en que empezamos a jugar permite esta pregunta: ¿Cuál es la verdad? ¿Cómo empiezo a jugar en esto? Condiciones. ¿Cómo puedo salir de este juego de 3D usando los constructos de la 3D? Este paso hacia reinos de consciencia diferentes.

Pero hay una condición – son múltiples en el lugar en que estás – hay algo en que todos estuvimos de acuerdo, algo que es una condición de este juego. Una condición para entrar en esta realidad multidimensional. Hemos hablado a menudo sobre tu experiencia en Atlántida. Los que tienen edad de baby boomers (N.T. nacidos al terminar la Segunda Guerra Mundial). Les hemos dicho muy claramente que sostienen el sueño de Atlántida. Sostienen el sueño. Es este tiempo en que el sueño se trae. Aquellos más jóvenes, que pueden ser millennials o lo que sea, pero particularmente esos niños que ahora tienen menos de 8 años, ellos contienen las aplicaciones de Atlántida, la belleza, la diversidad, la oportunidad de lo que fue Atlántida, lo que ustedes recuerdan. Pero hay una condición con la que todos acordamos; esa condición es: nos elevamos todos, o nadie se eleva. Es un acuerdo realmente fuerte, que se sostiene en este espacio. No es un acuerdo desde la limitación; es un acuerdo desde el poder. Es un acuerdo desde el corazón.

Una cosa que se ha desplegado por largo tiempo, cuando todo iba al mismo tiempo, y ya no van todos al mismo tiempo, es una segmentación. Algunos van a ir un poco jugando en la 3D por más tiempo, pero todos van a ir a estos estados multidimensionales. Y en gran medida se trata de cómo tú, cómo yo, empezamos a navegar y crear la arquitectura, el ambiente, el marco de referencia para que esos todos entren en este nuevo reino de consciencia – el Proyecto Banco del Parque. Con mucho éxito hasta ahora.

Pero es en este espacio donde hay una palabra que conocemos en la 3ª dimensión, abrazamos en la 3ª dimensión, pensamos en la 3ª dimensión, pero es como mirar una película de algo que realmente queremos pero no sabemos exactamente cómo tenerlo todavía. Y se llama unidad. Una consciencia unificada que ahora, dentro de estas últimas oleadas de luz, empieza a exagerarse hacia las posibilidades.

Entonces, lo que se te pide es que este espacio de ser capaz de entrar en el corazón, no desde la mente racional, sino empezar a pensar desde el corazón, desde tu lado de la Rosa, observando, permitiendo, pero no empujando en contra de los que están en el juego de 3D.

Una de las experiencias de estas oleadas de luz en este punto es que se están volviendo sumamente expansivas, sumamente simples, y sin embargo la complejidad es muy desafiante para muchos. Todos quieren ir, todos, todos los seres humanos en este planeta, y todos los otros, quieren entrar en este espacio de quinta dimensión. Pero para muchos, encerrados en las limitaciones de la estructura tridimensional, en la mente racional, en el miedo, en la limitación, todo lo que pueden hacer es empujar en contra del cambio. La oportunidad no es empujar contra ellos, por difícil que pueda parecer estar frente a alguien que tiene un punto de referencia muy diferente del tuyo. La oportunidad es simplemente dar un paso atrás; no empujar en contra; permitirles que... hagámoslo simple, no significa alejarse, entregar tu veteranía, porque cómo esto se está desplegando es en el corazón, no en la mente racional.

Hay un cambio significativo en esa onda de frecuencia en espiral que gira en torno a ti. Eso ahora empieza a estar disponible. De modo que es muy excitante.

Muchos de ustedes sostienen el sueño, muchos sostienen la aplicación, pero en este espacio entender palabras como “permitir” empieza a ser parte de la navegación; lo que viene con ese espacio del corazón también empieza a sostener la vibración del amor en una configuración tal que la gente simplemente empezará a gravitar hacia ella desde la esfera que sostienen en la 3ª dimensión. No tirando piedras, sino encontrando una puerta de salida de su propio dolor hacia la oportunidad que tú sostienes con esa puerta abierta.

Toma una respiración; recuéstate en tu asiento. Y simplemente gusta de ti mismo. Simple; no complejo; simple. Me gusto. Y al permitirte ese espacio, reconoce que existes en ese espacio. Ahí mismo donde estás sentado: “me gusto”. No hay drama, nada en qué pensar, hay quietud. Permítete encontrar ese sentimiento de relajación, simplemente estar relajado. Tienes muchas herramientas disponibles que te permiten navegar. Simplicidad.

En ese espacio del corazón, “me gusto”, toma conciencia también de la quietud. Permite la curiosidad: ¿cómo funciona esto? ¿Qué viene después? ¿Adónde va esto? No desde una necesidad de saber antes de dar el paso, sino curiosidad. “Esto es una patada en el trasero” “Esto es excitante” “¿Qué hay a la vuelta de esa esquina?” Esto es un espacio de la mente superior, en el corazón. Relajado; tranquilo. Me gusto. Curioso. Y sin ningún cambio de movimiento, sin pensamiento, simplemente toma conciencia de uno de esos momentos que has experimentado en que miraste una belleza y dijiste, “Vaya, Dios, te sobrepasaste con esto”. Simplemente recuerda eso, siente eso. Y hay una sonrisa. Si notas esa sonrisa – sí, es tu sonrisa – pero mira la simplicidad: es el Creador sonriéndote a ti que reflejas de vuelta al Creador lo que el Creador es. Simple.

Verán, desde aquí, cuando hacen la pregunta ¿cómo funciona esto?, es excitante. Curiosidad. De pronto, desde la cima de esa montaña, empiezas a notar los colores; los ríos; algunas montañas tienen nieve y otras no; siéntelo. Esto es lo que está en ese espacio del corazón.

Ahora bien, hay un conjunto de herramientas con que hemos estado jugando, las conoces, realmente simples, ya sea que estés en Mastering Alchemy o no, realmente simples. Pero déjenme ponerlo en el marco de Mastering Alchemy y luego para los demás salimos de eso. El espacio de la primera, segunda y tercera tríadas, esa reconfiguración de las funciones de los chakras, que empieza a crear ese campo unificado de consciencia. Justo aquí, aquellos de ustedes que juegan aquí, simplemente tomen conciencia de esa primera tríada, y al hacerlo permitan que otros los observen, que no saben, está bien. Algo para aprender aquí. Ese espacio del corazón, complacido con alegría, simplemente existe donde todo existe. Primera tríada. Para quienes no conocen esas palabras, es simplemente el espacio del corazón. Feliz. Tranquilo. Curioso. Me gusto. Siéntelo. Siéntelo mientras empieza a hacerse consciente. Nada que pensar. Un espacio que tiene permiso. Me gusto. Estoy bien. Puedo tenerme a mí mismo en alegría.

A medida que el espacio del corazón se vuelve muy consciente, trae tu atención a la segunda tríada en el centro de la cabeza – el centro pineal, el sexto chakra, la médula oblongata (N.T. bulbo raquídeo) – porciones de tu consciencia encendiéndose. Sin ningún pensamiento, solo permite que esté activa; no es la mente racional. Es la percepción conciente del corazón. Y al empezar a notar la percepción conciente desde esta segunda triada, empieza a haber una fortaleza en el corazón, como una sensación de identidad, “este es quien yo soy”. Muy poderoso, y sin embargo sumamente calmo. No hay fuerza; este es quien yo soy. Me gusto. Esto no tiene nada que ver con la tercera dimensión.

Luego esas tríadas primera y segunda, ese espacio del corazón y ese espacio de observación, percepción conciente, segunda tríada. Empieza a ser una resonancia entre una y otra. Resonancia armónica. La tercera tríada, el octavo chakra, el séptimo chakra, la estrella del alma, todo empieza a abrirse. Consciencia. Quién eres. Todo lo que Es se vuelve disponible, consciente, percibido concientemente. Accesible. Otra respiración. Me gusto. Hay calma en este espacio. Empieza a ser uno con esa columna de luz que te recorre a ti, hacia adentro de la Tierra, y hacia la Fuente. Unidad. No hay separación. Este es un espacio donde Metatrón suele decir “Nosotros somos tú; tú eres nosotros.”

Aquí mismo, pon una intención – no un pensamiento, no un trabajo – una intención para estar simplemente en alineación con este campo unificado de consciencia. Es un sentimiento, darse cuenta, no es pensamiento. Es una posesión, un saber. Muy poderoso y sin embargo sin movimiento, sin fuerza. Este es quien yo soy. Simple.

Pero aquí estás sentado en la cima de esa montaña, no solo observando la belleza y lo simple de todo, sino la capacidad de acceder a la complejidad con alegría, excitación, “Vaya, esto es realmente genial”. Permítete esa consideración. Todo viene a ti, aquí, justo a donde estás. No se trata de “Ah, quieres saber matemáticas, te doy una clase de cálculo. Sé que no aprendiste sumas, pero estoy seguro que puedes hacerlo.” Ahora bien, eso es 3ª dimensión. Aquí simplemente se te presenta aquello con que es excitante jugar. Aquí es donde vas a casa y dices “¡Oh, debieras haber visto lo que hice hoy!” Puedes sentir eso, es lo que está aquí, justo en el corazón, justo en esa alineación.

Aquí, lo que se presenta en estas oleadas de luz, capas de consciencia, no es aprender un curso; no hay nada que aprender. Ustedes ya saben esto. Es simplemente permitir y absorber, a medida que entra en la consciencia. Realmente simple. No es un trabajo.

Pero hay algunas cosas que interfieren. Esas estructuras tridimensionales. Las reglas, la rigidez, las limitaciones. Solo permítete tomar conciencia. No interfiere, solo es algo para notar, por un momento, no hay limitación para lo que tomas conciencia. Es como algo de polvo que está sobre la mesa y tiene que quitarse de allí, nada complejo. Si solo permites que sea simple.

Uno de los conceptos que están en ese espacio tridimensional es muy antiguo; para ti muy fuera del tiempo presente. Pero hasta que la persona sepa que está fuera del tiempo presente, hasta que sepa que no aplica, eso aplica. Es como no limpiar nunca la mesa, y luego constantemente apoyar las cosas encima. Nunca limpiar el mal día de otra persona que te critica, “no estás bien”, y dejarlo que siga allí y se pudra a lo largo de la vida. Pero hay una pieza de esta estructura, una de las muchas con que jugaremos este año que viene, pero hay una en particular que sencillamente ya no te sirve. Y es una elección para ti, decidir si es algo que quieres conservar y jugar con eso, o bien si puedes elegir sencillamente reconocerlo desde un lugar de madurez y elegir permitirle que sea liberado, soltado. Hubo un punto en que tenía verdad, tenía valor, donde era un aprendizaje. El concepto es el karma. Karma. Ha sido una verdad: “así son las cosas; así es como se juega este juego.” No, no lo es; no es así como se juega este juego, aquí donde estás jugando.

Si empiezas a entrar en este espacio de permitir, observar, con madurez, el karma ya no tiene aplicación en ti. Puede ser una percepción conciente aceptable con que sencillamente juegas donde vamos a jugar. Todo lo que ha estado relacionado con esa alineación, cuerdas de pensamiento “mi vida es esto debido a aquello”, se vuelven polvo sobre la mesa que sencillamente ha de ser soplado y quitado. No hay drama; no hay karma; no hay obligación, no hay “es mi culpa, es tu culpa”. ¿Puedes considerar esto como una posibilidad? Aquí mismo, desde el corazón, sin pensarlo, solo preguntar al corazón.

Mira en Todo lo que Es, los ángeles, los arcángeles, los elementales, los señores de la luz, etc., etc., etc. ¿Ves karma? Es un constructo de la evolución que ya no contiene valor, al pasar desde el reino de la tercera dimensión hacia estos reinos más elevados multidimensionales. Tomen una respiración.

Hay una herramienta con que hemos estado trabajando en el Banco del Parque, en Mastering Alchemy, la capacidad de observar desde esa segunda tríada, desde el centro de tu cabeza, la mente superior; desde el corazón; sencillamente observando una vibración. Karma. Sin ningún apego, sin ninguna emoción, sin ningún empujón, o discusión, simplemente nota este concepto de karma. ¿Tiene algún valor para ti? ¿Es algo a lo que te quieres aferrar? Solo obsérvalo. No desde la mente racional. ¿Te da algún beneficio? ¿Se interpone en tu camino? ¿Te permite mirar a los demás y perdonarlos? ¿Permitirles? Simplemente reconocer lo que ellos han hecho en algún punto del tiempo donde eso era lo único que conocían. Nota a alguien con quien estás enojado. Puede que esa persona ni siquiera lo sepa. Entonces, ¿quién carga la roca en la mochila? ¿Tú, o el otro? Guardar rencores; tomar venganza, juzgar, discutir, odiar, tenerle miedo. Uno de los componentes, muy magnético: la creencia de que tienes karma.

Este es un punto de oportunidad, de madurez. Este concepto, anclado en la tercera dimensión, ¿te apoya? Ahora bien; no es la mente racional la que habla; es el corazón. Solo mira el concepto, y toma nota; puede que vengan muchos pensamientos; solo obsérvalos. ¿Te dan apoyo? ¿Están en tiempo presente? ¿Tienen algún valor? ¿Es eso algo que deseas cargar y llevar contigo? Algunos siguen esperando al otro zapato, esperando cuándo va a caer. “Algún día tendré que pagar por...” ¿Te gustaría hacer que ese concepto no sea válido para ti? Sencillamente nótalo, no hagas nada, solo date cuenta. ¿Hay algún valor en esto? Aquí están las herramientas, el cuarto, quinto, sexto Rayo, se vuelven muy valiosas. ¿Realmente necesito aquello? El octavo Rayo, se vuelve muy valioso. Aquí mismo, observa esto desde el corazón, mirándolo desde la segunda tríada, observando. ¿Eso tiene algún valor? Y nota el sentimiento de que lo empiezas a traer a la segunda tríada; “Sencillamente estoy observando”. Estás observando, sencillamente permite que lo que estás observando sea traído a esa segunda tríada y hacia abajo a la primera tríada, dentro del corazón.

Hay otro concepto que lo acompaña, a medida que esto se disuelve – si esa es tu elección. Otro concepto, perdonar. Un concepto. “Oh, tengo que perdonarlos. Oh, ellos tienen que perdonarme.” Permite que ese concepto de perdonar venga al tiempo presente. ¿Es posible que nunca hayas hecho nada de malo? Oh, habrás cometido errores, trataste de hacer algo y no resultó bien, pero ¿es posible que nunca hayas hecho nada malo?

¿Puedes permitirte perdonarte a ti mismo? ¿Karma? ¿Perdón? Bien o mal. Constructos de la tercera dimensión. Solo obsérvalos. Nada para hacer. Y sin embargo, al traerlos a la consciencia, sabes exactamente cómo navegar esto. Nada que pensar. Me gusto.

Estos conceptos, estas estructuras, estas limitaciones, estos constructos de jugar el juego de la 3ª dimensión, simplemente míralos, sin hacer juicios, sin ninguna opinión, sencillamente ¡Hum!

Otra respiración. Este eres tú, el Yo Superior, en la mente superior, observando desde el corazón. Simplemente permitiendo.

Una linda respiración suave. Y otra vez, nota esa cima de la montaña. Simplicidad. Realmente simple. Estoy bien.

Ahora bien, ¿hay algo que dice “Sí, pero tú no me conoces bien; yo hice cosas malas.”? La mente racional. Solo considéralo. No significa olvidar el evento; es que no te quedes como rehén de eso.

Ves, desde aquí, la capacidad de volver a alguien y decirle “Cometí un error, me disculpo. ¿Cómo puedo compensarlo?” Esa conversación se vuelve disponible. Pero no está disponible desde el karma; no está disponible como una roca en la mochila. No está disponible desde culpar y culparse. Todos esos son constructos de este aspecto de algo llamado karma, que ya no está en tiempo presente. ¿Puede ser tan simple? Realmente sí. Es así de simple.

Pero las complejidades de lo simple están contenidas en la tercera dimensión. No están contenidas en el espacio del corazón. No se necesita ningún pensamiento. Sencillamente, permite.

Las estructuras de la tercera dimensión están liberadas, tal como el karma. La capacidad de reconocer la unidad, la capacidad de reconocer que “Nosotros somos tú, y tú eres nosotros”, no hay separación. Se vuelve una madurez que te permite pasar por encima del karma, las limitaciones y restricciones tridimensionales de ese juego, y empezar a vibrar quién tú eres, desde este espacio del corazón, permitiendo a otros que se perdonen a sí mismos. Empezar a crear una consciencia de unidad de Uno; eso se vuelve tan magnético que las guerras se detendrán; el odio se detendrá; la tercera dimensión se disolverá.

¿Qué eliges? ¿Puedes confiar, y permitir a este espacio del corazón – sin ir a la mente racional – desafiar al juego de la tercera dimensión? Toma otra respiración. Mira alrededor. Ves las ondulaciones que estás creando en este momento. Mucho de ellas irradia desde ese aspecto cristalizado rosa del amor que ha sido anclado dentro de tu espacio. Y ese poder, “Este es quien yo soy”. Bondadoso, tranquilo, misericordioso, seguro, capaz, dueño de mí, elegante, feliz. Aquí mismo, este es quien yo soy.

Otra respiración. Relájate. Me gusto. ¿Puedes encontrar esa vibración, “complacido conmigo mismo”?

Ves, estas oleadas de luz se mueven a lo largo de esa columna, justo en el centro de ti, amplificando este espacio del corazón. La percepción conciente de estas dimensiones más elevadas se está volviendo rápidamente disponible.

Descúbrete otra vez sobre la cima de esa montaña, ante esa belleza, ese punto donde “Vaya, sí que hiciste buen trabajo aquí, Creador.” Y mientras estás sentado tranquilamente en este espacio, mirando desde la cima de esta montaña, los elementales, las hadas, todos los grandes seres de luz, empiezan a volverse conscientes. Me gusto. Mira alrededor desde este punto de “simple”. Asómbrate ante la complejidad de la belleza, y siente la sonrisa del Creador cuando tú empiezas a reflejar de vuelta hacia el Creador la belleza que el Creador es.

Otra respiración. Complacido contigo mismo. Yo sugeriría que te quedes aquí por un rato. Hay mucho que está cayendo en tu espacio desde estas oleadas de luz.

Empieza a haber una relación en espiral con el tiempo, que está permitiéndote acceder al espacio multidimensional y al tiempo simultáneamente.

Quédate sentado un rato más y disfruta, complacido contigo mismo. Eres grande. Significativo; importante. Te amamos.

Muchas bendiciones.

Jim Self


Seminario Online de Jim Self – Octubre 2020 - Mastering Alchemy
www.masteringalchemy.com
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

177 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo